La menopausia: el despertar de la mujer Sabia y Maga

Así como transcurre el ciclo anual, el ciclo vital  y el ciclo menstrual, la menopausia es una transición que pasa por diversas etapas. Se despliegan la mujer Sacerdotisa, la Hechicera y la Sabia hasta llegar a la Maga.  

La Maga tiene todos los arquetipos, visiones, cualidades y dones a la vez. Es el poder transformador y creador que portamos de manera innata en nuestra entrañas. No todas las mujeres recorren estos pasos y alcanzan esta visión de águila, pero todas tenemos el potencial.Un ritual acompañaba y marcaba la nueva condición, los llamados ritos de paso.

Nuestra cultura, y todas las tradiciones antiguas, coinciden en la importancia de las celebraciones de los cambios y transiciones. Celebrábamos los cambios del ciclo anual: Los solsticios, equinoccios y sus puntos intermedios, caminos hacia la luz y la oscuridad, desde el barbecho, la siembra y las cosechas. 

También celebrábamos los cambios del ciclo vital: nacimiento, casamiento y muerte. Y los llamados ritos de paso: De la niñez a la pubertad, de la juventud a la madurez. 

En las mujeres, la menarquía, la maternidad y la menopausia son los hitos sexuales más significativos que merecen gran celebración. Convertirnos en madres y en abuelas son hechos muy significativos para celebrar.

Muchos problemas de hoy en día se deben a esta desconexión con los ciclos naturales y falta de reconocimiento interior y exterior de nuestros cambios vitales. Podemos ir entendiendo como la etapa de la menopausia hacia el climaterio ha sido maldecida, rechazada, menospreciada o “patologizada” porque no sirve a los intereses del sistema patriarcal. En los años de la era cíclica la mujer se centra en la producción y la reproducción, está al servicio de los demás, al cuidado, demasiadas veces intentando cumplir con las expectativas externas impuestas. Ni siquiera se advierte, porque estos patrones ya están integrados con la educación y la autoexigencia. Es algo inherente a su sistema de valores y creencias. 

Pero la menopausia es un buen momento para volver a casa, volver a reconectar con la niña interior, recordar quién eres, qué te gusta y qué dones has venido a desarrollar. Ser valiente para ser tú misma y ser feliz.

Antiguamente casi ninguna mujer llegaba a esta edad: la esperanza de vida era la mitad de la actual, y casi siempre se estaba gestando o criando. Si alguna mujer llegaba a tener canas, dada su experiencia y conocimientos adquiridos, se consideraba una mujer sabia. Las decisiones de la comunidad tendrían muy en cuenta sus consejos, pues la visión global, espiritual e intuitiva sería muy notoria. Podemos considerar que es una etapa regalada a nuestras generaciones, una segunda oportunidad, un renacimiento.

Qué ocurre en la menopausiaMenopausia: apoyo intergeneracional

Es una etapa de agradecimiento, de influir en los demás, de ser mentoras, madrinas y defensoras de la justicia en pie de paz.

Se da la paradoja de muchas abuelas que, llegada su merecida jubilación y el momento de velar por sus intereses, para apoyar la idea de éxito forjada en sus hij@s, cuidan de sus nietos sin apenas descanso para que ellos puedan trabajar y obtener los beneficios tras largos años de estudios. 

De nuevo, no se respetan los ciclos vitales, ni se pone en primer lugar las relaciones afectivo-sexuales de madres/padres-criaturas mediante los sentidos

La menopausia es un momento de evaluación, de revisión, donde reflexionar sobre la vida, los sueños, las frustraciones, las experiencias… Habrá aspectos de satisfacción y otros tantos de culpa, arrepentimiento, rabia reprimida, somatización de la falta de autocuidado, cambios físicos, de percepción y gustos, etc. 

Conlleva un cambio de paradigma, prioridades, sensibilidades…

En los años productivos-reproductivos las prioridades se centran en los primeros chacras: Supervivencia, vivienda, trabajo, hijos, dinero, sexualidad conceptiva o anticonceptiva, etc. Con el paso del tiempo, la vida debiera transmutar la necesidad humana básica, natural y egoísta de mirar por tu prole (véase en sentido amplio) y pasar a un plano más altruista: una mirada que vele por la comunidad, por la continuidad sostenible.

Menopausia y espiritualidad

También, la espiritualidad ha sido tergiversada. Es una cualidad humana, ancestral y común. Un sentimiento de ser y pertenecer a algo más grande, más elevado, divino, mágico e invisible. Una sensación de que todo tiene un sentido y una finalidad. La comunicación que se establece en una ceremonia, un canto, una vela, un rezo, una ofrenda entre diversos planos… nos reconforta y, sea del modo que sea, nos completa como personas.

Quizá por ello en esta etapa, el pulso sexual y los sofocos ayudan a elevar la energía de los primeros chakras al cuarto y siguientes:  Amor, expresión, intuición y espiritualidad.

menopausia mujer sabiaLa sabiduría mística y espiritual adquiere mayor relevancia en esta etapa vital. Las cuestiones espirituales pasan a un primer plano cuando pensamos en nuestra propia muerte. Nos recuerda el sentido de la vida. Todas nos hemos sentido conmovidas por el amor divino en un momento dado. La sensación de que estábamos viviendo un momento sagrado.

La espiritualidad puede ser un camino de reconocimiento interior para ser la vieja maravillosa que queremos ser.

La menopausia: ¿clímax de la vida de la mujer?

La menopausia representa el puente entre la etapa productiva y reproductiva. El climaterio, el clímax de nuestra vida.

Las mujeres maduras cada vez son más visibles, más influyentes y más numerosas.

Es el inicio a una etapa abierta a nuevas posibilidades. La mayoría de mujeres celebran cumplir 50 años. Intuyen que están cruzando el umbral de la tercera etapa de su vida donde se adentran hacia lo desconocido. 

La mujer madura como una fruta que ya está en su punto óptimo de maduración es el resultado de un largo camino. Han pasado inviernos, primaveras y otoños, donde ha luchado, sembrado y cosechado muchas veces. Ha dejado marchar, ha puesto límites con valentía y ha amado con pasión.

La menopausia es un acontecimiento fisiológicamente confuso que la mayoría de mujeres no celebran. En otras culturas, antiguas y actuales, se celebra la transición hacia una condición nueva y honorable. De forma más o menos paulatina, los condicionamientos y expectativas externas van quedando de lado. Nuestros intereses y propósitos vitales profundos son una prioridad. Las mujeres anhelamos ser cada vez más fieles a nosotras mismas.

Depende de cómo se atraviese este periodo de transformación, puede darse enfermedad real o verdadero florecimiento. Es como el otoño: una etapa de celebrar la cosecha y los frutos obtenidos. También es una gran oportunidad de diseñar nuestra vida a todos los niveles y sentir poder.

Las hormonas del ciclo menstrual guían actitudes, emociones y comportamientos que priorizan la perpetuación de la especie mediante la reproducción y crianza. Los arquetipos que se van desplegando a lo largo del ciclo menstrual nos dan una visión parcial de la realidad: Guerrera, Amante, Nutridora, Sacerdotisa, Hechicera, Sabia y Maga. Es lo que llamo la Ginecompañía interna, la relación que existe entre las diferentes mujeres y las cualidades que nos habitan.

Cuando nombramos a la Diosa, hablamos de una unidad que puede despertar cuando todas nuestras mujeres interiores se alían y alinean en perfecto equilibrio y apoyo.

 “Voy a gritar con toda mi alma para que el mundo sepa que estoy viva. Viva de tanto vivir. Viva de tanto amar.” Chavela Vargas.

 

Menopausia y maternidad

Hay mujeres que temen quedarse embarazadas en esta época, debido a la incertidumbre de si se es o no fértil. Otras, ven que es el momento de convertirse en madres.

En estos momentos se está dando una controversia, pues madres pre-menopáusicas e incluso en menopausia se inician en la maternidad. Y, lo que sucede, es que se eclipsan dos momentos vitales a la vez.

La exigencia del sistema laboral es tan intensa que ha postergado la maternidad a última instancia. Incluso empresas, llegan a asumir los costes de la congelación de óvulos para que las mujeres fértiles retrasen la reproducción y sean más productivas. Se podría hablar de explotación laboral, ya que se están potenciando los problemas de fertilidad en favor de la reproducción asistida, volviendo a controlar, manipular e incapacitar el don y la capacidad de la fertilidad. Además de poner en riesgo la salud de las madres y las criaturas.

Se da el caso, que nunca antes se había dado, de que la mujer se inicia en la maternidad en esta etapa, por lo que se solapan dos etapas vitales diferenciadas. Incluso con la crionización o congelación de ovarios y óvulos se plantea la maternidad sin ser cíclica o fértil de forma natural.

En todo caso, una mujer que cuida debe ser cuidada para que goce de salud física, mental y emocional. Actualmente las mujeres crían en soledad, muy desconectadas de su Ginecompañía externa: hermanas, primas, abuelas, sobrinas, vecinas, amigas y también desconectadas de sus propias criaturas, que las instituciones educativas perpetúan, ampliando sus horarios para conciliar la vida laboral de las mujeres y no al revés.

 

Menopausia: Relevo generacional

La menopausia es también un momento de relevo intergeneracional. Menstruamos desde los 12 años. Durante miles de años, cuando la hija entraba en el ciclo menstrual, la madre salía de él, puesto que la maternidad sucedía a edades más tempranas.

En esta etapa, lo que ocurría era un relevo generacional de madres a hijas: cuando la hija está  entrando en la vida cíclica y menstrual, la madre está saliendo. 

Vivir la menopausia guarda ciertas similitudes con la adolescencia y la pubertad: es una época en la que los cambios hormonales afectan a nuestro estado de ánimo. Somos conscientes de los cambios de nuestro cuerpo y afloran preocupaciones e inquietudes por nuestro aspecto y la nueva etapa de la vida. 

CLIMACCIÓN

Os honro, hermanas mayores. Mujeres sabias que, con vuestra experiencia, poseéis la sabiduría de más ciclos y madurez en vuestros frutos. Si algo puedo compartir, es gracias a vosotras, que compartís conmigo en las consultas vuestras intimidades,  debilidades, miedos, frustraciones, dudas…Y, también, vuestro conocimiento, vuestro corazón , vuestra hermosa vulnerabilidad y fragilidad como las amapolas y las alas de la mariposa. 

Os veo en vuestro trono, reinando soberanas de vuestra vida, merecedoras de descanso, de mirada amplia entre mundos y entre tiempos.Me inspiráis armonía y veo el poder del amor y la humildad en vosotras, la alegría de la niña en el brillo de vuestra mirada.

Os animo a formar y participar en Círculos de Mujeres Sabias, a partir de 50 años, para consolidar unas bases que nos sirvan de orientación e inspiración a las demás. Juntas, visionarias, rezad a vuestro modo por el bien común. Con compasión, amor, valor y sabiduría.

Y participad en los círculos de mujeres heterogéneos también, para mostrar modelos de mujer madura entre generaciones, que el círculo acoja, se abra, se multiplique y no se rompa. 

Me gustaría que, cada vez más, las mujeres nos sintamos leales a nosotras mismas. Protagonistas de nuestras vidas. Libres, plenas y gozosas a cualquier edad, especialmente en estos momentos de cambios grandes, rápidos y profundos.

Estoy convencida de que la capacidad de crear y realizar nuestras propias elecciones, asumiendo los riesgos,  inspiran y apoyan al resto de mujeres y a toda la humanidad. Al menos, siempre podemos elegir cómo nos tomamos las cosas, cómo nos posicionamos ante nuestra vida. Menos que nunca debemos juzgar ni ser juzgadas, lo que tiene sentido y consideramos justo es muy personal.

Cada una sabe lo que necesita su alma, las carencias de su biografía, el mapa único del trayecto intuitivo. Unas mismas circunstancias pueden liberar a una mujer y reprimir a otra.

Nos deseo una vida gratificante donde seamos valientes, seamos una con la vida, amantes, amadoras y amables. Que el amor placentero nos recorra en oleadas, y con este amor impregnemos las calles con aromas esencias de flores, de embriagadores  flujos corporales, de pucheros y bizcochos.

menopausia cambios mujerA volar, hermanas

¡Por fin somos mujeres plenas donde disponemos de todas nuestras facetas a la vez! Es el momento de convertirnos en MARIPOSAS, libres portadoras del Amor incondicional de la Madre Naturaleza. 

Felicidades, hermanas, por renacer con nuestros ciclos de VIDA, MUERTE y VIDA.

GRACIAS,

Ana Vítex

 

Si quieres recibir mi Newsletter para seguir recibiendo información de valor, la mando cada quince días los viernes:

¡Apúntate aquí!

DOLOR MENSTRUAL (CAUSAS Y COMO TRATARLO)

DOLOR MENSTRUAL (CAUSAS Y COMO TRATARLO)

En esta nueva entrega de “13 lunas, 13 temas”, voy a abordar el tema del dolor menstrual. En el vídeo, y más profundamente en el texto, te cuento cuales son las principales causas que lo provocan y cómo tratarlo para aliviarlo, eliminarlo e incluso vivir la menstruación con placer. Por mi experiencia sé que… ¡Es posible!

Descarga desde aquí el calendario menstrual del que hablo en el video

Del dolor menstrual al placer.

Cuando a una mujer le duele la regla, de alguna forma le duele ser mujer. Es indicativo de un conflicto. Puede ser por factores hereditarios, tensión muscular, rigidez, represión sexual, rechazo inconsciente a la feminidad, sedentarismo, etc.
El cuerpo expresa que ser mujer duele y que nuestro entorno no está diseñado para cuidarlo. Menstruar es un proceso fisiológico normal y, como tal, la naturaleza permite vivir tales procesos vitales sin dolor. Si hay molestias podemos aprender cómo proceder para evitarlas.
Existe toda una pluralidad menstrual, desde personas menstruantes que no se identifican como mujeres, hasta mujeres que no menstrúan. Es hora de recuperar nuestra sabiduría perdida entorno a la cultura menstrual. Podemos hacerlo con la ginecompañía, la autoobservación y conocimiento de nuestro cuerpo. Informándonos acerca de técnicas y recursos naturales, podemos disfrutar de una menstruación saludable y gozosa.

¿Qué es la dismenorrea?

Dismenorrea significa menstruación dolorosa. Entre un 50% y un 85% de las mujeres sufren dismenorrea o dolor menstrual cada mes.
Que sea tan habitual se usa como argumento para catalogar este dolor como “normal”. Se normaliza porque es frecuente, pero no debería aceptarse como asociación a la menstruación saludable. Si a las mujeres nos duele ser mujeres es por alguna razón. No ha sido siempre así y no lo es en todas partes. Por lo tanto, si tiene causa, tiene solución.
En la percepción y la intensidad del dolor hay muchos grados. Muchas mujeres afirman que, si descansan, calientes y relajadas, les deja de doler. Para otras en cambio el dolor no cesa, aunque se relajen. El dolor y el malestar asociado resulta totalmente incapacitante.

Clasificación:

Se suele distinguir entre dismenorrea primaria y secundaria. Esta clasificación se basa en si hay enfermedades diagnosticadas que causan el dolor.
Si duele la regla pero no hay un diagnóstico que, según criterio médico, justifique tal dolor, se considera “normal”. Se desconoce la causa, o no se ha estudiado en profundidad, pero causa hay.

Dismenorrea primaria.

En este artículo nos centraremos en la dismenorrea primaria.
Cuando la regla duele y desde la ginecología no se encuentra causa estructural que lo justifique. Ésta suele aparecer de joven, suele mejorar con la edad y con los embarazos, pero no siempre es así. Depende de las causas.

El dolor se centra en la parte baja del abdomen pero puede tener otros síntomas asociados como: Dolor lumbar, náuseas, diarrea, estreñimiento, mareos, retención de líquidos, coágulos, dolor de cabeza, dolor de piernas, alteraciones del sueño y del apetito, fatiga, depresión, etc.

Las molestias pueden aparecer con la menstruación o los días previos. Puede intensificarse el dolor 24 horas después del inicio de la menstruación, incluso continuar 2 o 3 días más. El tipo de dolor menstrual puede ser variado: Ardiente, cólico, pulsante o palpitante, sordo, constante, etc.
Se debe a las contracciones uterinas, la dilatación del cuello del útero por el que pasa el tejido endometrial y la disminución de la circulación de la sangre al útero.

Las prostaglandinas

Las prostaglandinas (PG) que se producen en el útero, son hormonas que hacen que el útero se contraiga y se relaje. Crean oleadas de contracciones para expulsar la capa del endometrio creada en ese ciclo menstrual. Si hay un exceso de PG de tipo inflamatorio, estas contracciones uterinas se convierten en calambres que, prolongados, dificultan el flujo sanguíneo. Disminuyen incluso el sangrado, aumentando el dolor y, a veces, se expulsan coágulos endometriales. El organismo sintetiza las PG ante situaciones de inflamación, lesión y estrés.

Recordemos que en un orgasmo el útero también tiene gran movimiento y oleadas de contracción en sentido ascendente para facilitar que el esperma llegue a las trompas uterinas. El útero, cuando se mueve, es fuente de placer así que podemos esperar que la menstruación puede ser gozosa y placentera si las condiciones son favorables para ello. Afecta a nuestra actitud y emociones, la elasticidad y grado de tensión o presión en la musculatura, la estructura ósea que sostiene los órganos sexuales y el equilibrio químico hormonal.

Dismenorrea secundaria.

La dismenorrea secundaria a menudo comienza ya en la vida adulta, a no ser que se deba a malformaciones congénitas (Por ejemplo: útero bicorne, útero subseptado, tabique vaginal transverso).

Es causada por enfermedades que afectan al útero u otros órganos reproductivos. Comúnmente este tipo de dolor a menudo empeore con el tiempo. Puede comenzar antes que empiece la menstruación y continuar hasta después que termine. Los problemas que la causan tienen en común que responden a un desajuste hormonal y a un proceso inflamatorio.

Los calambres menstruales pueden producirse a causa de los siguientes factores:
  • Endometriosis. El tejido que reviste el útero se implanta fuera del útero, con más frecuencia en las trompas uterinas, los ovarios o el tejido que recubre la pelvis.
  • Fibromas o miomas uterinos. Estos crecimientos no cancerosos en la pared del útero pueden causar dolor.
  • Adenomiosis. El tejido que reviste el útero comienza a crecer en las paredes musculares del útero.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria. Esta infección de los órganos reproductores femeninos suele ser causada por una bacteria de transmisión sexual.
  • Estenosis cervical. En algunas mujeres, la abertura del cuello uterino es tan pequeña que impide el flujo menstrual, lo que causa un doloroso aumento de presión dentro del útero.
Otras causas:

Quistes ováricos y tumores, adherencias intrauterinas, dolor psicógeno y dispositivos intrauterinos (DIU), particularmente el de cobre.

También, en algunas mujeres, el dolor aparece cuando el útero intenta expulsar el tejido a través de un orificio cervical, debido a una intervención en el cuello uterino o cérvix. El dolor a veces se produce por un mioma submucoso o un pólipo endometrial que sobresale a por el cuello uterino.

Causas del dolor menstrual

La regla no debería doler, estudiar las causas, la relación entre ellas y corregir lo que produce el malestar es una gran tarea pendiente.

