ENVÍO GRATIS: 40€península - 60€ Baleares - 80€ Canarias
|ginecompania_mujer_ginevitex_menopausia

ENSEÑAR EL CICLO MENSTRUAL A LAS JÓVENES

Todas las mujeres, con suerte, vamos a llegar a la etapa de la menopausia en un momento de nuestro ciclo menstrual. Se habla poco del tema y, hoy, vamos a hablar de ella desde una óptica diferente.

Cuando una mujer llega al final de su vida cíclica, otras están entrando en ella. Es una rueda sin fin de ciclos que se suceden. 

Las mujeres maduras tenemos la responsabilidad de pasar el testigo a las más jóvenes para que, en la siguiente vuelta de la rueda, se pueda vivir con mayor conciencia y plenitud.

Nuestros errores, nuestros aciertos y, sobre todo nuestro aprendizaje, es oro para la siguiente generación.

PORTADORAS DE SABIDURÍA, MAESTRAS DE LA VIDA

Se vive la menopausia como un periodo de pérdida. Un final que nos deja en la cuneta. La sociedad nos indica, subliminalmente, que dejamos de ser fértiles, útiles y atractivas. 

Pero esa NO es la realidad. 

Cuando cerramos el círculo somos portadoras de una gran sabiduría. Nos convertimos en maestras.

Tal y como están las cosas no podemos esperar a que el sistema educativo o sanitario se encargue de esta área de la educación tan necesaria. En toda la carrera de medicina se estudia el ciclo menstrual solamente una hora. 

La mayoría de los psicólogos y psiquiatras no lo contemplan en sus tratamientos, a pesar de que el movimiento de nuestras hormonas produce cada mes cambios en nuestro sistema inmune, en nuestra fisiología, en nuestra sexualidad, en nuestra emocionalidad y en nuestra mente.

Por eso creamos el concepto “Ginecompañía”.

Una mujer que ha cerrado la rueda completa de su ciclo menstrual tiene un saber invaluable. Haber experimentado en tu vientre y en todo tu sistema la conexión con los ritmos de la naturaleza es un enorme saber que no debemos dejar perder.

Por eso hemos creado una lista con 10 consejos para transmitir la sabiduría de los ciclos, no solo para mujeres menopáusicas, sino para todas las mujeres que tienen contacto con niñas y mujeres más jóvenes. Son ideas para transmitir una relación saludable con el ciclo menstrual a las siguientes generaciones.

1. Habla con naturalidad de tu ciclo y tu sangre a los niños y niñas

La educación menstrual no empieza el día de la primera regla, sino que se normaliza luna a luna durante toda la infancia.

2. Responde siempre a sus preguntas cuando te las haga

En el momento en el que surge en la niña la curiosidad por el tema, es muy importante atenderla. Contesta en el mismo momento para no cortar esa curiosidad. Un silencio o una evasión tiene mucho más significado para una niña de lo que nos parece. 

Cuando el interés viene de ella, es el mejor momento para iniciar una conversación más larga, donde puedes extenderte, adaptando la profundidad y la complejidad a la edad de la niña o del niño.

3. Regálale una compresa pequeña de tela o déjale alguna de las que tú uses

Es muy importante que pueda tener contacto con los productos de higiene menstrual.

A mi hija le regalé unos salvaslips de tela con colores y dibujos muy bonitos y están en su cajón de ropa interior desde los 6 años. Juega con ellos. El día que tenga que usarlos, no añadirá a todas sus inquietudes un aprendizaje más.

- Ana Vítex -

Hierve con naturalidad delante de ella tu copa menstrual, deja que te vea verter tu sangre a la tierra. Pídele que te acompañe para normalizar esta situación, así, no sentirá que es un tema que se debe ocultar.

No es algo sucio, negativo o de lo que deba avergonzarse, como nos ha ocurrido a muchas de nosotras. Puedes transmitirle que es algo íntimo, pero no por ello hay que esconderlo siempre, ni es negativo.

4. Léele o cuéntale un cuento sobre el ciclo menstrual. Invéntalo o busca entre lo ya publicado

Hay libros como “El tesoro de Lilith” o “El libro rojo de las niñas” que pueden servirte de ayuda. 

También puede ser algo bonito escribir tu propia fábula, que transmita tu experiencia y lleve la impronta de la vivencia menstrual de tu propia familia. 

Yo inventé uno para mi hija. Lo comparto por si te sirve de guía:

A toda mujer joven le llega un día en el que su cuerpo se llena de magia. Ese día, cuatro hadas que están dormidas dentro de ti, despertarán y comenzarán a danzar a tu alrededor. 

Durante las siguientes semanas recibirás la visita de una de ellas.

Primera hada: es un hada anciana. Invierno. Derramará sangre en tus braguitas para anunciar su llegada. Traerá el regalo de la mirada interior y la sensibilidad. Cuando ella esté, será más fácil darte cuenta de cómo te sientes y de qué necesitas. A veces te traerá ganas de llorar o te llevará a conectar con tu creatividad. Seguramente, querrás estar tranquila y, probablemente, sola o en compañía de personas de mucha confianza. Quizás en compañía del Hada de invierno, ni te apetezca hacer las cosas que más te gustan.

