ENVÍO GRATIS: 40€península - 60€ Baleares - 80€ Canarias
15 AGOSTO: Día de la Madre Divina

15 Agosto: Día de la Madre Divina, Diosa de la Cosecha

El 15 de agosto es la única Fiesta Nacional vigente en nuestros días en honor a la Madre Divina, día de la Asunción de la Virgen. Se conmemora la muerte, la resurrección y la asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos. Se celebra la transformación, pues algo debe morir para crear algo nuevo y renacer.

Madre Divina Deméter y otras Diosas

En la Grecia Clásica es la Diosa Deméter. Ella es la que consagra sus funciones a la protección de las cosechas y la fertilidad de los campos. Como Diosa de la tierra, la agricultura y los cereales, era una de las más importantes, junto con su hija Perséfone. Se llamaban “Las diosas”.

Podría, también, ser considerada una de las múltiples variantes de la Diosa Madre. Se adoraba desde los primeros pasos de la humanidad. Como muestra, se tiene constancia de la existencia de estatuas prehistóricas de adoración de la fertilidad en la Edad de Piedra. Estan fechadas alrededor de 20.000 a.C. en Europa y Oriente Medio.

Todas personifican la tierra nutridora;  la tierra como base de alimentos y de Vida, la fuerza o potencia elemental que da la Vida.

Deméter se relaciona con Venus o el lucero del alba y también con la Diosa Fenicia Asterté, la mesopotámica Ishtar y con Isis, Madre Divina Egipcia. Esta última fue la única deidad de Egipto que fue adorada hasta en el Imperio Romano antes de que su culto fuese prohibido en el año 535 d.C..

Se encuentran varias diosas con rasgos primitivos en la mitología griega. Además de Deméter, que son: Afrodita y, en menor grado, Artemisa y Atenea. Hay aspectos del culto a estas diosas que han perdurado en la adoración de la Virgen María.

Dependemos del ciclo de cultivo

La Diosa de la Cosecha es una deidad importante para todos. Sea que vivamos en el centro de una ciudad o en el campo,  dependemos del ciclo de cultivo para la alimentación y la vida.

Las espigas de cereal están listas en verano para ser transformadas en harina y luego en pan. Aunque ahora esté mal considerado, el pan ha sido la base de nuestra civilización. Asímismo, los tallos proporcionaban alimentos y cama para los animales. La ganadería y la agricultura fue lo que nos distinguió del resto del Reino Animal.

El fin de la cosecha de grano es un tiempo natural para que celebremos y honremos a la Diosa de la Cosecha. Era una época en que la gente podía tomar un breve descanso del trabajo agotador. Tras saber que el grano fue cosechado cuidadosamente, nuestros ancestros podían celebrar que había comida para el invierno venidero.

La historia de esta diosa griega Deméter se vincula a la expansión de la agricultura por el mundo. Al cambio de paradigma en la civilización. El paso de una cultura nómada a una vida agrícola sedentaria, así como el orden social, la propiedad, el matrimonio, etc una visión patriarcal de la Gran Madre Original.

Conectando con la Madre Divina

Si queremos conectarnos con la Diosa de la Cosecha y aprender el misterio de Demeter podemos, simplemente, sostener una espiga de trigo o cebada en nuestras manos. Meditar sobre ella. ¿Cómo se siente? ¿Qué es lo que nos dice? La espiga madura de trigo no tiene la suavidad de la juventud, pero sí la madurez de la edad. Es seca, mas tiene la promesa de la transformación. De ella puede brotar Nueva vida, porque en su interior yace la semilla. Dentro de la semilla se encuentra la promesa de la reencarnación y el renacimiento. Este fue el secreto revelado al iniciado: nacemos, vivimos, morimos y vivimos de nuevo.

Sus atributos son: un haz de espigas de cereales en una mano y en la otra bien la hoz, el cetro, el cuerno de la abundancia o la antorcha. Sus animales son: el caballo, la serpiente, el cerdo y la grulla. Los colores el verde y el dorado. Las plantas los cereales y las amapolas.

Fiestas en Honor a la Madre Divina

En la Antigua Grecia se celebraba un Festival en su honor exclusivamente para mujeres. A sus sacerdotisas se les daba el título de Melisas. En estas ceremonias se adornaban con espigas. Hay constancia de que también con flores de Vitex o Sauzgatillo y dormían en lechos con sus hojas, eran ceremonias secretas y no sabemos lo que allí ocurría pero algo nos podemos imaginar....

Invocar a Demeter en nosotras puede ayudarnos a la hora de asegurarnos nuestro sustento, la prosperidad para nuestras vidas, la organización y la capacidad de transformación y de nutrición inagotables. También a sentir la confianza plena en la Vida y en la Gran Madre que nos acoge y portamos dentro de cada una de nosotras.

Recordemos que la Madre siempre nos acompaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.