Causas culturales.
  • Creencias: El tabú en torno a la regla todavía está inherente en la vida cotidiana y recibe más connotaciones negativas que positivas. Una sociedad sana, debería honrar y agradecer el medio por el que estamos aquí todas las personas. Sagrada sangre de Vida.
  • Estructura ósea: Desigualdad en la longitud de las piernas, hueso sacro aplanado, excesiva curva en lumbares, etc… Ya que alteran la posición del útero hacia atrás.
  • Sedentarismo: Provoca gran desconexión del cuerpo y supremacía del desarrollo mental. Adoctrinamos al cuerpo a aguantar o a no sentir lo que le perjudica. Escuchamos dolor y lo tapamos con analgésicos en vez de corregir las causas. Entrenamos los cuerpos desde la infancia a que se queden quietos y que no molesten.
  • El movimiento libera no solo físicamente la zona, sino a nivel sexual y energético. Ayuda a expresar, mantener la elasticidad de la musculatura, los órganos, las físicas…
    Cualquier mujer que pase mucho tiempo sentada, sabe que es muy difícil mantener la espalda elongada y fácilmente se derrumba sobre las lumbares y el abdomen. Así, se presionan los órganos que se alojan en la pelvis, sufriendo el consiguiente estrés. Se pone en peligro su equilibrio interno y pueden desplazarse con una fuerza continuada hacia abajo en forma de prolapso.
    No solo se ven afectados los órganos, sino también los nervios pélvico y pudendo, que pueden provocar dolor crónico de difícil recuperación.
    Igual pasa con el coxis, al dejar de apoyarnos sobre los isquiones. Si estamos tiempo largo sentadas la musculatura abdominal se fatiga y acabamos rodando la pelvis y apoyando el peso en el coxis. Estas vértebras, que tienen gran sensibilidad, se pueden sentir doloridas por la presión ejercida.
    Sentarnos sobre una pelota de pilates o un cojín inestable específico para suelo pélvico corrige la postura de manera orgánica, sin agotar la musculatura abdominal y lumbar. Dejará mayor movilidad a la pelvis que se traducirá en menor dolor menstrual y menos estreñimiento, entre otros beneficios. Las mismas sillas inducen a una postura que cierra, bloquea el suelo pélvico, contrae el útero y limita el movimiento de la zona sacral. Sería interesante tener varias opciones de asiento, pelotas de pilates, sillas ergonómicas, alfombras, taburetes, etc

Si quieres saber más sobre cómo cuidar tu suelo pélvico puedes ver un vídeo que publicamos aquí>>

  • Sexualidad: Los órganos sexuales son una zona de gran sensibilidad. En el caso de las mujeres está conectado especialmente de forma amplia y profunda al sistema nervioso y, por lo tanto, psíquico y emocional.
    El miedo se ha relacionado con nuestros órganos sexuales: A un embarazo no deseado, una enfermedad de transmisión sexual, una violación, acoso o abuso, cáncer u otra enfermedad. Se queda de lado su función más importante: El placer.

Las mujeres somos las únicas en tener un órgano cuya única función es la de dar placer: el clítoris. Su forma y dimensión se han descubierto recientemente.

El útero, nuestro verdadero corazón

Hay una relación clara y directa sobre cómo hemos aprendido a vivir nuestro cuerpo, nuestro placer, nuestro sexo y cómo las demás personas nos han tratado o han proyectado sus carencias, deseos y prejuicios en nuestras zonas más íntimas. Una mujer, tanto para dar (menstruación o parto), como para recibir (genitales masculinos por ej.), debe sentirse segura, protegida, confiada, relajada y tranquila. Solo así va a abrirse. Las hormonas del placer, oxitocina y endorfinas, se encargan de que todo sea gozoso y fluido. Si no se dan estas condiciones puede haber tensión muscular, rigidez, sequedad, molestias, desgarros y una sensación interna de mini violación, de frustración interna, de exigencia a cumplir expectativas externas, etc.

El cine en general y el porno en particular han colaborado en el ejercicio de la violencia sobre los ritmos y sensibilidad de los cuerpos, especialmente los femeninos. Toda mujer, aun sin saberlo, ha vivido algún tipo de abuso sexual, más sutil o más definido. Esta información queda grabada en el cuerpo, en la vulva, en la vagina, en el útero: nuestro verdadero corazón.

Que un hombre entre en una mujer con absoluta confianza y permiso de ésta, que sus intenciones y emociones sean de honra, de entrega, de amor, cuidado y respeto a ella y al cuerpo-templo que habita, ayuda a sanar la psique y el útero de la mujer.

  • Alimentación que causa dolor menstrual: Alimentos que inflaman y causan desequilibrio hormonal.
    • Altos niveles de insulina por consumo excesivo y constante de glucosa: hidratos de carbono refinados, azúcares, bebidas dulces, etc. La PG actúa en el metabolismo de las grasas e hidratos de carbono, en el mismo sentido que la insulina y favorece la síntesis de ácidos grasos esenciales (omegas). Puede ser la causa de la necesidad de tomar algo dulce en los días pre y menstruales.
    • Ingesta de grasas de mala calidad. Si el organismo tiene un gran depósito de omega-6 y déficit de omega-3 la producción de PG se altera. La razón más importante de por qué los ácidos grasos esenciales son necesarios para la salud, es que son precursores de las prostaglandinas de tipo antinflamatorio.
    • El consumo de lácteos aumenta los niveles de prostaglandina F2 en sangre. Produce inflamación y produce más dolor menstrual.
      Este desequilibrio hormonal afecta a la función ovárica, que disminuye los niveles de progesterona y aumenta la inflamación y la prostaglandina, que causa más dolor menstrual.
      La pirámide nutricional está condicionada por la industria alimentaria, ya que el apartado de dulces no debería existir. El abuso de lácteos y de hidratos simples en todo tipo de derivados de la harina está causando grandes problemas inflamatorios intestinales. Se altera la microbiología intestinal. Es considerada la gran inteligencia corporal y custodia la mayoría de funciones vitales del organismo. Según lo que comemos, pensamos y sentimos. El ciclo adictivo de la glucosa mantiene una población alienada.
Causas Hormonales:
Exceso de estrógenos

La mayoría de problemas ginecológicos se basan en un desequilibrio hormonal compuesto por un exceso de estrógenos y una falta de progesterona. El exceso de estrógenos se debe a varios factores:

  • Los disruptores endocrinos o alteradores hormonales. Pesticidas, hormonas en productos ganaderos, PVC en agua envasada, alimentos, entorno y textil, anticonceptivos hormonales, hidrocarburos, etc.
  • Estrés mental, físico y emocional aumenta los niveles de la hormona adrenalina (noradrenalina), que a su vez, aumenta los niveles de prostaglandinas y el dolor menstrual.
  • Hígado saturado. Este órgano está unido a los órganos sexuales para la Medicina Tradicional China y la causa del dolor menstrual la llaman “estancamiento del hígado”.

El nivel de estrógenos está más elevado en el momento de la ovulación. Cuando desciende para dar paso a la fase lútea, el organismo tiene que metabolizar este estrógeno y expulsarlo. El descenso en el corriente sanguíneo es la orden química necesaria para que asciendan los niveles de progesterona desde la ovulación hasta la menstruación. El hígado es indispensable para el proceso de expulsión del cuerpo de todo el estrógeno sobrante. Si está saturado por medicación, anticonceptivos hormonales o estilo de vida perjudicial, no puede cumplir su función correctamente.
Unos niveles adecuados de progesterona evitan las molestias tanto de la menstruación como del llamado síndrome premenstrual (SPM).
A través de la progesterona los ovarios envían las señales al cerebro para que se segreguen endorfinas que evitan el dolor menstrual y dopamina que evita el cansancio excesivo.

Exceso de prostaglandinas.

Las prostaglandinas o ácido prostanóico, reciben este nombre porque se aislaron por primera vez en el semen y se creyó que se generaban en la próstata. Hoy, se sabe que estas sustancias se hallan en todos los tejidos de los mamíferos y líquidos biológicos. Están presentes en casi todas las células del organismo, a excepción de los glóbulos rojos. Las PG pueden ser mediadas por la hipófisis.

Provocan la contracción de la musculatura lisa del útero. En el semen humano hay cantidades pequeñas de prostaglandinas para favorecer la contracción del útero y, como consecuencia, la ascensión de los espermatozoides a las trompas uterinas. Si entra semen en el útero los días previos a la menstruación puede aumentar el dolor menstrual. Las PG ayudan a que se lleve a cabo la menstruación. Esta hormona es liberada en el torrente sanguíneo para favorecer el desprendimiento del endometrio.

El útero se contrae y se relaja para que el endometrio pueda desprenderse y descender, desde el útero. Atraviesa el cuello del útero y sale por la vagina. Son una parte necesaria del proceso, pero en exceso, causan dolor. Si el útero se contrae violentamente, disminuye el flujo de sangre y se reduce el suministro de oxígeno al tejido muscular, causando dolor. Las PG originadas y liberadas en cantidades excesivas actúan como toxinas en el organismo de la mujer. Afecta a que el cuello de útero esté crónicamente inflamado. La doctora Juani Lafaja menciona un síndrome prostaglandínico.
Las PG son hormonas locales porque se sintetizan y liberan localmente. Actúan a corta distancia, tienen una vida media muy breve, no se almacenan y, al pasar por el hígado, pulmón o riñón, son degradadas rápidamente.

Las PG sirven para activar o ralentizar un proceso inflamatorio. Cuando las PG se liberan en su justa medida, ayudan a resolver procesos inflamatorios. Cuando se liberan de forma desequilibrada, pueden causar dolor pélvico crónico, vulvodinias, ovulación y/o reglas dolorosas o sangrado menstrual abundante (menorragia).

Gracias a los omegas 3 y 6 se producen 3 tipos de prostaglandinas que tienen funciones opuestas. Las prostaglandinas PGE2 envían mensajes de inflamación, coagulación y vasoconstricción. Por el contrario, las prostaglandinas PGE1 y PGE3 son antiinflamatorias, anticoagulantes y antivasoconstrictoras. La clave, como siempre, está en el equilibrio. Si alguna PGE2 sobresale por encima de las demás se aumentaría la inflamación, el dolor, los coágulos, la hemorragia o la retención de líquidos: Los síntomas característicos de la dismenorrea.

La prostaglandina E2 aumenta los niveles de:
  • Prolactina, cuya liberación favorece a su vez el SPM y el SDPM, la ansiedad y el cáncer de mama.
  • Cortisol, al aumentar la hormona adrenocorticotropa (ACTH). Ésta se produce en la hipófisis y su función biológica es estimular la secreción de cortisol, la hormona del estrés, en las glándulas suprarrenales. Frena funciones regeneradoras importantes del organismo.
  • Esteroides liberados por las glándulas suprarrenales, estimulados por la gonadotropina. Provoca el desequilibrio principal de la mayoría de problemas ginecológicos, un exceso de estrógenos y una falta de progesterona. Se altera el ciclo menstrual sano y se estresa más al organismo.
Otros datos de interés:
  • Algunos tipos de prostaglandinas están en estudio como marcadores biológicos del cáncer.
  • La capacidad inmunosupresora de las prostaglandinas presentes en el semen, se considera de gran importancia para la funcionalidad del cigoto en los primeros momentos de la concepción.
  • Durante el proceso de parto, el cuerpo produce prostaglandinas de manera natural. Las PG preparan el cuello uterino: dilatación como respuesta a las contracciones.
  • La administración de PG se utiliza como tratamiento en algunos casos:
    • Usos clínicos en ginecología: Inducción de parto, expulsión del feto muerto, inducción de aborto. También han sido sugeridas como anticonceptivo.
    • Uso clínico en andrología: Disfunción eréctil.
POSIBLES TRATAMIENTOS DE LA DISMENORREA O DOLOR MENSTRUAL :
Cronificando el desequilibrio.
  • AINEs: Se puede probar a tomar analgésicos sin receta como los antiinflamatorios no esteroides. Estos incluyen el ibuprofeno y naproxeno. Además de aliviar el dolor, estos antiinflamatorios reducen la cantidad de prostaglandinas que produce el útero y disminuyen sus efectos. Esto ayuda a disminuir los calambres. Puedes tomarlos cuando tienes síntomas por primera vez, o cuando tu período comienza. Puedes seguir tomándolos por unos días. No debes tomarlos si tienes úlceras u otros problemas estomacales, problemas de sangrado o enfermedad hepática. Tampoco si eres alérgica a la aspirina. Siempre consulta con tu médico si no estás segura de que puedes tomar antiinflamatorios no esteroides.
    Dado que las prostaglandinas (PG) participan en las respuestas inflamatorias, al estimular las terminales nerviosas del dolor, los antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno, actúan inhibiendo la producción de PG. Por otra parte, las prostaglandinas se ocupan de mantener la integridad y proliferación de la mucosa gástrica, al asegurarle un adecuado riego sanguíneo. La mucosa gástrica es uno de los mecanismos de protección del estómago frente a los agentes agresivos como el ácido clorhídrico y la pepsina. Entonces, los AINEs, al inhibir a las PG, dejan a la mucosa gástrica vulnerable frente al ácido del estómago y aumenta el riesgo de sufrir erosiones y úlceras.
    La ingesta de AINEs aumenta del riesgo de padecer problemas cardiovasculares.
  • Anticonceptivos hormonales, como la píldora, el parche, el anillo o un dispositivo intrauterino: La opción de usar el dispositivo intrauterino o DIU de cobre para no usar hormonas tampoco resulta interesante. Produce inflamación en el endometrio, altera continuamente el PH del útero y suele provocar más dolor menstrual.
  • Anticonceptivos respetuosos serían: el preservativo sin látex (también protege de enfermedades de transmisión sexual), el diafragma con espermicida natural y el método sintotérmico.
Apoyando el equilibrio.
  • Plantas medicinales: Vía oral: En infusión, en extracto seco, comprimidos, tintura, etc.
    • SAUZGATILLO (Vitex agnus castus). De todas las plantas medicinales, resulta la más útil ya que actúa como regulador hormonal. Ayuda a equilibrar el exceso de estrógenos, de prolactina y de prostaglandinas que causan el dolor menstrual y síntomas asociados: Dolor de cabeza, sangrado abundante y todos los síntomas del SPM. Ayuda a aumentar los niveles de progesterona, de dopamina y de endorfinas para evitar fatiga, dolor y debilidad del sistema inmune relacionado con el ciclo menstrual. Es la planta con la que elaboramos GINEVÍTEX.
    • ANGÉLICA CHINA (Angelica sinensis). Efecto analgésico, antiinflamatorio y antiespasmódico. Calma la tensión muscular y alivia los espasmos.
    • SAUCE BLANCO, CORTEZA(Salix alba L). La corteza del sauce blanco contiene una sustancia llamada salicina, de la cual se obtiene el ácido salicílico, predecesor del ácido acetilsalicílico. La salicina reduce el dolor de cabeza y el dolor menstrual. Posee propiedades antiinflamatorias. No utilizar en caso de menorragia.
    • CALÉNDULA, FLOR (Calendula officinalis). Tiene una acción antinflamatoria donde interviene la prostaglandina ya que contiene ácido acetilsalicílico y faradiol, uno de los principios antiinflamatorios más importantes. Estimula la actividad hepática.
    • JENGIBRE (Zingiber officinale). Antiinflamatorio natural, disminuye las migrañas y el dolor menstrual al bloquear los efectos de las prostaglandinas. Es un afrodisíaco natural.
    • FRAMBUESO HOJA (Rubus idaeus). Favorece la función del útero de las mujeres de cualquier edad y evita las tensiones y espasmos que son frecuentes en este órgano.
    • MARIHUANA (Cannabis sativa). El THC bloquea el dolor, mientras que el CBD actúa sobre el sistema inmunitario, eliminando la inflamación y la receptividad del cuerpo al dolor y el estrés.
    • CÚRCUMA (Curcuma longa). Rica en curcumina y en betacarotenos, con propiedades anticancerígenas. Posee grandes propiedades antiinflamatorias. Llega a ser casi tan efectivo como algunos medicamentos antiinflamatorios pero sin los efectos secundarios de los mismos. Ayuda a reducir los niveles de estrés ya que produce un aumento de serotonina.
    • PASIFLORA (Passiflora incarnata L), actúa como relajante muscular natural. Es sedante, ansiolítica, antiespasmódica y analgésica. Ayuda a combatir el estrés, el insomnio y los dolores musculares.
    • ARTEMISA o Ajenjo (Artemisia absinthium). Reduce los dolores menstruales por varias vías. Calma la mente frente al estrés, tiene propiedades antidepresivas y tonificantes, aumenta la energía física y mental, estimula la función de los riñones para evitar la retención de líquidos y ayuda a depurar el hígado.
    • SALVIA (Salvia officinalis). Alivia los cólicos menstruales. Inhibe y regula la liberación de la glucosa almacenada en el hígado, previniendo las oscilaciones de azúcar en la sangre.
    • MILENRAMA (Achillea millefolium). Actúa como antihemorrágico y antinflamatorio, permite la fluidez de la sangre evitando los coágulos.
    • MATRICARIA o manzanilla silvestre (Tanacethum parthenium). Ayuda especialmente en migrañas y dolores de cabeza relacionados con cambios hormonales. Contiene un compuesto llamado parthenolide, que puede ayudar a aliviar los espasmos musculares, reducir la inflamación y prevenir la constricción de los vasos sanguíneos en el cerebro, mitigando así los temidos dolores de cabeza. Reduce las molestias de la menstruación, la inflamación, los calambres, los cambios de humor y la ansiedad.
    • CACAO puro no desgrasado (Theobroma cacao L.). Rico en antioxidantes, magnesio, dopamina, triptófano y serotonina.
    • PLANTAS DEPURATIVAS HEPÁTICAS: Imprescindible para la salud general y hormonal en particular. Boldo, Diente de León, Cardo Mariano, etc.
  • Plantas medicinales: Vía cutánea
    • Masaje de vientre y vulva: En las tradiciones ancestrales se realizan masajes de vientre, de útero, como las sobadas mayas o el masaje de útero ayurveda. Una forma de relajar, dar calor, amor, consciencia, liberar memorias, otorgar elasticidad, etc. Podemos macerar plantas frescas en aceite base o añadir al aceite base esencias de buena calidad (ylang ylang, lavanda, jazmín, rosas, clavo, flores de hipérico, frutos de laurel, melisa, manzanilla…)
    • Baños: Pueden ser de asiento, vaporizaciones vaginales o baño de cuerpo entero con infusión, decocción y /o aceites esenciales añadidos al agua de las plantas citadas para masaje.
    • Óvulos vaginales o supositorios anales.
  • Plantas medicinales: Vía inhalada.
    • Aromaterapia: Aceite esencial de jazmín y de lavanda.
    • Cigarrillos de artemisa y salvia seca.

ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES: Especialmente omega-3, procedente de pescado salvaje y/o de origen vegetal.
MINERALES: Magnesio, Zinc
VITAMINAS: vitamina E, B6, B1 y dosis altas de vitamina D y A.

ALIMENTACIÓN:
  • ALIMENTOS A EVITAR:
    • Cultivo o crianza con pesticidas, hormonas y antibióticos. Atención especial a los lácteos, huevos, embutidos, carnes y pescado de acuicultura.
    • Hidratos de carbono simples y sobretodo azúcar.
    • Grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas presente en alimentos procesados e industriales.
  • ALIMENTOS RECOMENDABLES:
    • Comer alimentos naturales y de procedencia de cultivo o crianza ecológica.
    • Consumir a diario omega 3. De origen animal el pescado azul salvaje y de origen vegetal las nueces, el lino y la chía.
    • Fuente de omega 6 proveniente de aceites vírgenes extra prensados en frío o de las semillas enteras como girasol, sésamo, almendras, calabaza…
EJERCICIO-DESCANSO:

El cuidado equilibrado consta de un descanso adecuado, respetar los ritmos naturales del organismo y del ciclo menstrual. El ejercicio incrementa el flujo de la sangre menstrual y aporta elasticidad al suelo pélvico, la columna y los órganos sexuales. Ejercicio se considera todo, subir escaleras, caminar, nadar, bailar (danza del vientre, biodanza, salsa), yoga, relaciones sexuales, etc.

