Nuestra Historia

Ginevítex, más que un producto, es un proyecto de vida al servicio de la mujer.

¡Hola! Me llamo Ana

Como muchas mujeres, padecía fuertes dolores de regla que limitaban mi vida y me obligaban a retirarme del mundo, lo cual ahora entiendo y agradezco. Hasta los 22 años no encontré algo que realmente calmara aquel dolor: el ibuprofeno. Aunque sentía cierto rechazo a tomar tanto químico.

Un viaje y una mudanza: Menorca

Viajando a Menorca compré un libro de plantas medicinales y encontré el Vítex con una bella imagen. Gracias a ello pude reconocer una planta de Vítex en el campo menorquín. Dejamos la vida en la ciudad para ir a vivir a ese lugar. La recolecté y la probé para mi dolor de regla y fue maravilloso, por primera vez en mi vida, sentía placer y paz profunda en los días de menstruación.

Cada mes, mi pareja me preparaba infusiones de los frutos de Vítex y, un año después, en ese mismo lugar, concebimos a nuestro primer hijo, Xaloc.

En esa época viajábamos en autocaravana buscando proyectos rurales, comunidades o ecoaldeas donde vivir de forma coherente. Solía encontrar la planta sin buscarla y la recolección del vítex se convirtió en una tradición familiar. Siempre teníamos semillas de vitex y las regalaba a las mujeres para que disfrutaran del bienestar que me aportaban a mí. En ese periodo nació nuestro segundo hijo, Zoe y me formé como doula.

Problemas en el Pirineo

Uno de nuestros viajes nos llevó a vivir al Pirineo Catalán. Estando allí, se acabaron mis provisiones de semillas y flores, y allí no podía recolectarla.

Buscamos por herbolarios y nadie conocía la planta, pero encontramos unos comprimidos de Vitex Agnus Castus o Sauzgatillo. De esta manera pude seguir tomándola y regalándola a las mujeres para que dejaran los medicamentos.

Formación Y NACIMIENTO DE LA MARCA

Realicé un postgrado de Medicina Naturista en la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza en el que exigían proyecto de investigación. Sin dudarlo elegí a mi amiga Vítex, lo cual me llevó a descubrir que existía una amplia literatura científica sobre la planta, con diversos estudios y evidencias, sobretodo para el síndrome premenstrual, que también padecía.

Sentí con más claridad que mi misión era dar a conocer esta planta y sus grandes cualidades. Me propuse distribuir algunas marcas que había encontrado, pero eran todas elaboradas en el extranjero.

Fue mi pareja, Yeray, el que me animó a que creara una marca propia. Gracias a su apoyo lo llevé a cabo.

El equilibrio entre la intuición y la razón nutre este proyecto que nos une más cada día.

Justo antes de parir a Nayma, mi única hija, elaboré mi primera tintura. El sabor me resultó más agradable que la infusión y empecé a tomarla cada día del ciclo.

Pensando en el desarrollo del proyecto, nos trasladamos a la comarca Marina Alta (Alicante) porque el clima mediterráneo es idóneo para la planta y mi familia.

El primer nombre del preparado fue ViteXaloc, Vítex (tejer o trenzar) y Aloc, como se llama la planta en Baleares. “Casualmente” comprende el nombre de nuestro primer hijo: Xaloc, concebido en el mismo lugar donde encontré la primera planta de Vitex.

ViteXaloc se vendió durante 5 años, sobretodo en mercados ecológicos y artesanos, sirviendo de fase experimental.

Ginevitex un proyecto de vida al servicio de la mujer

Ginevítex: tal y como es hoy

Ginevítex nació el 1 de mayo de 2017 en el 1er Festival Tierra de Lunas, mujeres alumbrando un mundo nuevo.

Desde entonces se vende en online y en tiendas de toda España, tras pasar todos los controles, registros de sanidad y todas las garantías como complemento alimenticio.

Ginevítex: definitivamente el mejor producto elaborado con Vitex Agnus Castus del mercado

Nuestra misión

Ginevítex es un proyecto de vida al servicio de la Mujer, que se desarrolla al ritmo de nuestra propia transformación y evolución personal.

Vivimos un momento histórico de despertar de la Energía Femenina. Con nuestro producto contribuimos a recuperar la sabiduría ancestral de la cultura mediterránea para abordar problemas ginecológicos. Nos guía el respeto y el amor profundos a las mujeres y sus cuerpos como parte de la Naturaleza.

Queremos a las mujeres libres de medicalización, libres de la manipulación de su sexualidad, conectadas a la naturaleza, al poder creador. Pretendemos honrar la capacidad femenina de cuidar, amar y sentir placer para ellas y su entorno. Queremos mujeres felices y auténticas para crear un mundo mejor.

Partimos de un propósito más amplio de transformación social, no sólo en lo que ya supone el producto en sí, sino en las actividades altruistas y complementarias que venimos realizando, como charlas, círculos y encuentros de mujeres, donde todo se retroalimenta y toma sentido.

También se ha creado la Red de Mujeres de la Marina Alta y alrededores con encuentros mensuales de mujeres, abiertos y gratuitos; grupos de comadres; la Casa Madre de Orba,un espacio para el encuentro, el apoyo, la celebración y la inclusión de las madres y las criaturas en la vida social comunitaria.

También ofrezco mis servicios de doula, partera y consultas personalizadas gratuitas “de mujer a mujer” por mail, teléfono o WhatsApp.

Pasamos de la Ginecología (el estudio de la mujer)  a la Ginecompañía (la sanación de acompañarnos unas mujeres a otras).

Creo profundamente que el simple hecho de estar conectadas con nuestros cuerpos, escuchar las sensaciones y la intuición, es suficiente para que aflore una gran y verdadera medicina. Tanto para nosotras como para las personas que nos rodean. Es el ecofeminismo, donde la naturaleza salvaje del planeta y la de nuestros cuerpos es una sola.

Actualmente estoy cocreando  la “Tienda Roja Marina”: encuentros de mujeres, un fin de semana al mes, donde caminar juntas.

Cuando sana una mujer, sanamos todas.

 

Vítex significa trenzar o tejer pues se usaba también para cestería, por ello es un honor que me llamen Ana Vítex.

Gracias

Ginevítex: definitivamente el mejor producto elaborado con Vitex Agnus Castus del mercado

Las plantaciones

Estamos contribuyendo a recuperar esta planta autóctona en la Comunidad Valenciana, creemos que son patrimonio natural y cultural, ya que la relación con las plantas es tan antigua como la propia humanidad.

Hemos iniciado varias plantaciones en la zona, mantenemos acuerdos de colaboración con agricultores ecológicos a los que facilitamos esquejes o planteles  para potenciar la biodiversidad, la economía agraria, la agricultura ecológica y la  sostenibilidad a largo plazo.

Las plantas autóctonas son las idóneas para cada clima porque prosperan con facilidad.

En la Comunidad Valenciana, por su rareza e interés, las denominadas poblaciones naturales de Vítex, aparecen en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas (Orden 6/2013, de 25 de marzo), en el Anexo II, como “Especie de Flora Protegida no Catalogada”.

Una muestra de la celebración de la cosecha de los frutos de Vítex en las plantas que tenemos en casa junto con nuestros hijos y amigos.

Ana recolectando frutos de Vítex Agnus Castus en las plantas de casa en Alicante.