RELAJACIÓN DEL ÚTERO:

Ayudarle a liberar tensiones y a expandirse, aprender a relajarlo mediante meditaciones, relajaciones y visualizaciones. Calor en vientre y espalda baja con bolsa de agua caliente, compresas calientes, baños, vaporizaciones vaginales, saco térmico o almohada eléctrica…
Te recomiendo especialmente la relajación del útero de Mónica Felipe-Larralde. (Puedes descargarla aquí)

TERAPIAS COMPLEMENTARIAS:

Acupuntura, digitopuntura, homeopatía, osteopatía, quiropráctica, fisioterapia especializada en suelo pélvico, electroestimulación nerviosa transcutánea.

GINEVITEX, REGULADOR HORMONAL ECOLÓGICO, elaborado con Vitex A.C.

La calidad de esta tintura de Vitex A.C. es máxima. Los ingredientes son ecológicos, de cercanía y de reciente cosecha. Las semillas o frutos provienen de plantas salvajes o silvestres de Parque Natural, cuya concentración en principios activos es máxima.

La fórmula propia cuenta con frutos, hojas y esencia floral, que permite una gran sinergia de sustancias.

La forma de elaboración se basa en la exclusividad, el servicio, el amor y el constante estudio e investigación. Se macera y filtra con los ritmos lunares, se envasa manualmente y a cada frasco se añaden las gotas de esencia floral.

Estamos en coordinación con profesionales de la salud de todo el estado y con comunicación directa con las Mujeres Ginevitex a través de la “Comunidad Ginevitex”, redes sociales y la consulta personalizada gratuita.

TRATAMIENTO GINEVITEX PARA EL DOLOR MENSTRUAL

Tomar 6 meses 1 ml. de producto cada día, o sea, 30 gotas del frasco de 100 ml o 40 gotas del frasco de 30 ml, disueltas en agua en una o dos tomas, mejor antes de las comidas.

De esta forma ayudamos al equilibrio hormonal necesario en el ciclo menstrual para que los niveles de progesterona, endorfinas y dopamina sean óptimos y así prevenir de raíz el dolor menstrual.

Tomar a demanda en cuanto empiezan los primeros signos de molestias para controlar los niveles de prostaglandinas que causan los calambres, además de ayudar a generar tus propias endorfinas Tomar las veces que sea necesario. Cada vez se necesita menos cantidad, depende de diversos factores, unos meses puede doler más que otros. ¡SALUD!

Si necesitas más información personalizada puedes contactar conmigo en este enlace.

EXPERIENCIA DOLOR MENSTRUAL ANA VITEX

Ginevitex nace porque yo padecía terribles dolores menstruales, herencia de mi madre y abuela. Por “casualidad” al encontrar y tomar la planta vi la luz para mi vida y después para las demás mujeres que, como yo, sentía que tenía un castigo en mi cuerpo. Cada vez me pesaba más y era más tiempo el que me encontraba mal, a nivel físico y psíquico. Una sensación de no saber ser mujer, de ser rechazada por el clan, ni siquiera ya sabía si quería serlo si traía tanto sufrimiento. Rabia, porque a unas mujeres les duele y a otras no, como una maldición. Odiaba la píldora, no me acordaba de tomarla, era como traicionarme a mí misma. Me daban nauseas los ibuprofenos, aunque quitaban el dolor, me causaban rechazo y hasta asco.

Al principio tomaba infusiones los días de dolor de regla y desaparecía, pero no me gustaba el sabor. Me costaba preparame la infusión, me ponía tan triste que no tenía ni ganas de cuidarme, así que, me las preparaba mi entonces pareja, Yeray.

El primer Ginevitex

Cuando preparé las primeras tinturas y llegué a la fórmula de Ginevitex con frutos, hojas y esencia floral de Vitex A.C. empecé a tomarla a diario, cada día del ciclo menstrual (todos los días del mes). Entendí que el apoyo que da esta planta para el equilibrio hormonal repercutía en todas las áreas de mi vida. Sentí, no solo que desaparecía o disminuía el dolor menstrual, sino también el síndrome premenstrual (SPM), esos altibajos emocionales que me impedían avanzar y ser constante en mis proyectos. Gané voluntad, claridad, intuición, fuerza, calma, serenidad, poder, vigor inmunológico, autoestima…La Vitex me ha ayudado a salvarme y liberarme a mí misma. Me ha sostenido e impulsado para crear Ginevitex y otros proyectos alrededor de la Salud Femenina.

Desde la primera toma, sentí que pasar del dolor al placer era posible, pero me costó un tiempo cambiar mis prejuicios, poder disfrutar de la menstruación y alegrarme de tener la regla y ser mujer.

En la parte inferior de las cajas de Ginevitex pone GRACIAS. Gracias a esta hermosa y poderosa planta que está para nosotras. Gracias a todo el equipo que hace posible que Ginevitex exista, gracias a cada intermediario que lo lleva a las manos de las mujeres, gracias a cada mujer por cuidarse, por ser ellas misma y ser felices, gracias a la vida donde estamos conectadas y unidas por un gran tejido de apoyo por el despertar del sagrado femenino aquí y ahora. GRACIAS

EL ÚTERO O MATRIZ.

El útero está formado por un cuerpo, una base, un cuello uterino o cérvix y una boca. Está alojado en la pelvis y la base se dirige arriba y adelante y el cuello hacia atrás. Entre el útero y la vagina se encuentra el cuello o cérvix. Del cérvix podemos ver el extremo externo que asoma por la vagina con un espéculo y un espejo. Es interesante cuando vamos a una revisión pedir el espéculo y llevarlo a casa en vez de tirarlo.

A cada lado del útero salen las trompas uterinas que acaban en el ovario. Normalmente el útero mide unos 7,6 cm de longitud, 5 cm de anchura y tiene forma de pera. En la gestación o embarazo aumenta unas 10 veces su tamaño. El útero es un órgano muscular revestido de tejido endometrial blando que durante la ovulación se hace más denso, listo para recibir un óvulo fecundado. Si no se produce la fecundación, este revestimiento es el que se expulsa en lo que conocemos como menstruación.

Útero: fuerza y creación

El útero está recubierto parcialmente por el peritoneo en el fondo uterino, por los lados unido a ligamentos redondos y por delante a la vejiga. Está compuesto por tres capas, de fuera a dentro serían: Perimetrio, miometrio y endometrio. Es el único órgano capaz de crear otro órgano dentro de él, la placenta.

Es un músculo, el más potente del cuerpo humano, por lo tanto puede sufrir contracturas como cualquier otro. Se caracteriza por ser el tejido más flexible del cuerpo humano, pues es capaz de estirarse lo suficiente como para permitir el crecimiento y desarrollo del embrión durante el embarazo; volviendo tras el parto a su tamaño normal.

Esta musculatura y la mujer queda herida por dentro. Como asustada, tensa, alerta. El placer no puede aflorar igual, tanto en una relación sexual, como en una menstruación o parto.

El útero genera oxitocina, la hormona del placer, el amor y el vínculo

La oxitocina está en su máxima expansión en un orgasmo y en un parto. El útero puede segregar oxitocina todo el tiempo, el útero palpita con ella y puede proporcionarnos sensaciones orgásmicas y placenteras infinitas. Este es realmente nuestro poder, sentir placer y amor por nosotras mismas. Nuestros úteros son nuestras entrañas, están diseñados para acoger. El útero es receptor, es un nido nutricio, un vacío creador, por ello, también guarda memorias nuestras no expresadas, memorias de nuestro linaje femenino y también de los amantes que han llegado a él. El útero es nuestro cáliz sagrado que se colma de sangre y es derramada por el bien de todos.

MENSTRUACIÓN Y CICLO MENSTRUAL

A menudo se confunden estos términos. El ciclo menstrual comprende desde el día 1 de sangrado menstrual hasta la siguiente menstruación, tiene dos fases y cuatro etapas. Una de las etapas es la menstruación. Puede darse una menstruación en un ciclo ovulatorio o anovulatorio, donde no se ha dado una ovulación.

Cuando se toman anticonceptivos hormonales la hemorragia que se produce no es una menstruación en sí, son un sangrado de privación.
La cantidad de sangrado debería ser máximo 80 ml, con un día de sangrado abundante y 2 o 3 más escaso. Si el sangrado es excesivo, se llama menorragia y se debe a un desequilibrio hormonal. En ese caso, debe cuidarse que los niveles de ferritina sean los adecuados para prevenir anemia.
El color de la sangre debe ser rojo brillante. Si es oscura o marrón, es indicativo de algún desajuste hormonal directo o asociado.

La composición de la sangre es mitad mucosas y mitad sangre. Tiene presencia de células madre y se ha usado para medir la contaminación ambiental, igual que la placenta y la leche materna. Las mujeres somos más captadoras de contaminación en nuestro tejido adiposo o graso.

Para que empiece la descamación del endometrio con movimientos uterinos, deben disminuir los niveles de progesterona que han enriquecido el endometrio. Con esta bajada se da también una bajada de temperatura corporal, por eso sentimos algo de frío.
El momento en que baja el nivel de progesterona y la temperatura, es el momento en que comienza la menstruación o desprendimiento del endometrio creado en ese ciclo menstrual.

Menstruar implica una inflamación fisiológica natural y normal.

En las horas previas y siguientes al sangrado, el cuerpo pone en marcha esta inflamación y entran en juego las PGE 1, 2 y 3. En la ovulación también hay un pequeño grado inflamatorio. El proceso del parto supone una inflamación “a lo grande”. El cuerpo sabe lo que hace. Lleva haciéndolo millones de años. Es un momento de apertura a la sensibilidad, a la vulnerabilidad, una ofrenda que entregamos, una muerte y una resurrección. Es el renacimiento de un ciclo menstrual a otro. Nuestra percepción cambia y necesitamos ritmo más lento, más silencio, más calma o soledad. Sea cuando sea que necesites intimidad y paz a tu alrededor procura permitírtelo.

La menstruación corresponde a la estación del invierno y a la luna oscura, la luna nueva. El arquetipo principal es la bruja. El ciclo menstrual está vinculado al ciclo lunar, los primeros calendarios fueron hechos por mujeres viendo los cambios de la luna en sus cuerpos. La menstruación se sintoniza con la fase lunar más acorde a nuestra etapa vital. Si vivimos un proceso más introspectivo, podemos menstruar en luna llena. Si es una etapa expansiva o de darnos afuera, podemos menstruar en luna nueva. Hay mujeres que oscilan entre estas lunas según la época del año, etc.

Conócete a ti misma

Una forma de conocer nuestras tendencias y como se manifiesta nuestra vida en el ciclo menstrual es registrar un calendario menstrual.
Justo antes de la menstruación podemos necesitar soltar, expresar, limpiar, tirar, ordenar, porque no hay separación entre nuestro interior y el exterior. Son actos de psicomagia en sí mismos. Hay una lucidez mágica que nos lleva a hacer justo lo que es beneficioso para nuestra salud y bienestar físico y emocional. Sin darnos cuenta podemos preparar “el nido” de paz y armonía que necesitamos en la menstruación y acogernos a nosotras mismas.
En este momento se despliega la visión, aunque para tomar una decisión, es interesante verla desde todos los ángulos de un ciclo menstrual o más. Así obtendremos una visión amplia de pros y contras. La menstruación es un buen momento para ver con claridad el siguiente paso o la resolución de un reto que se nos presenta.

GINECOMPAÑÍA

La sabiduría compartida entre mujeres es más que la suma de sus partes, se eleva exponencialmente. Se transmite no sólo información relevante sino cómo abordar cambios de patrones y actitud para comprenderse y amarse profundamente. La escucha, la empatía, la libertad, la complicidad y la confianza, ayuda a vivir de forma más coherente y cuidadosa por el bienestar y la salud de todas y cada una. Reunirse con mujeres donde se puede profundizar en sentimientos, hablar desde el corazón, expresar con libertad temas que nos unen. Compartir miedos, anhelos, frustraciones y proyectos sobre lo que nos ocupa. Intercambiar sabiduría y comprensión. Luces y sombras quedan abrazadas por todas. Lo transitado cobra sentido y adquiere una visión global, para sanar la feminidad herida. Crear acuerdos donde podamos retirarnos a la soledad y el descanso cuando lo necesitemos, recibir el cuidado y apoyo deseado es cuestión de proponérselo, nos gusta cuidar y ser cuidadas. Reuniones con amigas de confianza, círculos de mujeres, grupos de crianza y apoyo mutuo.

La Tienda Roja Marina ha sido un fin de semana al mes abierto a las mujeres que quisieran adentrarse en un espacio de autenticidad, libertad y coherencia. coincidiera o no con la menstruación, ha sido igualmente satisfactorio, revelador y transformador. Organizarnos la vida entorno a nuestra ciclicidad, disfrutando las cualidades que nos aportan cada etapa. Cubriendo las necesidades variadas, estaremos más plenas y felices, menos enfadadas y más enamoradas de nosotras mismas y de la Vida.

MENSTRUACCIÓN

El dolor y el placer están unidos, son las dos caras de la moneda. A veces se puede pasar de uno a otro fácilmente, incluso con un cambio de actitud o emoción. En nuestras manos está abrirnos a la posibilidad de sentir placer menstruando, aunque sea un instante, para ir rompiendo el tabú cuyo fin es ocultar el gran poder que conlleva. Reivindiquemos nuestro derecho a descanso en entorno laboral, familiar y social o al menos.

Visibilizar la menstruación y nombrarla con orgullo y alegría. Entramos en una sensibilidad especial, una percepción sutil y mágica de la realidad. Podemos, por fin, concedernos estar para nosotras de manera amorosa y ser la máxima prioridad. La sangre es roja y no es una sangre de herida, es una sangre de renovación, de amor y comunión con la creación de vida.

La sangre no debería ir a la basura, si va a ser su destino podemos bendecirla y honrarla, agradecer a nuestro cuerpo esa oleada cíclica de darse al mundo: Es momento de darnos, respetarnos, de descanso y regeneración.

Si resulta complicado descansar los días que necesitamos, es prioritario que nos organicemos y reivindicar que NO es una debilidad. Es una FORTALEZA. Al permitirnos la introspección, la muerte y el renacimiento, la conquista de la oscuridad podremos brillar e iluminar con más fuerza después. Negando esta pequeña parada se quiebra nuestro poder intuitivo y creador con mayor plenitud.
Es revolucionario saber parar, darnos quietud, remanso, gozar el soltar lo que nos sobra, con presencia y consciencia lo vivido en el mes, caer para resurgir con fuerza viendo lo que queremos materializar en el siguiente ciclo.

Ginevitex: respetando nuestros ciclos

En Ginevitex nos apoyamos como equipo y tenemos derecho a un día de descanso al mes, remunerado, para sentir nuestra esencia en la menstruación. No se vive como enfermedad o síntoma, sino como espacio reservado y sagrado con una misma. Las tareas y horarios también se adecuan de forma flexible a nuestro momento del ciclo. Así, las tareas que unos días no se van a acometer con gusto y eficacia, se posponen para otro momento que sea más alineado y apropiado.

Informar a nuestras compañeras, familias y amistades de que necesitamos ralentizar el ritmo, menos estímulos y seguir nuestros impulsos, es bueno para nosotras y todas las personas y colectivos que nos rodean.

Celebrar la menarquía o primera menstruación, es un rito de paso muy importante para todas. Aunque una mujer no tiene porqué menstruar, la menstruación es un símbolo claro que caracteriza a la mujer.

Desde aquí, también quiero honrar con mi corazón a todas las mujeres que se sienten hombres o cualquier otro sentir y menstrúan. También, las que se sienten mujeres, con o sin cuerpo de mujer y no menstrúan, por las razones que sean. Que se sientan acogid@s en este recordatorio de pluralidad menstrual con diversidad de género, identidad y cuerpo.

Os invito a trasmutar el dolor a placer menstrual, nuestro útero está deseando recibir y dar gozo y amor. ¡Sólo necesitamos dulzura, plantitas mágicas y buenos alimentos!…

SI QUIERES SEGUIR EN CONTACTO CON ESTE BLOG Y RECIBIR INFORMACIÓN INTERESANTE SOBRE SALUD FEMENINA, APÚNTATE A LA NEWSLETTER Y DESCARGA NUESTRO CALENDARIO MENSTRUAL DE REGALO. ¡ME APUNTO!

Qué ocurre en el cuerpo durante la menopausia y cómo vivirla en positivo

La menopausia es una etapa que se suele asociar con un montón de problemas, cuando, en realidad, se trata de un período de transformación increíble y apasionante, un momento crucial en la vida de las mujeres. 

Cuando se nombra la frase “estás menopáusica”, a menudo se usa despectivamente. Aparece, muchas veces, como sinónimo de: estás loca, acabada, enferma, vieja, chocha… se da a entender que peligra tu salud y tu sexualidad. Definitivamente, no queremos este tipo de limitaciones.

En este artículo, abordaremos la menopausia de forma real, profunda y positiva, para comprender qué significa realmente esta poderosa etapa vital que, a día de hoy, es un tabú en nuestra cultura.

Y, además, te presentaré formas naturales para atender los síntomas que padecen muchas mujeres en esta etapa, apoyar el equilibrio de forma natural y vivir la menopausia con ilusión, disfrute y energía.

Es un tema que me encanta tratar de tú a tú, y por eso empezaré por este vídeo donde te explico qué es lo que sucede durante la menopausia y te doy consejos prácticos y naturales para iniciar esta nueva fase de la vida con salud y bienestar.

 

¿Qué significa la menopausia?

El término menopausia deriva del griego men (mes, menstruo) y pausis (pausa), por lo que significa la parada de la menstruación, el final de la ciclicidad mensual.

La menopausia es el comienzo de la etapa de la vida donde una mujer se libera y desarrolla su personalidad como jamás lo había hecho anteriormente. De hecho, la menopausia es una de las características que nos diferencia del resto de primates, ya que las mujeres somos las únicas hembras que vivimos más allá de la función reproductiva.

En esta fase vital, las mujeres tienen la oportunidad de conectar con un gran poder que no siempre nos atrevemos a desplegar. 

Pero, por desgracia, de forma generalizada, la menopausia se asocia a un sinfín de “síntomas”: 

  • sofocos,
  • dolor de cabeza,
  • dolor de pechos,
  • sangrados excesivos,
  • acortamiento del ciclo,
  • sequedad vaginal,
  • falta de deseo sexual,
  • sobrepeso,
  • retención de líquidos,
  • osteoporosis,
  • pérdidas de orina,
  • cansancio,
  • Insomnio, no poder dormir,
  • dolores articulares,
  • altibajos emocionales,
  • ansiedad,
  • depresión, etc.

Como cualquier etapa, los síntomas vienen a mostrarnos las incoherencias que se dan entre lo que realmente somos, lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos. En esta etapa esto se manifiesta con más fuerza porque se recogen los resultados de la trayectoria de vida.

La edad media de menopausia en nuestra cultura es de 50 años, aunque se observa que se está adelantando debido al estilo de vida (estrés y sedentarismo), alimentación inadecuada y la contaminación medioambiental. 

Además, existe la menopausia inducida, por intervenciones quirúrgicas o tratamientos agresivos como la quimio y la radioterapia.

“¿Qué significa ser mayor en esta cultura? ¿cuáles son las nuevas responsabilidades? ¿qué hay que dejar atrás para dar paso a las transformaciones de energía, listas ya para ser vertidas dentro de nuestro cuerpo y nuestra alma?” (Marion Woodman)

¿Qué ocurre en el cuerpo durante la menopausia?

A semejanza de lo que ocurre con la electricidad, pasamos de energía de corriente alterna a corriente continua, o como el metabolismo puede pasar del consumo de glucosa al consumo de cetonas. Nuestro sistema de retroalimentación cambia de funcionamiento. El cuerpo sabe hacerlo y sabe cómo hacerlo para estar sanas y plenas.

La menopausia es un proceso natural y fisiológico donde bajan los niveles de producción de hormonas sexuales femeninas. Normalmente solo se nombra la pérdida de estrógenos, y se recomienda tomar fitoestrógenos o estrógenos de origen sintético para compensar. Pero, una vez más, nadie habla de nuestra querida progesterona. 

Además, el fin de la fertilidad biológica no significa que no necesites tus órganos sexuales y reproductivos. Más aún, la menopausia  no debería ser un atenuante para la extirpación de ovarios y útero. Se impone esta razón para realizarlo con mayor facilidad, cuando habría que evitar su amputación lo máximo posible. Son órganos muy importantes que no solo están al servicio de la fertilidad biológica. 

Intentar conservar los órganos sexuales femeninos, igual que se hace con los masculinos, siempre que sea posible, es la mejor opción.

Los ovarios siguen teniendo una gran función, no solo a nivel energético como órganos creativos. El proceso de reproducción se lleva a cabo en las capas externas de los ovarios: cuando éstas dejan de madurar óvulos, las capas más profundas y centrales de los ovarios entran en acción y comienzan a segregar hormonas.

La gran noticia es que en esta etapa los niveles de testosterona se elevan, para compensar la falta de estrógenos y le otorga una percepción y cualidades extraordinarias. Una mujer madura equilibra su parte femenina y masculina, se mantiene en una posición más estable, con mayor lucidez y claridad, con más poder.

¿Cuándo comienza la menopausia, y cuándo termina?

Hay diferentes términos para nombrar los diferentes estadios.

Aquí os cuento qué pasa en cada fase, del modo en que yo siento más coherencia.

En primer lugar, hemos de saber que la menopausia es un proceso de transformación biológica y psicológica profundo. No ocurre de manera lineal, ni rígida. En cada mujer es diferente, cuantitativa y cualitativamente, los cambios afectan todas las áreas de su vida. Supone una verdadera re-evolución física, mental, emocional, existencial, afectivo-sexual, social, etc.

Etapa 1: premenopausia, un cambio de paradigma

La premenopausia es un proceso de preparación y transición para el cambio de la vida regida por los ciclos menstruales hacia la menopausia.

¿Cuándo empieza? En general, la bajada hormonal suele darse a partir de los 40 años, y puede ser un proceso largo de hasta 10 años.

En esta etapa puede haber ciclos irregulares, pérdidas entre periodos, acortamiento del ciclo y el sangrado, sangrado excesivo, ciclos de sueño más cortos, sofocos, aumento de peso, etc.

Se pone en valor el autoconocimiento y se evalúan las experiencias acumuladas, los roles adquiridos, las prioridades y las expectativas. Todo esto puede dar lugar a diversos conflictos y contradicciones. Muchas mujeres describen este período como una etapa premenstrual constante.

En un símil con la transformación de la mariposa, esta sería la fase “Oruga”.

 

Etapa 2: menopausia, una segunda oportunidad

La menopausia se considera que llega cuando ha transcurrido un año seguido sin menstruación, aunque puede haber pasado este periodo y volver a sangrar puntualmente.

Es tiempo de hacer balance y evaluación de objetivos y comportamientos. Preparación a la acomodación y la constitución del nuevo paradigma que es el climaterio. 

La menopausia es un rito de paso en sí misma. La evolución pasa por el despliegue de los dones personales y los límites para profundizar en el autocuidado. Es tiempo para soltar adicciones y fantasías que nos alejan de nuestra verdad.  Aprender a confiar en nosotras y en los demás.

Esta sería la etapa de “Crisálida”.

Etapa 3: climaterio, la mujer sabia

El climaterio llega cuando se estabiliza el nuevo modelo de funcionamiento biológico. Es una etapa más estable y esplendorosa. 

Lo ideal es haber conquistado la auto superación en la vida. Reina la soberanía y ha integrado cómo habitar su psique y su cuerpo. La visión de estas mujeres es más global y debiera honrarse su voz y la transmisión de su sabiduría a la comunidad y a las siguientes generaciones.

En esta etapa llegaría la transformación a “Mariposa”.

Prejuicios y condicionamiento social de la menopausia

El patriarcado exalta la juventud, no le conviene que las mujeres tengamos voz y sabiduría. Relaciona convertirse en una mujer mayor con ser alguien invisible, algo no deseado y sin identidad.

Esta etapa es justamente cuando la mujer es más ella misma, más se conoce y su personalidad es definida y sólida. Es una época de plenitud e integración personal, en la cual nuestros actos necesitan, más que nunca, ser coherentes como la expresión de la identidad más profunda y auténtica. Es el momento en el que más valor puede aportar una mujer.

Por supuesto, como cualquier aspecto vinculado al cuerpo de la mujer, está dotado de una connotación de “enfermedad. Interesa potenciar aspectos negativos en las sociedades patriarcales basadas en el miedo, la separación y el victimismo. No solo por los intereses económicos que supone, sino por la perpetuación de la sumisión de las mujeres en un momento en el que se pueden cuestionar y revelar del contexto represor de lo femenino en el que vivimos.

De alguna forma, la menopausia representa una segunda adolescencia, llamada en la cultura china “la segunda primavera”, sólo que en vez de entrar al ciclo menstrual, salimos de él.

¿Cómo vivir la menopausia con plenitud y bienestar?Menopausia qué tomar natural

Todo el cambio que supone esta etapa de la vida se puede llevar con salud, bienestar y satisfacción, a tu ritmo, para la transformación global. Si se desarrollan molestias, es un aviso de que algo puede ser atendido para mejorar, ya sea alimentación, sexualidad y creatividad, valores, actitud, estilo de vida, etc. Existen complementos naturales como GINEVÍTEX®  para ayudar en la regulación hormonal y que este proceso sea más paulatino y equilibrado.

Es el otoño de la vida, el momento de recoger frutos y también de soltar viejos patrones y actitudes, que ya no nos sirven. Etapa de podar y dejar morir lo que ya no nos va a ser útil en la siguiente etapa. Todo proceso de transformación requiere su tiempo y su duelo.

La sabiduría de la experiencia acumulada debiera ser contada a las siguientes generaciones a través de historias, para que la experiencia y los errores no hayan sucedido en balde.

La Ginecompañía es la sanación que se produce cuando las mujeres se acompañan de forma amorosa y nutritiva, tanto con mujeres que están en el mismo proceso, como en grupos intergeneracionales. 

Es importante normalizar cada momento sexual como mujer, porque, si todo va bien, todas llegaremos a la menopausia. Y este proceso será más fácil si hemos tenido referencias reales de mujeres que lo viven con gozo y plenitud, que nos acompañen con sabiduría y saber estar, como ocurre en el resto de otros hitos vitales como menarquía, gestación, etc. 

La Ginecompañía, o acompañamiento entre mujeres de forma sana, amorosa, respetuosa y comprometida, sería una base para que la preparación se hiciera durante toda la vida, compartiendo la cotidianidad y la naturalidad de nuestros cambios hormonales primordiales.  

 

Tratar los síntomas de la menopausia de forma natural

® es un complemento alimenticio ecológico elaborado con la planta Vitex A.C. Contamos con amplia experiencia en mujeres que han tomado este preparado para esta etapa.

La Vitex Agnus Castus o Sauzgatillo es una planta autóctona del mediterráneo y desde la antigüedad ha sido una aliada de la salud sexual y reproductiva de las mujeres. Contiene fitoestrógenos del tipo Beta, que son beneficiosos y naturales, y a día de hoy es el regulador hormonal más efectivo y natural que conocemos. 

  • Ayuda a equilibrar la comunicación hormonal entre la hipófisis y los ovarios y prevenir los sofocos.
  • Ayuda a suavizar o eliminar gran número de molestias que pueden aparecer en la premenopausia y la menopausia: Sangrados excesivos, dolor de mamas, cefaleas y migrañas, retención de líquidos, irritabilidad, insomnio, etc.
  • Ayuda a que la bajada de producción hormonal sea más paulatina y equilibrada.
  • Ayuda a suavizar los altibajos emocionales, tanto ansiedad como estados depresivos.
  • Mejora la salud genital y la líbido o deseo sexual.
  • Ayuda a aumentar el nivel de energía y mejora los dolores articulares.

Para más información, puedes consultar el Estudio clínico de Vitex Agnus Castus en la menopausia.

Y recuerda que como mujer eres única, y si quieres atención personalizada puedes realizar una consulta personalizada conmigo.

Menopausia y sofocos

Cuando el sistema nervioso central, el eje hipotálamo-hipófisis, envía las señales químicas u hormonas que rigen el ciclo menstrual a los ovarios (FSH y LH) y los ovarios no responden con la segregación de estrógenos y progesterona esperados, se producen los sofocos. Se debe a la pérdida progresiva de la función ovárica principal.

Los sofocos son olas de energía vital y sexual que ayudan a activar el sistema inmunitario para el cambio que se está produciendo en todo el cuerpo.  

Toda esa energía que se acumulaba en los tres primeros chakras, esa vitalidad que estaba enfocada a la reproducción y en los órganos sexuales sube hacia arriba, ayuda a abrir el corazón, las emociones reprimidas y aumentar la intuición y la espiritualidad. Colaboran con la misión de despertar la sabiduría y el poder interior.  Lo mal o bien que los vivamos va a depender en gran medida de nuestra resistencia y falta de comprensión de lo que está ocurriendo, siempre que no haya un desequilibrio hormonal fuerte.

 

Menopausia cómo tratarla naturalmente¿Cómo aliviar los sofocos de la menopausia?

Los sofocos, llamados también calores, sofocaciones o sudores, mejoran e incluso desaparecen si se siguen cuatro pautas:

1- Tomar GINEVÍTEX®  por la mañana y por la noche (20 gotas cada toma)

2- Realizar al menos 1/2 hora de ejercicio intenso cada día (incluye los orgasmos)

3- Comer ligero y ayudar con plantas depurativas del hígado como Boldo, Cardo Mariano y Diente de León.

4- Aceptarlos, dejarlos actuar, entregarse a ello y jugar a disfrutarlos. Si es energía sexual liberada por los órganos sexuales, ¡los sofocos podrían ser orgásmicos!

 

Sequedad vaginal en la menopausia

El cuerpo con la edad pierde humedad, agua y necesita más hidratación. Podemos ayudar desde diferentes aspectos:

1- Comidas más jugosas, blandas y caldosas. Eliminar alimentos secos y crujientes, tipo snacks. Tomar a diario un caldo de miso es ideal.

2- Mantener húmeda la boca, masajeándola con la lengua y bebiendo. La boca es la resonante de la vagina, podemos prestarle atención en su humedad, relajación y apertura.

3- Automasaje:

      • Vulva, vagina. La sexualidad está cambiando, precisamos más mimo, cuidados, tiempo y presencia. Escuchar a nuestra vagina, ella sabe lo que quiere y se abre y lo que no quiere y se cierra.Nuestra flor está madura y es bueno reconocerla, verla, tocarla. Hidratar con masajes y óvulos vaginales de aceites naturales como coco, karité, etc. Vaporizaciones vaginales con plantas como salvia, rosas, lavanda, etc.
      • Vientre. Sentir el latido del útero, órgano sagrado, cáliz y receptáculo de nuestros deseos y vivencias.
      • Pechos: Como estimuladores de las hormonas “del placer”. Masajearlos, acariciarlos y permitir que les dé el sol ayuda en la regulación hormonal.

4- Ácidos grasos esenciales. Especialmente el omega 7 ayuda a mantener la humedad de las mucosas.  Las cápsulas de aceite de Espino Amarillo son ricas en omega 7.

Atención con las ISOFLAVONAS DE SOJA. Resulta poco recomendable tomar soja de esta forma sintetizada porque repercute en el desequilibrio hormonal más común, exceso de estrógenos y falta de progesterona. Lo que sí es recomendable son los alimentos cocinados derivados de la soja, y especialmente los fermentados: Tofu cocinado, miso, shoyu, tempeh, yogur, evitando eso sí, la soja transgénica.

Un cambio de enfoque: volver a valorar la sabiduría del clan

En la estructura social actual, la mujer reacciona como lo haría cualquier criatura salvaje viviendo en cautividad. Está separada de su cuerpo e intuición, de las demás mujeres y de la Madre Tierra. Vive desconectada de su sabiduría profunda y de su poder. Bajo la represión sexual, es fácil que las mujeres sucumban al miedo, la depresión, la ansiedad y la enfermedad.

En cientos de años hemos duplicado la esperanza de vida media femenina. Es un regalo, una nueva vida en todos los sentidos para el verdadero florecimiento personal y social.

En la antigüedad, si se alcanzaba la edad y la sabiduría, una mujer podía incorporarse al Consejo de Sabias con una posición honorable, que velaba por el bienestar de la comunidad, más allá de su familia. Este Consejo guiaba a las tribus en sus decisiones más importantes y estaban disponibles para resolver conflictos de todo tipo, personales, políticos, etc. Es una forma de protección de las personas que más saben y que hoy en día se ha perdido. La convivencia con las abuelas y abuelos, puede ser muy gratificante para todos, porque las cuestiones humanas vitales y profundas no han cambiado.

Resulta atractiva la idea de jubilarse así.  Por un lado, para poder percibir y acoger toda la sabiduría, en los años de actividad frenética, apenas había tiempo para ello y, transmitirla. Por otro, para hacer las cosas que nos apetecen, nos satisfacen y reconfortan. 

Nos amo,

Ana Vitex.

 

Si quieres recibir mi Newsletter para seguir recibiendo información de valor, la mando cada quince días los viernes:

¡Apúntate aquí!

 

¿Quieres seguir leyendo sobre este tema?

Aquí tienes mi artículo más íntimo sobre la MENOPAUSIA.

 

 

Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP)

Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP)

Esta es la segunda entrega de la serie “13 lunas, 13 temas“. Trataremos el tema del Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP). A través del siguiente vídeo, compartimos causas y posibles tratamientos tanto naturales como químicos. El artículo contiene la misma información, más extensa y pormenorizada. Espero que sirva de utilidad.

Algunos de los síntomas propios del SOP serían: Ovarios poliquísticos, quistes ováricos, ciclos irregulares, exceso de vello, dolor menstrual, acné o falta de menstruación, sobrepeso, problemas de fertilidad… Es importante detectarlo y prevenir las causas que lo provocan, ya que la mayoría de las mujeres lo padecen sin saberlo.

¿Cosas de mujeres?

Cuidar el ciclo menstrual es primordial para la salud de las mujeres. Sus síntomas son una valiosa información de que algo sucede en el cuerpo y es preciso atenderlo. Con demasiada frecuencia se menosprecian y van al inmenso saco de “cosas de mujeres”.

Test de Síntomas: Posibles signos del Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) 

Hemos creado una encuesta para que te ayude a detectar los posibles síntomas del SOP y puedas solicitar una visita médica para contrastar dicha información.

SÍNDROME DE OVARIOS POLIQUÍSTICOS: AQUÍ PUEDES ACCEDER AL TEST. ES BREVE Y TE SERÁ ÚTIL

Puede servir de referencia pero es la ginecóloga o endocrinóloga que elijas quien va a valorar un posible diagnóstico, con analítica hormonal y ecografía. Además, habría que tener en cuenta la biografía, edad, estado de salud general y estilo de vida en conjunto.

Cada mujer puede manifestar diferentes síntomas en cantidad, variedad, intensidad y periodicidad. El SOP no siempre conlleva la existencia de quistes en los ovarios, no es un problema estructural sino un problema funcional, con base hormonal y metabólica. Puede modificar su intensidad en el tiempo según los sucesos desencadenantes y puede manifestarse de forma crónica o transitoria.

“Cuando saquéis fuera lo que tenéis dentro, lo que saquéis fuera os salvará. Si no sacáis fuera lo que tenéis dentro, lo que no saquéis fuera os destruirá”. Jesús, El Evangelio según Tomás.

Problemas asociados

  • Mayor predisposición a tener problemas de tiroides y anticuerpos de tiroides.
  • Agotamiento de las glándulas suprarrenales y fatiga crónica.
  • Incidencia de diabetes siete veces mayor. Puede aumentar con la obesidad, los antecedentes familiares y el uso de anticonceptivos hormonales, que agravan la resistencia a la insulina.
  • En las mujeres con SOP embarazadas se observa mayor incidencia de diabetes gestacional.
  • Mayor predisposición a intestino permeable, y por tanto, alteración del sistema inmune y nervioso.
  • Facilita la aparición de endometriosis y cáncer endometrial.
  • Mayor incidencia de fibroma y de cáncer de mama.
  • Facilita la aparición de cáncer de útero o de ovario.
  • Arterosclerosis prematura.
  • Aumento del colesterol total y los triglicéridos.
  • Mayor riesgo de aumento de la presión arterial o hipertensión.
  • Aparición precoz de cardiopatía coronaria e infarto.
Síndrome de ovarios poliquísiticos y Quistes Ováricos: Diferencias
Quistes Ováricos

Que haya quistes no siempre indica SOP. Pueden ser quistes funcionales y fisiológicos, que forman parte del proceso de ovulación.

La ovulación siempre produce un pequeño quiste en el ovario. Es común, por ello, que haya zonas quísticas, tanto de nuevos óvulos en desarrollo como de ovulaciones que ya se han producido. Pueden desarrollarse quistes en uno o en los dos ovarios y por diversas razones, siempre que un ovocito no completa su maduración y se queda dentro del ovario. Por ejemplo el estrés físico, emocional, mental o la frustración podrán limitar nuestra capacidad creativa/ovulativa.

Hay varios tipos: quistes foliculares, lúteos y hemorrágicos. Pueden aparecer y desaparecer solos rápidamente. Los quistes ováricos pueden ser asintomáticos o producir dolor y/o sangrado interno y vaginal.

  • Quiste folicular. Puede ser el folículo ovárico que envuelve el óvulo que sigue creciendo y no se expulsa en la ovulación de modo normal.
  • Quiste lúteo. Puede ser el cuerpo lúteo, que se forma cuando el ovario sale del folículo en la ovulación. Se encarga de segregar la progesterona en la segunda parte del ciclo hasta la menstruación. Normalmente, se reabsorbe por el ovario, pero puede permanecer allí un tiempo.
  • Quiste hemorrágico. El cuerpo lúteo se convierte en un “cuerpo hemorrágico”, porque ha entrado sangre de la ovulación en la cavidad quística e inflama el ovario.
  • Otros: Se pueden desarrollar endometriosis en los ovarios, quistes no funcionales benignos y quistes ováricos sólidos, que no son ni quistes ováricos funcionales ni ovarios poliquísticos.
Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)

El SOP es un síndrome de disfunción ovárica. Es la funcionalidad de los ovarios la que está alterada por un desequilibrio hormonal. Éste, consiste en un exceso de hormonas masculinas o hiperandrogenismo. Impiden el desarrollo normal de las hormonas sexuales femeninas encargadas el ciclo menstrual. Los andrógenos u hormonas masculinas están presentes tanto en hombres como en mujeres, sólo que en proporción diferente.

Datos de interés:

  • El SOP se describió por primera vez en 1935
  • En 1980 se descubrió la correlación entre el hiperandrogenismo y el exceso de insulina.
  • El 70 % de mujeres no saben que tienen SOP.
  • Más del 50% de mujeres con SOP tienen resistencia a la insulina.
  • Más de la mitad de las mujeres con SOP padecen anovulación (falta de ovulación) crónica.
  • El 70% de mujeres con SOP tienen hirsutismo (aparición de vello en lugares no habituales en las mujeres).
  • Las mujeres somos las únicas mamíferas reproductivas durante todo el año.
  • Es en 1958 se empieza a estudiar las hormonas del ciclo menstrual.

Lo padecen:

  • 1 de cada 3 mujeres en edad fértil.
  • El 75% de las pacientes con ciclos irregulares.
  • 73% de los casos de infertilidad por anovulación.
  • 85% de las mujeres con hirsutismo
  • 45% de los abortos espontáneos en el primer trimestre de embarazo.
Diagnóstico del Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

Muchas mujeres aseguran haber sido diagnosticadas de SOP tras haber tomado anticonceptivos hormonales. Seguramente, antes ya había signos de desajuste hormonal que no fueron comprendidos. Al no atender las causas y aumentar el desequilibrio hormonal con hormonas artificiales, el problema se agrava y acaba siendo diagnosticado.

El diagnóstico del SOP se puede abordar desde la  ginecología o la endocrinología.  A menudo, siguen utilizándose los criterios de Rotterdam. Indican que deben dar positivo al menos dos de estos tres pruebas:

  1. Quistes ováricos en ecografía.
  2. Hiperandrogenismo clínico y/o analítico.
  3. Ciclos anovulatorios (sin ovulación) y con sangrado menstrual.

La resistencia a la insulina no se recoge en los criterios de Rotterdam, pero el problema metabólico es fundamental para entender las causas y abordar el tratamiento con éxito.

Quistes ováricos en ecografía.

Se puede tener SOP sin tener la imagen característica de ovarios poliquísticos. Se puede tener la imagen ecográfica de ovarios poliquísticos sin tener SOP.

Para el diagnóstico, es necesario reunir al menos dos criterios de Rotterdam. Los ovarios poliquísticos vistos en ecografía es uno de ellos. Si no hay otro criterio más, no se puede diagnosticar como SOP.

La imagen de  “ovarios poliquísticos” en ecografía se caracteriza por la presencia de 12 o más folículos de entre 2 y 9 mm. de diámetro y/o un volumen ovárico mayor de 10 ml.. Es suficiente su aparición en un solo ovario. Lo que vemos son unos ovarios más grandes y con muchos más folículos de lo habitual. Además, todos esos folículos son muy muy pequeñitos. Antes los llamaban “ovarios perezosos”, como si les costase trabajo crecer y llegar uno de ellos al tamaño ideal para la ovulación. La expresión “perezosos” resulta  más gráfica que el término “poliquísticos”, para entender lo que  sucede en estos ovarios. La primera, alude a algo funcional, la segunda, a algo más estructural.

En niñas y mujeres vírgenes no se realizan ecografías intravaginales y puede resultar molesto realizar una ecografía transrectal.  Para descartar ovarios poliquísticos en una niña sana de 13 años con retrasos menstruales, sería suficiente con una ecografía externa abdominal. También pueden tener reglas irregulares mientras se desarrolla, y realizar valoraciones más adelante. Cada persona tiene su ritmo madurativo.

Hiperandrogenismo clínico y/o analítico, qué es.

Es un exceso de niveles de testosterona (andrógenos u hormonas sexuales masculinas) en la mujer. Éste, puede ser clínico, (cuando hay síntomas visibles) o solo analítico (cuando no se manifiestan síntomas pero se detectan alteraciones hormonales en la analítica).

Los síntomas visibles deben estar confirmados por una  analítica hormonal  y una ecografía.

Hirsutismo o exceso de vello. Cuando aparece en zonas menos habituales en la mujer como rostro, vientre, espalda, etc… Cuidado al considerar el vello en brazos y piernas, por mucho que haya.

Acné en edad adulta. El acné es un problema multifactorial. Si una adolescente tiene retrasos menstruales y acné sin ningún otro síntoma más, no sería suficiente para diagnosticar SOP (hiperandrogenismo + retrasos menstruales). Si está sana y no hay obesidad se puede estar en proceso de maduración del eje hipotálamo-hipófisis-ovárico y se regule su ciclo menstrual

Ciclos anovulatorios, qué son.

La mujer no ovula cada mes. Esto se puede traducir en retrasos menstruales (o no) y en problemas de fertilidad. Existen grados diferentes. La ausencia de una ovulación regular mensual no significa que desaparezca para siempre la ovulación, cuando ésta suceda ya existe la posibilidad de embarazo.

En la ecografía se pueden ver varios folículos de distintos tamaños porque están en distintos estadios madurativos, al principio del ciclo los vemos todos más pequeños e iguales y a medida que nos acercamos a la ovulación los vemos de varios tamaños, con un folículo dominante.

La danza hormonal del ciclo menstrual

Cada día cambia nuestra estructura hormonal. En cada fase cambia nuestro nivel de energía, metabolismo, sexualidad y nuestro estado mental-emocional.

El día 1 del ciclo es el primer día de menstruación. Empieza a estimularse el folículo-ovocito. En este día, se une el final de un ciclo de un óvulo y el principio del siguiente.

La vida de la mujer está condicionada por su ciclo hormonal, cada día cambiante, como la Luna. Cada día, las hormonas tienen unos niveles y proporciones diferentes. Una sensible danza que pende de un sutil, delicado y ancestral ecosistema en equilibrio. Es necesario que reconozcamos nuestra cualidad cíclica. Hemos de recuperar la conexión con los ritmos de la naturaleza.  Observar, entender, organizarnos y adaptar nuestra vida de acuerdo a nuestras fases, peculiaridades y condición cíclica nos ayuda a mostrarnos tal y como somos. Con dignidad, honor, amor y respeto.

Es el camino de la reconciliación con la feminidad que nos habita y nutre la vida. Por ello, promuevo el uso del calendario menstrual como llave de autogestión de la salud femenina. El ciclo menstrual consta de 2 fases y 4 etapas.

Dos grandes fases del ciclo menstrual: La fase folicular y la fase lútea.

En cada fase se activa con más intensidad un hemisferio del cerebro y se despliegan sus diferentes cualidades cada día del ciclo.

  • Fase Folicular. Consta desde el día 1 del ciclo y de la menstruación hasta la ovulación, en esta fase se forma el folículo y madura el ovocito. En la primera fase, el nivel de estrógeno supera a los de la progesterona y hay mayor capacidad mental.
  • Fase Lútea. Va desde la liberación del óvulo hasta la menstruación. El folículo o cuerpo amarillo que envolvía el ovocito se queda dentro del ovario y es el que libera la progesterona. El nivel de progesterona está (o debería estar) más alto que el de estrógeno y se da mayor capacidad sensorial.
Cuatro etapas del ciclo menstrual: Preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual.

Para abordar el Síndrome de Ovarios Poliquísticos, me voy a centrar en la etapa ovulatoria:

La etapa ovulatoria representa el punto de inflexión, donde acaba la fase folicular y empieza la fase lútea. Se produce el gran cambio hormonal, donde el pico de estrógeno da paso al desarrollo de la progesterona.

La ovulación es la función primordial de nuestro ciclo menstrual. Cada ciclo menstrual es el recorrido por la vida de un óvulo, una creación única. Esta etapa representa la creatividad por excelencia.

Se lleva a cabo de forma aleatoria, no alterna. Para saber con qué ovario estamos ovulando podemos masajear la zona alrededor de los tobillos; el lado donde apreciemos mayor sensibilidad corresponde con ovario que está ovulando. El izquierdo representa el aspecto artístico, reflexivo y las cualidades femeninas; el derecho es la cara más analítica y masculina.

Desde el vientre de nuestra madre…

En los ovarios tenemos unos 500.000 folículos desde que estamos en el vientre de nuestra madre. Al llegar a la edad fértil, cada uno de ellos tiene dentro un óvulo inmaduro. Al inicio de cada ciclo hormonal se seleccionan un grupo de folículos, estos folículos seleccionados comienzan a crecer día a día, uno de ellos (a veces más de uno) comienza a destacar en tamaño por encima del resto, a este folículo se le llama folículo dominante. Llegando a la mitad del ciclo este folículo dominante llega a medir aproximadamente 2 cm, en este momento se rompe, y así, sale el óvulo del ovario que ya ha madurado en su interior, produciéndose lo que llamamos ovulación.

Esta fase corresponde al arquetipo de la madre, al verano, la Luna llena, al elemento agua. Es la oportunidad de entregar tu ser, amor, protección y esencia al mundo. Es el momento de sentirte orgullosa, satisfecha e íntegra por esa capacidad que tienes de crear, acoger. El tiempo de aceptar, armonizar, dar, apoyar, nutrir, alentar, atender a la comunidad que te rodea. Esta fase se caracteriza por la entrega a los demás. El amor profundo e incondicional de la madre se enfatiza, escucharán tus consejos y la compasión que les brindas con la fuerza y la sabiduría que transmites. Es hora de avivar los vínculos de amistad y de familia, fluye con tus corazonadas.

Tomando conciencia 

Puedes tomar conciencia espiritual  cuando sientes la plenitud de formar parte de la naturaleza y lo divino que hay en ti. Cuando te maravillas al  reconocer el vínculo que te une con la Madre Tierra y con tu propia madre y linaje materno.  Siente la energía sexual-creativa que surge con fuerza y vive la pasión femenina y libre en todos los aspectos de tu vida: En tus sueños, ropa, comida… En tus andares, abrazos, tus cantos y  bailes, pechos y caderas,  joyas y perfumes… Tu cuerpo bajo el sol, la lluvia o el viento. Abre tu ser a la naturaleza y a las energías creativas de la vida. Confía en ti. Pinta, escribe, toca música, cuida tus plantas, planta semillas, medita en el campo… Llena tus proyectos de vida, ímpetu y entusiasmo.

Esto suena muy hermoso, pero si el rol de cuidadora se ha establecido permanentemente en ti, e incluso los demás lo potencian y se aprovechan de él, puede que no puedas disfrutar tanto de esta entrega. Quizás estés agotada y necesitas descanso. Tomar conciencia de las fuerzas cíclicas en nosotras y darles su espacio se puede aprender y practicar.

Igualmente si no eres mujer menstruante, estas energías también habitan en ti. En cada una el proceso es diferente y cambiante de autocoñocimientoautoamor.

Los óvulos.

Cada óvulo es una semilla. Un potencial creador en sí mismo. Recorremos junto a él todo un viaje de crecimiento y transformación. Cuando somos un feto de 20 semanas en la matriz de nuestra madre, nuestros ovarios tienen 20 millones de óvulos. A partir de ahí, empezamos a perderlos. De esta forma nuesrtr@s futur@s hij@s  han estado dentro del vientre de su abuela. Cuando el óvulo sale del ovario salta al vacío hasta entrar atraído por los filamentos en movimiento de las trompas donde se lleva a cabo la fecundación o la reabsorción.

Biológicamente el óvulo elige, lanza una señal, atrae y espera el espermatozoide  que más le gusta.

Nuestras “creaturas” son hij@s-creaciones que entregamos con amor a la vida y al mundo. Las alimentamos, liberamos y regalamos en un momento dado. Lo hacemos confiando, igual que el árbol da sus frutos sin esperar nada a cambio más que conservar y perpetuar la Vida.

No podemos forzar ni controlar. Cada una tiene sus dones interconectados y van cambiando según nuestro momento vital y las necesidades del entorno que nos rodea.

En estos momentos la enseñanza es ceder, dejarse llevar, liberar, fluir con nuestra naturaleza salvaje. Permitir que ese poder se manifieste en nosotras, permanecer fiel a la sabiduría creativa profunda por el bien de todos los seres sin excepción.

Donde está el equilibrio: Hipotálamo, Hipófisis, Ovarios.

El equilibrio hormonal del ciclo menstrual se lleva a cabo en el eje HIPOTÁLAMO-HIPÓFISIS-OVARIOS. Las hormonas son las mensajeras químicas entre ellas y actúan de forma recíproca.

Hipotálamo.
  • Está situado en el centro del cerebro, junto con la hipófisis y la glándula pineal, forma parte del sistema nervioso central. Se comunica bidireccionalmente con el resto del sistema nervioso y, a su vez, regula la liberación de hormonas de la hipófisis.
  • Segrega hormona liberadora de gonadotrofina  que actúa sobre la hipófisis. Estimulando la producción y la liberación de la LH y la FSH, que coordinan el ciclo menstrual femenino.​
  • Regula  el apetito y la saciedad, la temperatura corporal, el crecimiento, el ciclo del sueño y de la vigilia (ritmo circadiano)​,  entre otras funciones.
  • En el hipotálamo se forman sustancias químicas que generan determinadas emociones como la rabia, la tristeza, la sensación amorosa, la satisfacción sexual, entre otras.

Aquí podemos ver cómo las hormonas del ciclo menstrual están conectadas al metabolismo, las conductas, las emociones y el sistema nervioso que a su vez  afecta al sistema inmunológico, etc.

HIPÓFISIS

  • Está en el cerebro, conectada y debajo del hipotálamo.
  • Es la glándula principal del sistema endocrin. Regula diversas funciones de nuestro organismo, entre ellas el ciclo menstrual.
  • Si otras funciones precisan mayor atención, el ciclo menstrual puede verse alterado. Todas hemos experimentado cambios en la regularidad del ciclo menstrual en un momento de estrés, tanto positivo como negativo.
  • Se comunica directamente con los ovarios con la Hormona Estimulante del Folículo (FSH) y la Hormona Luteinizante (LH).
  • Si ha habido un freno transitorio en el proceso de ovulación, los folículos aún inmaduros pueden llegar a esperar unos meses para madurar, abrirse y ovular cuando el equilibrio hormonal sea favorable para ello.
OVARIOS

Los ovarios son los órganos del vigor, un nido de semillas concentradas de energía vital. Si no tienes ovarios físicamente, sí los tienes energéticamente, el cuerpo recuerda su presencia y los puedes sentir con amor dentro de ti.

Cómo son
  • Los ovarios tienen forma oval. Son de color perla blanquecino nacarado, del tamaño de dos almendras con cáscara, situados debajo de las trompas a cada lado del útero.
  • Son glándulas endocrinas conectadas con el resto de glándulas. Están especialmente vinculados con la hipófisis, situada en el cerebro en un sistema de comunicación neuroendocrino. Son los encargados de producir las hormonas sexuales femeninas: estrógenos y progesterona en mayor cantidad, masculinas o andrógenos: testosterona en menor cantidad.
  • Son órganos dinámicos que se desarrollan en las diferentes etapas vitales. En la etapa fértil reproductiva se activa la parte externa del ovario donde se lleva a cabo la función ovulatoria y a partir de la menopausia se activa la parte interna y más profunda y sigue segregando hormonas.
  • Los ovarios son el equivalente a los testículos masculinos. ¡Podemos utilizar expresiones como “no me toques los ovarios”, “estoy hasta los ovarios”, “esto lo hago por mis ovarios”, “soy una mujer con un par de ovarios”, etc.!

 

Dolor de ovarios

Según la ciencia anatómica el dolor de ovarios no existe como tal. El dolor menstrual no procede de ellos y, en la ovulación, sí podemos sentir punzadas en la pelvis llamado “dolor pélvico intermenstrual” y que se debe, entre otras cosas, al líquido del folículo que se ha roto al liberar el óvulo y que puede irritar las paredes abdominales e incluso sangrar un poco.

Seguramente, no se ha estudiado todo lo que las mujeres sentimos en los ovarios. Igualmente Mónica Felipe Larralde demostró que relajar el útero era posible y que la tensión del músculo más potente del ser humano afecta directamente al dolor menstrual.

Ovulación

La estimulación del folículo para madurar y la liberar cada óvulo  viene dada por las hormonas procedentes del eje hipotálamo-hipófisis-ovarios. Es un mecanismo de comunicación muy sensible y le afecta todo lo que vivimos y, sobretodo, cómo lo vivimos.

En la ovulación o liberación del óvulo, el útero se desplaza en posición más vertical y facilita la absorción del esperma y la concepción.

En cada ciclo menstrual se forma un folículo, lleno de líquido, de unos 2cm de diámetro. Protege la maduración de un óvulo hasta que se encuentra en condiciones de dar origen a una nueva vida si es fecundado. Llegado este momento, se abre el folículo y el óvulo sale del ovario. Es recogido por la trompa uterina que, con sutiles movimientos, lo acompaña en su camino hacia el útero tras si ha sido fecundado, o permite  su reabsorción en caso contrario. Esta ovulación se da quince días antes de que el endometrio se desprenda en la menstruación o se desarrolle en el proceso de gestación.

También puede darse una ovulación espontánea si, por ejemplo, el organismo detecta una oportunidad especial para una posible concepción.

Qúe causa el desequilibrio hormonal en el Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

Son varios los factores involucrados en el origen y mantenimiento del síndrome de ovarios poliquísticos, que causan hiperandrogenismo y anovulación.

Las causas principales son: Sedentarismo, estrés y alto consumo de carbohidratos refinados.

Dichas causas están entrelazadas. Donde el ambiente afecta al sistema hormonal, emociones, creencias, hábitos y ADN y viceversa.

Forman parte del estilo de vida imperante. La ingesta excesiva de carbohidratos refinados y sedentarismo acumula exceso de glucosa en sangre. El páncreas segrega insulina en exceso y, esta insulina, actúa directamente en los ovarios y suprarrenales, estimulando la producción de testosterona.

Esquema del SOP:

        +GLUCOSA +INSULINA + ANDRÓGENOS – ESTRÓGENOS =  SOP

Las hormonas son el sistema de comunicación química del organismo. Todas las glándulas del sistema endocrino están interrelacionadas. Lo que le ocurre a una afecta al resto.

El desequilibrio de las hormonas sexuales generadas por los ovarios, afecta y se ve afectado por otras glándulas. Las suprarrenales encargadas de segregar cortisol (la hormona del estrés). El páncreas  produce la insulina. La tiroides aporta la tiroxina.

A- EXCESO DE INSULINA EN PÁNCREAS.

La alimentación y el sedentarismo son cruciales en este síndrome. El exceso de carbohidratos refinados impacta directamente en los niveles de insulina segregada por el páncreas.

Se establece una adicción químico-emocional con la glucosa, en la que estamos inmersas la mayoría de personas sin ni siquiera darnos cuenta. Si te fijas, en numerosos alimentos que se consumen habitualmente hallamos un alto índice glucémico. Éste, se incrementa con los años.

La ansiedad acuciada por el cortisol y la inulina, incita a comer de forma compulsiva. Entramos en la cadena adictiva del azúcar,  que provoca y cronifica el problema metabólico-hormonal. Es un círculo vicioso que hay que parar de alguna forma y paso a paso abordar nuevos cambios para la salud y el bienestar.

El exceso de testosterona  es la respuesta que encuentra el organismo para compensar un exceso de insulina en sangre, donde se agota el páncreas y se crea resistencia a la insulina o pre-diabetes.

B- EXCESO DE CORTISOL EN SUPRARRENALES.

El estrés puede ser físico, mental y emocional, hace que las glándulas suprarrenales liberen cortisol en exceso. Si se da de forma continuada, el sistema simpático bloquea mecanismos de regeneración por una supuesta “alerta”. Así será hasta que todo se relaje, vuelva a la “normalidad” y se restablezca el equilibrio hormonal. Este cortisol aumenta el estrógeno y la testosterona, hormonas de la acción, tanto en los ovarios como en las suprarrenales y altera su metabolismo.

Puede recuperarse la funcionalidad normal  bajando los niveles de ansiedad, angustia, incomprensión y desvalorización de la mujer en su entorno. A una mujer con desequilibrio hormonal le cuesta aún más remontar su vida.

La insulina también afecta las  glándulas suprarrenales, estimulando que produzcan testosterona de forma precoz.  Puede genera una primera menstruación precoz, causada por un desequilibrio hormonal.

C-EXCESO DE ANDRÓGENOS y ESTRÓGENOS EN OVARIOS.

Los niveles altos y constantes de hormonas masculinas mantienen estáticas las hormonas sexuales femeninas y no se desarrollan ciclos menstruales normales. Sin las hormonas sexuales femeninas, los óvulos no pueden crecer y madurar completamente. Por ello, las menstruaciones pueden: no llegar, que haya menstruación sin ovulación o tener ciclos  irregulares.

A su vez, la relación entre estrógenos y progesterona suele estar en desequilibrio. En el caso del Síndrome de Ovarios Poliquísticos, se detecta que el estrógeno está bajo, aunque  son las dos hormonas sexuales femeninas las que están bajas.

También se produce desequilibrio entre ambas. Como en la mayoría de problemas ginecológicos, se da exceso de estrógenos y falta de progesterona. Recuerdo que se debe al estrés, exceso de insulina, contaminación ambiental y uso de los anticonceptivos hormonales.

El estrés aumenta la prolactina y ésta inhibe la ovulación. La prolactina sólo debería estar alta en la gestación y en la lactancia.

Se realiza una estimulación estrogénica crónica, debido a que una parte de las hormonas andrógenas se convierten  en estrógenos. La  androstendiona es precursora de testosterona y esteroides, se segrega en las suprarrenales y en los ovarios.

Además, vivimos expuestas contaminantes ambientales. Los llamados disruptores endocrinos o alteradores hormonales, que el organismo procesa como si fuera estrógeno. Este hecho dificulta la segregación de la progesterona necesaria, tan importante en el ciclo menstrual y la salud femenina en general.

Este exceso de estrógenos empeora con el estrés y los tratamientos hormonales. Aunque contengan progestágenos, el organismo finalmente metaboliza  estrógeno y progesterona de origen sintético como estrógenos. Además, el hígado se sobrecarga, al organismo le cuesta expulsar este exceso de esteroides por lo que se acumula  y se cronifica el desequilibrio hormonal.

D- FACTORES CULTURALES: RECHAZO INCONSCIENTE A SER MUJER

La cultura afecta a nuestro cuerpo a través de la alimentación, la represión sexual, los valores y creencias, el estrés y la desconexión con los ciclos naturales dentro y fuera de nosotras.

La actividad ovárica y el ciclo menstrual pueden suprimirse debido los sentimientos negativos respecto al hecho de ser mujer. Por sentirse reprimida, subordinada o inferior al hombre. Una parte inconsciente no desea ser ni hacerse mujer completamente madura. Puede haber rabia reprimida, crítica, culpa, miedo, sentimiento de dependencia. Las amenazas del mundo exterior afectan a los ovarios, sobre todo si la mujer siente que no hay solución o cambio posible, si cree que las personas, las circunstancias o el entorno le exigen demasiado y le impiden ser creativa. Cuando una mujer siente deseos de venganza y tiene rencor, sus necesidades emocionales son su última prioridad y/o tiene la creencia de que no tiene suficiente poder para abandonar o cambiar una situación de maltrato, pone en peligro su función ovárica y el cuerpo responde de forma rápida.

Genética y Epigenética

La epigenética estudia las marcas químicas en el ADN que hace que unos genes se activen y otros no. Dichas marcas se producen según el ambiente que nos rodea.

Cada persona tiene un diseño genético, pero se está confirmando que estas directrices genéticas están moduladas por un ambiente epigenético multifactorial. En este ambiente, día a día, la persona va configurando su personalidad, estado de salud o enfermedad física, psíquica, emocional y social.

Desde el útero materno pueden programarse los genes según el ambiente intrauterino, que proporciona la madre (llamada programación fetal). Además, el epigenoma sigue cambiando a lo largo de la vida según el ambiente, es decir, si nuestros hábitos son saludables tendremos cambios en nuestros genes que se traducirán a una mayor salud. Estas marcas químicas son transmisibles a la descendencia, por eso lo que vivieron, lo que experimentaron o lo que comieron nuestros antepasados influye en nuestros genes.

El Síndrome de Ovarios Poliquísticos está determinado por alteraciones genéticas y epigenéticas. Ambas son muy importantes en la evolución de los procesos fisiológicos y patológicos. La gran diferencia es que la genética no puede cambiarse pero sí la epigenética.

*Cuidado con las pruebas de predisposición genética utilizadas para validar extirpaciones de órganos sexuales femeninos, como método de  prevención de cáncer ginecológico.

Microbiota intestinal

Vivimos gracias a millones de bacterias. Son imprescindibles para nuestra salud y forman parte de múltiples funciones relacionadas con la regulación metabólica y la inmunidad. Cuando hay un desequilibrio de la flora intestinal puede generar patologías, no solamente del propio intestino, sino también psicológicas, hormonales, inmunológicas, etc.

La microbiota intestinal se empieza a programar en el útero materno, por eso, la salud materna es clave, ya que programa la microbiota del bebé. En el tipo de bacterias que colonizarán el intestino del bebé, también influye cómo es el parto y el periodo de lactancia

La microbiota necesita alimentos ricos en probióticos y prebióticos: los probióticos los podéis obtener de los fermentados de calidad y algunos suplementos. Los prebióticos los podéis obtener en alimentos ricos en fibra, sobretodo de verduras.

Síndrome Metabólico

Los síntomas que caracterizan a este problema metabólico consisten principalmente en: obesidad, diabetes, hipertensión arterial y riesgo cardiovascular.

Esquema del síndrome metabólico:

                                 → hiperglucemia (glucosa alta en sangre) → hiperinsulinismo compensatorio →                                     hipoglucemia reactiva (baja glucosa en sangre de golpe tras el exceso de insulina) → hambre.

Los estados de ánimo son muy fluctuantes y alternan con estados de euforia y de fatiga.

Si se comen de nuevo alimentos con mucha glucosa se volvería a repetir el mismo círculo vicioso. Como el hiperinsulinismo favorece los depósitos de grasa, se irá acumulando grasa, lo cual favorecerá que cada vez tenga mayor resistencia a insulina, y a la larga, más predisposición al síndrome metabólico.

Inflamación sistémica de bajo grado.

Es una condición en la que hay muchos factores pro-inflamatorios en sangre (por los malos hábitos de vida) y que a la larga da lugar al síndrome metabólico.

Exceso de insulina o hiperinsulinismo.

La insulina es la hormona que segrega la glándula endocrina páncreas. Aumenta cuando llega la glucosa en sangre y ayuda a disminuir los niveles de glucosa y a metabolizar las grasas.

Cuando comemos y la glucosa llega a la sangre, el páncreas, produce la insulina para introducir en las células esa glucosa. Una vez la glucosa dentro de la célula, si hace falta energía, se transformará, pero si no hace falta, se acumulará en forma de glucógeno. Cuando hay un exceso de glucosa, la almacenará en forma de grasa. Dicho de otra manera más sencilla: La glucosa que sobra acaba convertida en grasa.

Resistencia a la insulina. Las mujeres con SOP tienen cierta resistencia a insulina. Esto significa que los receptores para la insulina no responden adecuadamente a esta hormona, por tanto, cuando llega la glucosa a la sangre, la insulina tendrá que aumentar mucho más para tratar de compensar esta resistencia.

Diabetes. Si se llega a un punto en que la insulina fracasa en su acción y no puede hacer su función de disminuir la glucosa en sangre, el páncreas se “agota” y ya no puede producir suficiente insulina dando lugar a la diabetes.

Obesidad. La insulina, aparte de su función de introducir la glucosa en las células, tiene otras funciones, como la de actuar sobre el metabolismo de los lípidos o grasas en el cuerpo. Favorece la obesidad abdominal.

La obesidad aumenta el riesgo de síndrome metabólico y a su vez éste provoca obesidad, aunque también se puede haber síndrome metabólico sin obesidad.

La grasa corporal no solo tiene función de almacenar, también tiene una función endocrina, en esta grasa se almacenan hormonas y tóxicos. El problema en las personas obesas es que el tejido adiposo está “enfermo” e infiltrado con residuos del organismo.

Para evitar el síndrome metabólico no es suficiente con mantener un peso normal, también es necesario tener hábitos de vida saludables.

Riesgo cardiovascular. El exceso de insulina favorece la acumulación de lípidos y proteínas en las arterias, que aumentan el riesgo a desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Cáncer de endometrio. Se ha asociado el Síndrome de Ovarios Poliquísticos con el aumento de riesgo de cáncer de endometrio, pero esto no es causado tanto por la falta de ovulación. El cáncer de endometrio es más frecuente en mujeres con la tríada: hipertensión + diabetes + obesidad

¿Tratar los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos, o las causas que lo provocan?

Eliminar los síntomas no significa curar la enfermedad. Si los quitamos pero seguimos con los mismos conflictos, patrones exigencias o estrés, posiblemente la enfermedad brote de nuevo en la misma o en otra forma, en el mismo o en otro órgano.

Cronificando el desequilibrio hormonal.

Se pueden recomendar antiandrógenos, anticonceptivos hormonales y, si se busca embarazo, inductores de la ovulación. De esta forma, no se tratan las causas: El desequilibrio hormonal y el problema metabólico. Con los síntomas “acallados” podrían agravarse las causas.

Tratamiento hormonas sintéticas

Los anticonceptivos se utilizan con mucha frecuencia en este cuadro para provocar menstruaciones artificiales y atenuar algunos síntomas. La insulina aumenta mucho más en las mujeres con Síndrome de Ovarios Poliquísticos tratadas con anticonceptivos, que en las mujeres que no los utilizan.
A nivel hormonal, se da un exceso de hormonas sexuales masculinas, que frena el desarrollo de hormonas sexuales femeninas: estrógenos y progesterona. Por ello, se dificulta la maduración del ovocito y la ovulación. Las hormonas son la vía de comunicación química del organismo. Si entran en el corriente sanguíneo hormonas sexuales artificiales, el sistema neuroendocrino no va a poner en marcha la liberación de hormonas propias y, por tanto, se atrofia o anula la función ovárica normal.

Tomar anticonceptivos hormonales a menudo se agrava el problema de base, aunque se oculten algunos síntomas del SOP bajo este tratamiento.

Es frecuente que, a una mujer sin diagnóstico previo de SOP, tras un tiempo con administración de hormonas sexuales sintéticas, se le diagnostique.

Para amenorrea o falta de menstruación se suelen recomendar anticonceptivos hormonales. Se hace para provocar sangrado uterino y, supuestamente, prevenir problemas de útero o porque se considera que se limpia el organismo y, si no, es perjudicial. Con esta hormonación artificial,  el sangrado que se produce no es una menstruación natural, por eso se llama sangrado de privación. Se detiene la administración de hormonas y por ello se produce la hemorragia. En sus inicios, la píldora estaba diseñada para tomarla siempre, pero como resultaba muy antinatural la falta de hemorragia uterina mensual, se diseñaron así para imitar un ciclo menstrual natural. Se suele creer que ejerce una función de limpieza, que es mejor un sangrado artificial que no tenerlo. En realidad, más que limpiar está sobrecargando el hígado y alterando el sistema hormonal con una serie de efectos adversos asociados.

Cuando se tratan solo los síntomas virilizantes (hirsutismo, acné, alopecia) con hormonas sintéticas como los anovulatorios o anticonceptivos hormonales combinados se mantienen los ovarios en reposo. El ciclo hormonal se realiza artificialmente con las hormonas exógenas. Pueden desaparecer los síntomas, pero en realidad se está agravando la situación y suele empeorar cuando se interrumpe el tratamiento. Si los ovarios ya tenían dificultades para segregar hormonas sexuales femeninas naturales, cuando los dejamos un tiempo sin funcionar todavía les va a costar más, se hacen más “perezosos”.

El anticonceptivo hormonal no regula el ciclo menstrua. Sustituye la función del ovario  y anula el ciclo menstrual en sí. Sin ovulación no hay verdadera menstruación. La terapia hormonal enmascara parcialmente el problema y no trata la causa de fondo.

El propio anticonceptivo no trata la resistencia a insulina y si no se trata o se cambia la alimentación, el problema a largo plazo la agrava. Por eso, en el caso de utilizarse anticonceptivos en el tratamiento de los síntomas virilizantes, éste debería acompañarse de autocuidados (dieta y ejercicio) para contrarrestar la resistencia a insulina, otra opción es acompañar los anticonceptivos con fármacos o suplementos sensibilizadores de los receptores de la insulina como la metformina o el mio-inositol, especialmente cuando ya existe un sobrepeso que pueda agravar o derivar en diabetes.

Antidiabéticos

Si se trata de una mujer con SOP y obesidad, simplemente llegando a su peso ideal con dieta y ejercicio, aumentaría el número de ciclos ovulatorios.

En algunos casos, este tipo de medicación aporta mejoras significativas y ofrecen una oportunidad para cambiar los hábitos y  círculo vicioso que retroalimenta esta anomalía.

Inositoles

El inositol es un complemento alimenticio considerado un miembro de las vitaminas del tipo  B. Lla combinación de Mioinositol (MI) y D-Chiro-Inositol (DCI) funciona mejor que de forma aislada.

Actúa mejorando la ovulación y disminuyendo la sintomatología del Síndrome de Ovarios Poliquísticos. Aunque su mecanismo de acción no está establecido, la tolerancia es muy aceptable.

Reduce la resistencia a la insulina, los niveles sanguíneos de andrógenos, el riesgo cardiovascular y regularización del ciclo menstrual con ovulación espontánea. La combinación MI y DCI en proporción fisiológica  tiene más efecto en el tratamiento del SOP que el MI solo, tanto para la prevención del síndrome metabólico como para la mejoría de la calidad ovocitaria para el embarazo.

Metformina

Como antidiabético oral contribuye a disminuir la resistencia a insulina. Ayuda a mejorar la función ovárica, la regulación del ciclo y favorece la ovulación mejorando la sintomatología del SOP.

Ayuda a adelgazar en mujeres obesas con Síndrome de Ovarios Poliquísticos, a sensibilizar los receptores de la insulina y a reducir los niveles sanguíneos de andrógenos.

En ocasiones este tratamiento es mal tolerado por sus efectos secundarios.

Antiandrógenos

En vez de frenar la insulina, se trata de frenar la síntesis de andrógenos, pero al disminuir los andrógenos no descienden  los niveles de insulina.

Cirugía

La intervención quirúrgica que se puede llegar a realizar es un “drilling ovárico”. Consiste en realizar múltiples perforaciones en la capa superficial del ovario. Con esto se puede conseguir ciclos ovulatorios y la mejora clínica del síndrome aunque de forma muy variable.

La extirpación de parte o todo el ovario disminuye los niveles hormonales que producía, así que, además de cicatrices y adherencias empeora el problema de base: la falta de hormonas sexuales femeninas para acompañar un ciclo menstrual.

Lo ideal es evitarla, pero en escasos casos graves o crónicos que se presenten de forma aguda e intensa podría ser necesaria la intervención quirúrgica.

Medicación para fertilidad.

Estimulación ovárica y coito dirigido. Consiste en estimular la ovulación con fármacos y tener relaciones coitales alrededor de la ovulación.

Para provocar ciclos ovulatorios se usan fármacos como el citrato de clomifeno, que actúa como fármaco antiestrogénico.  Bloquea los receptores estrogénicos en el hipotálamo, lo que produce una liberación de FSH y LH en la hipófisis provocándose de esta forma la ovulación.

Para apoyar la fertilidad en mujeres que desean embarazo, utilizar la combinación de metformina acompañada de fármacos inductores de la ovulación mejora el efecto.

El cuerpo de una mujer puede ovular en cualquier momento. Las personas no somos sólo química, la vida a veces no tiene una explicación racional.

Sería interesante abarcar con una comprensión amplia el proceso de la ovulación. Priorizar cómo se siente una mujer que le cuesta ovular, para que se lleve a cabo de forma óptima ver qué necesita. Quizá sentirse tranquila, relajada, confiada y segura sin presión,  para que abra el equilibrio y el placer de acoger una nueva vida. Quizá necesite reconocimiento, el cuidado del descanso y la nutrición, la escucha, el deseo profundo, la conexión con la naturaleza y  la maternidad. Primero atender lo que es responsabilidad nuestra y buscar ayuda externa si no es suficiente y no al revés.

Cuidar el equilibrio del sistema hormonal

La alimentación y el estilo de vida son los que crean el problema metabólico y hormonal. Si se trata de recuperar el equilibrio hormonal, deberíamos ir a evitar las causas. Cuidar y mantener el equilibrio hormonal es como un árbol, tiene estructura profunda como las raíces que lo sustentan pero se manifiesta y a la vez se retroalimenta de toda una serie de ramificaciones y afecta a todos los aspectos de su vida.

La definición de salud según la OMS es: «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

¿CÓMO PREVENIR LOS OVARIOS POLIQUÍSTICOS?

Sanar la herida de la feminidad

Para reconciliarte y poder celebrar la naturaleza femenina que habita en ti puede resultar un viaje apasionante y muy sanador. Puedes empezar por donde te apetezca, simplemente, por tomar conciencia de ello:

Leer libros relacionados, dedicarte más tiempo a tu cuidado, participar en círculos de mujeres,  crear y mantener relaciones con vínculos sanos con otras mujeres basadas en el autocuidado y el apoyo mutuo…

  • Revisar modelo materno, patrones, creencias adquiridas. Cambiar, aceptar y perdonar para nuestro bienestar.
  • Restablecer el flujo corporal-emocional cíclico y expresarlo de forma creativa ampliando tus espacios de libertad
  • Conexión con la Naturaleza y sus ritmos, las estaciones, las fases de la Luna, las mareas, salir al bosque, al mar, pisar y tumbarte en la tierra, sentir los elementos dentro y fuera de ti.
  • Potencia tu escucha interna, tu intuición y la espiritualidad innata.Restablecer un entorno seguro que te inspire confianza y sigue tu olfato de mamífera. Recuerda que al detectar un ambiente desfavorable para pro-crear y criar, automáticamente podemos detener de forma inconsciente, el sistema reproductivo.
ALIMENTACIÓN: ¿Qué comer para equilibrar los niveles de insulina?

Se trata de romper el círculo vicioso:

Aumento brusco de la glucosa en sangre → hiperinsulinismo → hipoglucemia reactiva → hambre

¿Cómo evitar los picos de glucosa e insulina en sangre?
Moderando la ingesta de hidratos de carbono con índice glucémico elevado (que aumentan muy rápido la glucosa en sangre).

Pero… ¿qué es el índice glucémico o IG?
Es un término usado para describir cómo un alimento afecta al nivel de azúcar en sangre. Cuanto más alto sea el IG de un alimento, más nos subirá el azúcar tras comerlo. Los alimentos ricos en fibra tienen un IG más bajo que los que son azucarados o refinados.

Lo más urgente es evitar al máximo el consumo de azúcares, ya que al tienen el índice glucémico más elevado. Los azúcares están presentes en la mayoría de alimentos procesados. En las etiquetas describe la cantidad de hidratos de carbono y su traducción en azúcar. La ingesta de alcohol también se convierte en azúcar.

                                     Aquí puedes consultar un listado con los alimentos con sus índices glucémicos,                                       las frutas tienen índices glucémicos de lo más variado.

No todos los hidratos de carbono son iguales.
Hay alimentos ricos en hidratos de carbono con índice glucémico bajo (liberan glucosa en sangre de forma más lenta y menos brusca). Elegir los carbohidratos de digestión lenta, comer semillas y cereales integrales en grano, variados, enteros y naturales, preferiblemente sin gluten.

Bajar niveles de sobrepeso:
El descenso de peso en mujeres obesas con SOP disminuye los niveles de insulina,  la testosterona y de la testosterona libre.

Trucos para reducir glucosa en sangre:

  • Evitar comer a todas horas y los hidratos de carbono refinados, para controlar el exceso de glucosa en sangre durante la mayor parte del tiempo. Entendamos que este hábito es adictivo en sí mismo y como adicción debería tratarse.
  • Evitar el picoteo. A más número de ingestas diarias, más veces estimulamos la insulina. Es preferible comer tres veces que repartir la misma cantidad de alimentos en 5 comidas o más.
  • Evitar las comidas copiosas. El nivel de insulina en sangre siempre sube después de comer, pero subirá más o menos según combinemos los alimentos. Por ejemplo, si me como una pasta carbonara, me subirá más el nivel de glucosa que si tomo un arroz integral con brócoli.
  • Leer las etiquetas de lo que compramos.A veces creemos que estamos comprando un producto integral y, sin embargo, contiene harina refinada a la que se añade salvado de trigo. La hace parecer más integral. Busquemos productos hechos con alimentos integrales de verdad, de grano entero.
  • Si te apetece algo de fruta, entera y con su fibra. En licuados se elimina la fibra pero mantienen todo el azúcar. Sí tenemos resistencia a la insulina no es muy recomendable. Tampoco se recomienda añadir azúcar al zumo o tomar zumos ya envasados. Los smoothies o batidos (sin lácteos) serán más adecuados que los zumos.
  • Las verduras frescas, de temporada y bajas en almidones. Atención comes mucha patata habitualmente, porque con ella sigues recibiendo más hidratos de carbono.
  • Horarios de comidas repartidos, para evitar acumular exceso de hambre e ir al dulce directamente.
  • Incorporar proteínas en cada comida. Es más saciante y evita los picos de glucosa en sangre y ayuda a disminuir los niveles de testosterona y mejorar la ovulación.

Grasas. Las grasas hidrogenadas o grasas trans (las presentes en la margarina y en la mayoría de alimentos procesados) son muy perjudiciales para la salud.

Sin embargo, hay grasas  que son imprescindibles para gozar de una buena salud. Las grasas procedentes del aceite de oliva, aceite de coco, aguacates, la grasa del pescado salvaje, frutos secos sin procesar o aceites y cremas prensados en frio, gui o mantequilla clarificada y huevos (importante que sean de origen ecológico).

Las grasas ricas en omega-3, están implicadas en la síntesis de las prostaglandinas antiinflamatorias y en el metabolismo de la insulina. Podemos encontrarlas en el aceite y semillas de lino, semillas de chía, de cáñamo, nueces y pescado marino graso ( evitar de piscifactoría). El balance de grasas que ingerimos deberían estar más a favor de omega-3 (antiinflamatorias) que omega-6 (proinflamatorias), sin embargo, la mayoría de la grasa de la comida industrial es mucho más rica en omega-6 que en omega-3.

Las perlas de aceite de Onagra son ricas en omega 6 y tomadas en exceso pueden llegar a saturar al hígado.

Flora intestinal

Tanto la inflamación, la resistencia a insulina como la obesidad, están muy relacionadas con el tipo de flora intestinal. Muchos de los hábitos de vida pueden alterar el equilibrio de la flora intestinal: el estrés, uso excesivo de antibióticos, alto consumo de azúcar refinado, bajo consumo de fibra procedente de fruta y verdura, exceso de alimentos procesados, exceso de grasas de mala calidad, la lactancia artificial, etc.

La relación entre la suplementación probiótica entre las mujeres SOP tiene efectos favorables sobre la pérdida de peso, los marcadores de resistencia a la insulina, los triglicéridos y las concentraciones de colesterol.

Probióticos: Son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en las cantidades adecuadas, pueden aportar beneficios para la salud de quien los consume, se trata de bacterias o levaduras que están presentes en alimentos. Los probióticos podemos encontrarlos en los yogures, kéfir, chucrut, kimchi y muchos otros alimentos fermentados.
Prebióticos: Son compuestos, que nuestro organismo no puede digerir –como la fibra-, pero que son fermentados en el tracto gastrointestinal y así utilizados como “alimento” por las bacterias intestinales beneficiosas (bifidobacterias y lactobacilos).

Puede haber cándidas que se alimentan de azúcar y que rigen nuestros apetitos adictivos, sino podemos controlar lo que comemos podemos precisar ayuda o tratamiento específico para ello.

Ritmos Circardianos

No sólo hay que cuidar la dieta, también es importante evitar el estrés. El estrés y la falta de sueño elevan el cortisol, y el cortisol elevado favorece la inflamación de bajo grado y la resistencia a insulina.

Respetar los ritmos diarios naturales. Tomar el sol directamente, la luz natural afecta al hipotálamo y la hipófisis e influye en la ovulación y dormir con oscuridad, evitar la estimulación audiovisual y electromagnética (wifi, datos, teléfono inhalámbrico, despertador digital, etc.)

La melatonina es una hormona que se libera durante las horas nocturnas del sueño. Tiene efectos antioxidantes y está muy relacionada con el adecuado funcionamiento del metabolismo.
Con la edad va disminuyendo su síntesis. Tiene un efecto crucial en la ovulación porque: reduce el daño oxidativo en el interior del folículo, aumenta los receptores de LH cuyo pico activa la ovulación, estimula la secreción de progesterona.
También la melatonina puede suplementarse para mejorar la calidad del óvulo y el aumentar de tasa de fertilidad.

En cuanto a la ingesta de alimentos debería respetarse el ritmo circadiano: la lógica de comer por el día y descansar por la noche, y además, aprovechando el ayuno natural nocturno, se han demostrado numerosos beneficios en la salud el hecho de cenar temprano y/o desayunar tarde.

EJERCICIO Y ENERGÍA SEXUAL – VITAL- CREATIVA

La creatividad, simbolizada por los ovarios está siempre presente en ti, estén éstos físicamente o no. El mundo necesita tu poder creador ovárico y tú también. Tómate una hora de tiempo creativo para ti sola al día o a la semana. Nosotras y nuestra creatividad cambia y evoluciona también.

Hacer ejercicio en general para mujeres con SOP resulta imprescindible:

  • Activa todo el metabolismo: Mejora la digestión, la circulación, ayuda a eliminar sustancias tóxicas.
  • Ayuda a disminuir la glucosa en sangre y bajar los niveles de insulina
  • Ayudar a perder peso
  • Ayuda a reducir el estrés.

Poner atención al tipo de ejercicio y la actitud, porque podemos seguir generando estrés, y seguir adictas a la segregación de cortisol. Elegir actividades donde sea más fácil segregar hormonas del placer y la felicidad, intercalarlas y adaptarlas al ciclo menstrual, disfrutando lo máximo posible. Incluir actividades que ayuden a bajar los niveles de estrés son muy recomendables, como yoga, chi-kung, tai-chi…

Lo ideal, para una vida sedentaria es hacer 60min/día (si no es posible pues 30 min/día) de ejercicio físico (gimnasio, caminar, subir escaleras, nadar, bailar, correr detrás de tus hijos…) 5 días a la semana.

Técnicas específicas para los ovarios:
  • Yoga Tantra y Kundalini Yoga parte de la Medicina Tradicional de India.
  • Respiración Ovárica del Tao parte de la Medicina Tradicional China.
  • Sistema Respiración Ovárica de Alquimia Femenina de Sajeeva Hurtado.
  • Danza del vientre de la tradición árabe.

 

MINERALES, VITAMINAS Y PLANTAS QUE AYUDAN EN EL S.O.P.
Vítex A.C.: “Planta para el EQUILIBRIO HORMONAL”

Vítex Agnus Castus o Sauzgatillo, ayuda tanto a revertir todos los síntomas del SOP así como las causas que las generan de forma segura y natural.

Esta bella planta mediterránea es una gran aliada de la salud femenina. Hipócrates ya la recomendaba en la Antigua Grecia. Está catalogada por la Agencia Europea del Medicamento como planta medicinal y su tintura como “uso tradicional”.

  • Actúa en la hipófisis, órgano neuroendocrino situado en la base del cerebro encargado de controlar la producción hormonal. Tanto de las hormonas sexuales femeninas por parte de los ovarios, como de la insulina por parte del páncreas.
  • Ayuda a corregir desórdenes hormonales que causan la mayoría de problemas ginecológicos, en el caso del SOP: exceso de insulina, testosterona y estrógenos y falta de progesterona.
  • Ayuda a regular el ciclo menstrual, el desarrollo y maduración de los óvulos y  mejora la fertilidad en mujeres diagnosticadas con SOP.
  • Su uso es compatible  con otras vitaminas, minerales y plantas que se han descrito anteriormente.

GINEVITEX® Complemento alimenticio que actúa como REGULADOR HORMONAL NATURAL.

GINEVÍTEX es una tintura ecológica elaborada con ingredientes de España de máxima calidad, a partir frutos, hojas y esencia floral de la planta Vítex Agnus Castus o Sauzgatillo. Ayuda a recuperar el equilibrio hormonal y reconciliarse con la feminidad.

Modo de empleo:

Se recomienda tomar 1 ml. al día, se disuelven las gotas en agua o zumo. Se toma cada día repartido en 2 tomas antes de desayuno y cena. La acción reguladora mejora con el tiempo, se recomienda tomar mínimo durante 6 meses. Si tienes alguna duda puedes solicitar atención personalizada gratuita haciendo click aquí.

 

Calcio, Vitamina D3, Vitamina K

La suplementación con Calcio, vitamina D y vitamina K mejora el perfil de andrógenos y el estrés oxidativo.

Ácido Fólico

El suplemento de folato tiene efectos beneficiosos sobre los factores inflamatorios y el estrés oxidativo en el SOP.

Ácido Alfa-Lipoico

Es un antioxidante que ayuda a controlar la glucosa en sangre.

Cúrcuma

Especia rica en curcumina, con efectos antiinflamatorios y antioxidantes y que ayuda en la reducción de la resistencia a insulina. Para que sea biodisponible tiene que calentarse con grasas o ingerirla junto a la pimienta negra, rica en piperina.

Canela

Tiene un potente efecto antiinflamatorio, reduce significativamente la insulina y la resistencia a la insulina en mujeres con SOP.

 Estevia Planta con propiedades antidiabéticas.

Vitamina E + OMEGA3

Mejoran el perfil lipídico y el estrés oxidativo del SOP.

Magnesio, Zinc y Picolinato de Cromo

Mejoran el estrés oxidativo en el SOP por sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Selenio

La suplementación tiene efectos beneficiosos sobre los parámetros del metabolismo de la insulina, los triglicéridos y los niveles de VLDL.

MENSTRUACCIÓN

Recordemos que para realizar los cambios necesarios y corregir las causas de la enfermedad lleva su tiempo, significa colaborar con nuestro cuerpo para recuperar su equilibrio cuidando diversos aspectos: hábitos, actitud, etc. Cada mujer se sana a sí misma, toda ayuda o tratamiento es un posible camino en este profundo proceso vital.

Superar la adicción que genera la glucosa-insulina-glucosa es un gran reto, puesto que en esta cultura patriarcal todas tenemos en mayor o menor medida una herida primordial, una carencia  afectiva-sexual materno-filial que impulsa a llenar este vacío existencial originado en la represión vivida a temprana edad.

Se entiende más que una persona celíaca no tome gluten, porque de tomarlo, sus síntomas serían inmediatos. En cambio el síndrome metabólico y el SOP es a largo plazo, pero hay que tenerlo claro para tener buena calidad de vida actual y futura.

Resulta curioso comprobar cómo la cultura se traduce en la química del cuerpo. Cómo se plasma que el resultado de vivir en una cultura patriarcal, sea que las mujeres desarrollan hormonas masculinas llegando incluso a anular el ciclo menstrual que las caracteriza. Y cómo las hormonas sexuales femeninas se desequilibran y sea la progesterona, la más beneficiosa  y de cualidad más femenina la que sea vea más dañada.

Muchas mujeres jóvenes comentan el miedo que tiene a dejar los anticonceptivos hormonales porque temen a tener acné, vello o ausencia e menstruación. El miedo paraliza y hace falta apoyo y fuerza de voluntad para hacerse cargo de la responsabilidad del problema.

Una vez más el cuerpo de la mujer somatiza en su cuerpo la injusticia de una sociedad enferma y, en esta ocasión, como un rechazo a la propia feminidad o una dificultad para desarrollarse plenamente como mujeres creadoras con toda una gama de posibilidades.

Si queremos ser soberanas, tener el poder y la libertad necesarios para tomar decisiones reales sobre nuestro cuerpo, se trata de ejercer el derecho a estar informadas de las opciones posibles, ser conscientes de si estamos corrigiendo las causas o no y los efectos o consecuencias que conlleva cada opción.

Puesto que la herramienta de control es la represión sexual:

¡El coñocimiento nos hace libres!

Nos amo,

Ana Vítex

 

BIBLIOGRAFÍA

DOI: 10.1186/1472-6882-14-511. Herbal medicine for the management of polycystic ovary syndrome (PCOS) and associated oligo/amenorrhoea and hyperandrogenism; a review of the laboratory evidence for effects with corroborative clinical findingsArentz S, Abbott JA, Smith CA, Bensoussan A.“Manual introductorio a la Ginecología Natural”, “Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer” Dra. C. Northrup, “Luna Roja” Miranda Gray, revista MyS “Mujeres y Salud” núm 45.TAO-“La mujer multi-orgásmica” Mantk Chia & Dra. Rachel Carlton,TANTRA- “Mujer, deseo y placer” de Mireia Darder,FUENTESPágina web Dra. Miriam Al Adib   https://miriamginecologia.comAlimentación Natural y Salud Femenina   https://foodgreenmood.comFertilidad natural  https://psicofertilidadnatural.com/Revista Biomédica   https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/PuestaDia/Congresos/756Entrevista a Agnès Perez, canal Ginevitex YouTube https://youtu.be/ayG_lOpyM7s
(SPM)Síndrome Premenstrual y (TDPM)Trastorno Disfórico Premenstrual

(SPM)Síndrome Premenstrual y (TDPM)Trastorno Disfórico Premenstrual

Empieza la serie “Trece Lunas, Trece Temas” con un artículo del SPM . Hay mucha información, y quizás, vocabulario al que no estáis muy habituadas. No pasa nada. Muchos términos enlazan con definiciones sencillas y otros artículos que os facilitarán la lectura. Poco a poco os resultarán familiares.

No olvides que no son ajenos a nosotras. Forman parte de nuestro ciclo y procesos.  Además, ante cualquier tipo de duda, siempre podéis contactar conmigo. Os acompañaré encantada en este proceso de “Autocoñocimiento” y “Menstruacción” que tengo tantas ganas de compartir con todas vosotras. El artículo está acompañado por un vídeo que tienes aquí debajo, la información es complementaria al artículo, obviamente algunos conceptos se repiten pero si te interesa el tema hay buena información para ti tanto en el vídeo como en el artículo.

El SPM : NO ESTÁS SOLA

Muchas mujeres se ven afectadas por el SPM . La mayoría de problemas ginecológicos, tienen como base un desajuste hormonal. Hay exceso de estrógenos y carencia de progesterona. El sistema endocrino es muy sensible. Se afectado por todo lo que pensamos, sentimos, comemos, tocamos y respiramos.

SPM VIDEO

Pincha sobre la imagen, y accede al vídeo de Ana Vítex sobre el SPM.       Herramientas de   autocoñocimiento   y   ginecompañía.                               La información, te dará poder.

Las “molestias” femeninas se suelen tratar de dos modos: Unas veces, como si fuera un castigo divino por ser mujer. Otras, se catalogan como un trastorno. Sobre todo, si puede beneficiar a los intereses de la industria farmacéutica. Pues, a veces, ni es una cosa ni otra.

En el diagnóstico del SPM, diferenciaría:

  • Sensaciones y percepciones características del cambio hormonal natural. Corresponden a la etapa premenstrual. Pueden ser más o menos aceptadas o incómodas por nuestro estilo de vida, sistema de creencias y cultural.
  • Malestares y síntomas que van más asociados a una disfunción hormonal, causada a su vez por un entorno hostil. Además, la anulación de las características y necesidades de esta etapa fisiológica natural puede provocar disfunción física, cognitiva, sexual y existencial. Cada vez se cronifican más síntomas y, además, son más complejos.
  • SÍNDROME DISFÓRICO PREMENSTRUAL:                                                                              El Sindrome Disfórico, es un Sindrome premenstrual muy grave, en que se pierde contacto con la realidad, y aparecen síntomas casi psicóticos. Backstrom, el ginecólogo de Umeä, decía que se trata de mujeres que tenían una base bipolar, o tendencias a gran excitabilidad mental o pensamientos suicidas, el efecto de exceso de estrógenos aumentaban la noradrenalina i adrenalina a limites muy altos. Si la paciente tiene rasgos de bipolaridad es importante consultar con psiquiatra en estos casos. Al tratar el problema psiquico de base el síndrome disfórico mejora. Y al tratar el Sindrome premenstrual con Progesterona micronizada mejoran aún más.

LA ETAPA PREMENSTRUAL

La etapa premenstrual es un momento de revisión y evaluación, con mayor capacidad crítica. Es por la influencia de la progesterona, la hormona de la verdad. Cada mujer cambia cada día. Nuestro cuerpo pide qué necesita en cada momento para que estemos sanas. Aquí encontramos desde retirarnos solas y llorar, hasta salir a bailar como unas posesas. La represión de este pulso vital lleva a somatizar la frustración vital en la que se ve encerrada.

Todos los sentidos se agudizan en esta etapa, mas el contexto cultural-social presiona para que se siga igual. Como si nada cambiara, como si el ciclo menstrual no afectara a “todo”. Esto perturba nuestra naturaleza y confunde la cosmovisión integral de la mujer sobre sí misma y su medio.

GRANDES FASES DEL CICLO MENSTRUAL

El ciclo menstrual se compone de dos grandes fases. La folicular y la lútea. En la fase folicular se forma el folículo y madura el ovocito, en la fase lútea del ciclo se libera el óvulo. El folículo o cuerpo amarillo que envolvía el ovocito que queda dentro del ovario es el que libera la progesterona. Cada fase activa con más intensidad un hemisferio del cerebro. En la primera fase, hay mayor capacidad mental. En la segunda, mayor capacidad sensorial.

Podemos distinguir cuatro etapas del ciclo menstrual: preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual. Cada día cambia nuestra estructura hormonal. En cada fase cambia nuestro nivel de energía, metabolismo, nuestra sexualidad y nuestro estado mental-emocional.

El día 1 del ciclo es el primer día de menstruación. Empieza a estimularse el folículo-ovocito. En este día, se une el final de un ciclo de un óvulo y el principio del siguiente.

CADA CICLO MENSTRUAL ES ÚNICO

Cada ciclo menstrual es único por: Las experiencias y reacciones vividas ese mes, el clima, momento astrológico y, por supuesto, porque cada óvulo es único. Ha vivido dentro de nosotras desde el vientre de nuestra madre. Su momento vital, salud y emociones afectaron a su formación como óvulo. Cada ciclo es el viaje de la vida de un óvulo. Una oportunidad de rehacer tu vida, de empezar de nuevo con las energías renovadas. Esto sucede si vivimos cada etapa con coherencia y respeto.

Cambiantes como la Luna

La vida de la mujer está condicionada por su ciclo hormonal, cada día cambiante como la Luna. Cada día, las hormonas tienen unos niveles y proporciones diferentes. Una sensible danza que pende de un sutil, delicado y ancestral ecosistema en equilibrio. Es necesario que reconozcamos nuestra cualidad cíclica; que recuperemos la conexión con los ritmos de la naturaleza.  Observar, entender, organizarnos y adaptar nuestra vida de acuerdo a nuestras fases, peculiaridades y condición cíclica nos ayuda a mostrarnos tal y como somos. Con dignidad, honor, amor y respeto.

Es el camino de la reconciliación con la feminidad que nos habita y nutre la vida. Por ello, promuevo el uso del calendario menstrual como llave de autogestión de la salud femenina.

LA PROGESTERONA, REINA DE LA ETAPA PREMENSTRUAL

La fase lútea y la etapa premenstrual

Corresponde a la luna en cuarto menguante, al otoño, a la menopausia…

Esta etapa comprende, desde la muerte del ovocito que no ha sido fecundado, hasta la menstruación.  La duración de esta etapa es de 12 a 16 días. Es el tiempo que permanece el cuerpo lúteo, encargado de segregar la progesterona, en los ovarios. Es un período de cierre de ciclo y de introspección. Además, biológicamente hay un duelo, pues el fin primario de nuestro organismo es la reproducción.

El cérvix o cuello del útero se mantendrá seco y cerrado hasta la salida del sangrado menstrual. El útero se retrae hacia atrás hasta que con la menstruación vuelva a posición vertical para facilitar la salida del endometrio. Hay un aumento del volumen de la glándula tiroidea, con elevación del metabolismo basal.

La hormona estradiol decrece en la etapa premenstrual, que ha ido aumentando hasta la ovulación, y entramos en el reinado de la hormona progesterona. El estrógeno llega a su máximo auge en la ovulación y su bajada es la señal que tiene el organismo para aumentar la producción de progesterona. A menudo, el problema es la falta de la metabolización del estrógeno. El hígado ya está saturado en sus funciones depurativas, si no descienden los niveles de estrógenos no aumentan los niveles de progesterona.

Una menstruación dulce y placentera

La progesterona tiene cualidades protectoras del organismo y del sistema nervioso. Es la hormona que prepara y nutre el endometrio o nido y sostiene la gestación, como su nombre indica. Es regeneradora de todas las células del cuerpo. La comunicación química que existe entre los ovarios y el cerebro es de doble sentido. La liberación de progesterona por parte de los ovarios, los conecta con los neurotransmisores cerebrales. Esto estimula la liberación de dopamina y endorfinas, que propician bienestar natural. Se prepara al organismo para una menstruación dulce y placentera, sin SPM. Conlleva una bajada de las defensas para facilitar el acogimiento de un “cuerpo extraño”, el embrión. Por eso, nuestro cuerpo pide más descanso. Si nos forzamos, pueden aparecer problemas por baja inmunidad: Herpes, cándidas, mucosidades, cólicos, infecciones, etc.

En la etapa premenstrual la mujer queda liberada y se encuentra con su esencia y su sombra. Sabemos con más claridad lo que SÍ queremos y lo que NO queremos, gracias a que se despierta la voz interna de la verdad, aflora una sabiduría innata, nos atrevemos a poner límites, si hemos acumulado frustración no expresada, sale toda junta. Es momento de soltar y liberar para poder menstruar en paz, sin SPM. Es un periodo de evaluación y reflexión donde pueden manifestarse aspectos difíciles de la vida de la mujer que necesitan cambiarse. La fase folicular queda atrás y, con ella, el imperativo biológico de búsqueda, acción, aceptación exterior y de reproducción. 

Danza hormonal

En la danza de las hormonas, el nivel de estrógenos baja. Aumenta la progesterona. Esta es la hormona encargada de facilitar la gestación. Mantiene al endometrio o nido sujeto a las paredes del útero o matriz. La progesterona es la hormona sexual con cualidades más femeninas.

A nivel energético, también es un periodo de reflexión, crítica y evaluación. A veces, vemos aspectos de nuestra vida que no nos gustan y sentimos el valor de expresarlo, ya que no estamos en la etapa de cortejo y seducción donde nos importa agradar a los demás. Por lo general es un buen momento para hacer limpieza y desechar cosas que no necesitamos.  Aparece mucha discordia emocional, mental y física. Esto es porque, en general, las mujeres no viven de acuerdo a su verdadera naturaleza y potencial. Es importante permitirse, retirarse donde pueda expresarse de forma libre.

Podemos sentir una sensualidad y erotismo diferente, no ligada a la procreación, sino más libre, creativa y mágica. Induce a un estado más introspectivo, receptivo, intuitivo, relajante… Está vinculada al otoño y a los arquetipos de la hechicera, la sacerdotisa, la chamana, la alquimista… En esta fase y en la menstrual hay una mayor actividad del hemisferio cerebral derecho, lo que facilita el pensamiento abstracto, sutil, intuitivo

Esta sociedad nos quiere siempre en las etapas preovulatoria y ovulatoria, donde somos más eficientes, tolerantes, sociables, entregadas a los demás. Queremos gustar y ser aceptadas por los demás porque de forma biológica buscamos la procreación. Pero las etapas premenstrual, sin SPM, y la menstrual no son bien aceptadas. Justamente, son las que nos dan poder de transformación, de conectar con lo invisible y mágico de la vida. Esta sociedad no nos quiere brujas ni hechiceras porque somos más poderosas y menos condescendientes, no tan racionales pero más sabias e intuitivas.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME PREMENSTRUAL (SPM)?

El SPM y el TDPM son trastornos neuroendocrinos.

El SPM se refiere a una amplia gama de síntomas físicos, emocionales y conductuales que pueden ocurrir desde la ovulación hasta la menstruación. Se dan en la fase lútea y en la etapa premenstrual, donde se desarrolla la progesterona.

Es importante como camino de autoconocimiento registrar un tiempo un calendario menstrual a modo de diario. Ahí, podemos observar si existen patrones, temas que se repiten y ver cuáles precisan ser abordados para nuestra mayor plenitud y felicidad. Nos ayudará a identificar incluso el SPM

Hay más de 70 síntomas agrupados en el SPM. Se calcula que 3 de cada 4  mujeres que menstrúan han experimentado alguna forma de síndrome premenstrual.

Hemos preparado un formulario para que puedas detectar si tienes síntomas del SPM, así como ayudarnos a estudiarlo, visibilizarlo y recabar información. Esto es muy importante para distinguir qué es parte de nuestra personalidad y qué es una disfunción hormonal y por tanto se pueden prevenir o suavizar. Podemos entender que los síntomas son llamadas de atención de nuestro cuerpo para ser escuchado y sino atendemos puede aumentar la intensidad o gravedad, como si gritara más fuerte…

El trastorno disfórico premenstrual era una parte del SPM hasta que ha sido clasificado como enfermedad mental.

El TDPM es una afección en la cual una mujer tiene síntomas de depresión graves, irritabilidad y tensión antes de la menstruación. Los síntomas del TDPM son más intensos que los que se observan con el SPM y depende de diversos factores donde una mujer puede desarrollar esta intensidad, sensibilidad, carácter, biografía, genética, etc En el síndrome disfórico, se pierde contacto con la realidad y aparecen síntomas casi psicóticos. Backstrom, el ginecólogo de Umeä, decía que se trata de mujeres que tenían de base una bipolaridad, o tendencias a gran excitabilidad mental, que con el efecto de exceso de estrógenos aumentaban la noradrenalina i adrenalina a limites muy altos. Al tratar el problema psíquico de base el síndrome disfórico mejora y al tratar el síndrome premenstrual  aumentando los niveles de progesterona mejoran aún más.

 

En nuestra cultura estamos condicionadas al qué dirán y no expresamos nuestra “locura sana”. Sin embargo, sí interesa diagnosticar la “locura enferma” y administrarnos psicofármacos para volver a nuestro cuerpo-mente jaula.

CAUSAS DEL SPM

El equilibrio hormonal se rompe: contaminación, represión y estrés.

Un desequilibrio hormonal, representado por el exceso de estrógenos, que deriva en una insuficiencia de progesterona, es la clave de casi todos los problemas ginecológicos, afectivo-sexuales y psicológico-emocionales de las mujeres.

La carencia de progesterona provoca un aumento excesivo en la liberación de la prolactina. Esto origina la mayoría de los síntomas del SPM y el SDPM. Las causas de este desequilibrio tienen multitud de causas, que provocan amplitud de características e intensidades.

Las glándulas endocrinas están unidas entre sí por un sistema de comunicación químico que son las hormonas, lo que le pasa a una afecta al resto. A su vez el sistema endocrino está ligado al sistema nervioso a través de los neurotrasmisores y ambos sistemas rigen todo el organismo. Pueden aparecer diversas molestias que no se identifican con una base de desequilibrio hormonal: metabolismo, inmune, músculo-esquelético, conductual-emocional… que parecen formar parte de nuestra personalidad.

En la etapa premenstrual algunas de las sensaciones y comportamientos iniciales se manifiestan como respuesta saludable o reacción natural a un contexto inapropiado para la integridad de la mujer. Así los síntomas serían los conflictos encarnados que ya han permeado la estructura neuroendocrina de tal forma que se ha instaurado una enfermedad.

Somos seres altamente adaptables al medio y para ello nuestra genética es modificable por medio de la cultura, a eso lo llamamos epigenética. Vivimos en una cultura judeocristiana, patriarcal y capitalista que nos quiere sumisas, dependientes e insatisfechas.

Factores culturales actuales que afectan al vulnerable sistema neuroendocrino son:
  • Desconocimiento y desconexión con el ciclo menstrual y la sabiduría ancestral. Son los ciclos y elementos de la naturaleza que facilitan la renovación y la evolución a nivel material y espiritual.
  • Represión sexual-creativa y de expresión artística emocional a través del cuerpo-mente. En realidad, si nos ponemos “histéricas” (que viene de la palabra griega hysterium que significa útero) es porque no estamos expresando toda esa creatividad y nos desborda.
  • Frustración de las relaciones afectivo-sexuales satisfactorias. Con nosotras mismas, nuestras criaturas y de apoyo mutuo entre mujeres. Idealización del amor romántico y cosificación del cuerpo femenino que favorece relaciones machistas. Falta segregación de hormonas del placer cotidianas: dopamina, oxitocina, serotonina, endorfinas. Los orgasmos en la vida diaria benefician a la salud general, sobretodo, en la mujer (por la conexión compleja existente entre los órganos sexuales y el sistema nervioso).
  • Estilo de vida que propicia el estrés mental, la separación de los sentidos, la intuición, el aquí y ahora, con un ritmo forzado y una sobreinformación que impide la constante escucha y regeneración del organismo. Como este ritmo crea agotamiento, es común el consumo de estimulantes. Se agotan las suprarrenales y nos mantiene con altos niveles de cortisol donde se activa el sistema simpático que limita el óptimo rendimiento de los sistemas de regeneración del organismo.
  • Desajuste con los ritmos circadianos. Cuando se altera el ritmo de descanso con estímulos y horarios, falta melatonina. Provoca insomnio, que afecta al sistema nervioso, endocrino, inmune, etc.
  • Alimentación inflamatoria y adictiva con déficit de nutrientes (azúcar, lácteo, gluten, café, alcohol). Medicación que sobrecarga el hígado. Este órgano es el encargado de filtrar los tóxicos y ayuda a metabolizar el sobrante de estrógenos en la ovulación para dar paso al incremento de la progesterona. La bajada insuficiente del nivel de estrógenos impide la subida necesaria de progesterona.
  • Exceso de prolactina (PRL). Los niveles más elevados son en fase ovulatoria y lútea. Su Se regula a través de la dopamina y se sintetiza en el lóbulo anterior de la hipófisis.
  • Contaminación ambiental que conlleva alteradores hormonales en todos los plásticos, humos, hormonas químicas presentes en anticonceptivos y en la cría de animales, pesticidas en los espacios, alimentos, cosméticos, productos de limpieza, tejidos, aire, agua, contaminación electromagnética, WIFI, 4G, 5G…

Las sustancias químicas liposolubles son más fáciles de acumular en las personas con más tejido graso. Las mujeres tienen casi un 15 % de materia grasa más que los hombres.  Esto las convierte en “bioacumuladoras químicas”. Se ha demostrado dicha contaminación al encontrar xenoestrógenos en toda la sangre menstrual analizada.

TRATAMIENTO DEL SPM Y EL SDPM

      Cronificando el desequilibrio

Cuando hay desajustes hormonales se prescriben hormonas sintéticas que imitan los estrógenos y la progesterona en diversos formatos: Píldora anticonceptiva, DIU hormonado, aro, parche, etc… A menudo, se presentan como reguladores del ciclo, pero resultan ser anuladores del ciclo menstrual.  Este tratamiento que en su inicio sólo era un anticonceptivo también cronifica el desequilibrio hormonal pues los ovarios disminuyen sus funciones y que afectan a nivel físico, mental, emocional y sexual. Los efectos adversos afectan a nivel cardiovascular y el cáncer.

De hecho aunque sea una combinación de estrógenos y progesterona, el organismo lo asimila todo como estrógeno y empeora el desequilibrio hormonal más común de base que es un exceso de estrógenos y una carencia de progesterona.

Contaminación ambiental

También se contribuye a la contaminación ambiental del planeta y sus ecosistemas. Por medio de la orina estas hormonas químicas acaban en los acuíferos y ecosistemas, alterando incluso genéticamente órganos reproductivos en numerosos seres vivos.

Se prescriben psicofármacos: ansiolíticos y antidepresivos, sin descartar previamente si se debe a un desajuste hormonal. Estos medicamentos provocan efectos secundarios, adicción y sentimientos de culpabilidad, frustración y discriminación social. Estos tratamientos al no resolver el desajuste hormonal de base, éste se cronifica.

Hormonas sintéticas

En el SPM, en vez de escuchar las necesidades no atendidas que causan el malestar y que supondría revisar el paradigma social actual, se prescriben hormonas sintéticas para anular los ciclos menstruales. Se convierte en un acto político erradicar las fases del ciclo de las mujeres. Sea cual sea el problema, siempre ofrecen la misma solución. Sin ovulaciones, sin menstruaciones, se pretende anular la voz de las mujeres, pero no su malestar ni sus causas. Se empeora el desequilibrio hormonal que causa el exceso de estrógenos, en cada mujer y en cada ecosistema, por medio de la orina. Esa orina cargada va a nuestras aguas y nuestros suelos.

Los anticonceptivos hormonales aunque sean más “suaves” en composición y combinación de estrógenos y progesterona impiden la ovulación. El organismo sintetiza la progesterona artificial como un tipo de esteroides.  Otra vez aumenta la hiperestrogenización.

Tienen efectos adversos y se han relacionado con: Enfermedades cardiovasculares, sobrecarga del hígado, cáncer de útero y mamas, problemas de fertilidad, disminución de deseo sexual… No olvidemos lo que no se ha analizado: Cuánto afecta al resto de glándulas endocrinas como la tiroides, la desconexión, confusión, falta de capacidad crítica, de decisión, etc..

Es importante recordar que los anticonceptivos hormonales no regulan el ciclo. Lo anulan, porque los ovarios dejan de producir hormonas sexuales al entrar las químicas en el torrente sanguíneo. Por supuesto, dejas de ovular. Por eso se impide la concepción, y dejas de menstruar. El llamado “sangrado de privación”  se produce es por cambios de vascularización al parar la administración hormonal externa. No es sangre menstrual.

Psicofármacos

En el caso del Trastorno Disfórico Premenstrual, cuando la intensidad del malestar persiste o se agrava a nivel emocional-conductual, se deriva a psiquiatría. Por supuesto, además de las hormonas artificiales. Se ha creado como categoría diagnóstica de trastorno mental, dentro del trastorno depresivo y es tratado con antidepresivos.

Tomar antidepresivos puede generar sentimiento de fracaso, autotraición, culpa y confusión. Crean adicción y generan desconexión interna. A menudo, las mujeres siguen tomándolos por miedo a parar la medicación y no saber gestionar el cambio. Es necesario crear centros especializados para el acompañamiento en la deshabituación de psicofármacos de forma integral. Psicoterapia, plantas medicinales como el Hipérico, hábitos de vida saludables de ejercicio, meditación, alimentación consciente y nutritiva…

Es muy difícil que una mujer tomando psicofármacos y hormonas sintéticas pueda ser una misma y ser feliz.

VITEX AGNUS CASTUS VERUS SPM Y SDPM

En una revisión de estudios clínicos de evidencia con grupo control de Vitex A.C. para SPM y SDPM concluyen los autores que los ECA que utilizaron Vitex A.C. para el tratamiento de PMS / PMDD sugirieron que el extracto de Vitex A.C. es una alternativa segura y eficaz a considerar para el tratamiento de los síntomas de PMS / PMDD*(1).

Ginevitex: Sé tú misma, sé feliz

Desde la atención personalizada de Ginevitex he podido acompañar a mujeres que, diagnosticadas de Síndrome disfórico premenstrual e incluso de trastorno bipolar han recobrado el bienestar. Restablecen el equilibrio hormonal de forma efectiva, segura y natural tomando Ginevitex.

El Vitex Agnus Castus fue catalogada como planta medicinal por la Agencia Europea del Medicamento a raíz de los estudios realizados para tratar con evidencia científica el Síndrome Premenstrual. Por ello se puede encontrar en farmacias como medicamento, como Dismegyn de laboratorios Gynea. Esto permite que se pueda recetar en ginecología, dar opciones naturales y seguras en los tratamientos ginecológicos y psiquiátricos. Además existen las presentaciones como complemento alimenticio, que es el caso de Ginevitex.

MENSTRUACIÓN

Nos encontramos ante una auténtica castración de la mujer. Provocada por la sociedad general y la médica en particular. Cuando una mujer acude a un especialista, no se tiene en cuenta su condición cíclica básica. Se olvida la relevancia que tiene el sistema endocrino en su salud general. Tanto en el sistema inmune, estados inflamatorias, metabolismo… como en el estado emocionales, mental, etc.

La falta de hierro en sangre es algo muy común en la población femenina. Más, cuando por el desequilbrio hormonal, el sangrado es abundante (más de 80 cm3). También puede haber falta de magnesio, potasio… La alimentación actual resulta deficitaria en minerales. Estas carencias pueden ocasionar síntomas tanto en el sistema músculo-esquelético como dolores de cabeza, inflamación, fatiga, tristeza, etc. A menudo se tratan de forma superficial sin ir a las causas.

LLEGANDO AL LÍMITE

Cada vez, es más común entre las mujeres el Síndrome de Sensibilidad Química o Múltiple. También la fibromialgia y la fatiga crónica. Enfermedades autoinmunes, problemas de tiroides… Son los cuerpos-mentes de las mujeres expresando al límite su resistencia a un medio agresivo y una falta de educación en autoamor.

Por ello es tan importante distinguir, aceptar e integrar este cambio cíclico y cómo afecta a nuestra vida. Comprender que somos cambiantes y tenemos diferentes capacidades y necesidades a lo largo del mes. Comprendiendo esto y respetándolo, a menudo es suficiente para vivir la vida que nos pertenece y merecemos. Es maravilloso vivir de acuerdo a nuestros ritmos naturales.

Este autoconocimiento nos da poder para decidir sobre nuestros cuerpos. Exigir nuestros derechos de adecuar los contextos a nuestra diferencia. Respetarnos para ser respetadas.

UN MUNDO MEJOR

La cultura y las emociones moldean los cuerpos, el estrés, la contaminación ambiental y electromagnética nos afecta. Los niveles de estrógenos y progesterona se desequilibran y la prolactina se dispara. Estamos rodeados de disruptores endocrinos.

Entonces, en lugar de tener paz y sosiego para reencontrarnos con nosotras mismas, estamos desquiciadas, a la defensiva e irascibles.

Las mujeres no tenemos que sufrir por el hecho de ser mujeres, aunque este mensaje esté grabado en nuestra psique y en nuestro cuerpo.

Ha llegado el momento de cuidar de nosotras, amarnos tal y como somos,

pariendo nuestro mundo más hermoso cada día. Nos amo.

Ana Vitex

(1. Arch Womens Ment Health. 2017 Dec;20(6):713-719. doi: 10.1007/s00737-017-0791-0. Epub 2017 Oct 23.Vitex agnus castus for premenstrual syndrome and premenstrual dysphoric disorder: a systematic review.Cerqueira RO(1), Frey BN(2)(3), Leclerc E(1), Brietzke E(4)).

https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/13697137.2015.1041232?journalCode=icmt20