Segunda hada: es un hada niña. Primavera. Traerá alegría, energía, ganas de jugar, de probar cosas nuevas, de iniciar proyectos y de vivir intensamente. Te apetecerá hacer actividades. Tu mente estará clara y lúcida para las matemáticas y resolverás los problemas con facilidad.

Tercera hada: es un hada joven. Verano. Traerá ganas de estar con amigas, de salir, de cuidar, de escuchar y complacer a los demás. Serán días en los que estarás radiante, te sentirás guapa, amorosa y generosa. Disfrutarás de tu gran capacidad de lograr lo que te propongas. Esos días, querrás pasarlo bien y será difícil que algo te moleste. Quizá en esos días, despierte tu deseo de ser madre algún día y te sientas más atraída por alguien.

Cuarta hada: es un hada madura. Otoño. Cuando recibas su visita quizá te sientas un poco más especial. Una poderosa hechicera, valiente para poner límites. Viene a recordarte que es importante cuidarte y respetarte. También es posible que estés enfadada en algunos momentos, que te molesten cosas de los demás y te sientas desbordada. La sabiduría de este hada es muy valiosa. Aprende a escucharla. Aliarte con el bosque, el agua, las plantas o animales puede reconfortarte.

Si das un espacio a cada hada y aceptas su forma de ser, se harán amigas entre ellas. Serán tus consejeras y danzarán dentro de ti con alegría. Cada una, dará paso a la siguiente con agradecimiento. Cada una te ofrecerá sus dones para que aprendas a conocerte a ti misma y a comprender, desde lo profundo, cómo funciona la vida en este planeta. No te aferres a ninguna, ni desprecies a otra. Disfruta de cada una de ellas. Vivirán contigo un tiempo, una parte de tu vida, y volarán. Esa danza dentro de ti, es el latir del planeta Tierra y la llamada de la naturaleza, para vivir en sintonía con ella.

- Ana Vítex - 

5. Relaciona siempre el ciclo menstrual con los ciclos naturales

La luna, las estaciones, el día y la noche… Es importante que las niñas entiendan que hay un tiempo para actuar y otro para descansar. Tanto fuera como dentro de ellas se repite ese patrón de expansión e introspección.

El calendario menstrual es una herramienta certera de AUTOCOÑOCIMIENTO, el camino más evidente de conocernos y reconocernos en nuestra expresión de ser mujer: el ciclo menstrual.

El registro del calendario menstrual ayuda a conocernos, aceptarnos y, con mayor perspectiva, cambiar lo que queramos en nuestra vida. Conocernos a partir de nuestros ciclos es algo tan simple como revolucionario.

Puedes descargarte el calendario que tenemos disponible en nuestros recursos gratuitos.

6. El día de su primera luna, acompáñala. Atiende sus preguntas y necesidades

Si se trata de tu hija y puedes, ese día no es para dar una charla y se acabó. Ese día pueden surgir molestias, dudas y mucha vulnerabilidad. 

Estar disponible para ella con ternura y respeto será la forma de marcar un inicio, donde ella entienda que su autocuidado en esos días es importante.

7. Celebra su primera sangre como ella quiera

Los rituales son muy importantes para que el inconsciente entienda las distintas etapas vitales en las que entramos. Es una forma de no estancarnos y madurar. No hacen falta altares ni tambores. Basta con la intención y con un símbolo o acto. 

Por eso, una cena, un vestido, una rosa, un poema, un cinturón, un baño, un brindis o una tarta puede ser un ritual y un regalo en sí mismo.

Respeta si quiere celebrar contigo, ella sola, con amigas… deja que decida qué tipo de celebración quiere. Es capaz de decidir y es una forma de darle su poder, de establecer un comienzo en el traspaso del cetro de poder que ostenta una madre durante la infancia de su hija.

8. Comparte todo lo que te ha funcionado para aliviar los síntomas en tu menstruación

Tu experiencia y sabiduría es importante. Dar a conocer todo el abanico de plantas o medicinas sintéticas para aliviar los síntomas, tiene mucho más valor si se hace desde la experiencia. 

Háblale de las plantas que nos ayudan, como la Vitex A.C., que ayuda a mantener las hormonas en equilibrio. 

Cuéntale sobre remedios, como las infusiones de salvia, pasiflora, aceite de rosa mosqueta y clavo en el vientre, calor abdominal, alimentación antiinflamatoria... 

Explícale la importancia del descanso, de mantener la regulación hormonal, de GinevÍtex®. Dile lo que te ha funcionado y lo que no. La experiencia es mucho más valiosa que la información sola.

9. Es importante contar que el ciclo se acaba, que lo valoren y lo honren como un don

Hablar a las que vienen detrás sobre los cambios que vivimos las mujeres en el climaterio y la menopausia, es clave para que estén preparadas cuando llegue el momento. Sobre todo, contar que es un final y un nuevo principio.

Es crucial dar visibilidad a esta etapa como algo natural y positivo que nos convierte en mujeres muy sabias. Ayudará a que no lo vivan como una enfermedad o una patología. 

10. Este punto te lo dejamos a ti

Cuéntanos qué haces para traspasar este conocimiento a las mujeres jóvenes de tu alrededor. Seguro que tu experiencia enriquece a muchas mujeres, es un paso hacia la Ginecompañía.

2 comentarios en “ENSEÑAR EL CICLO MENSTRUAL A LAS JÓVENES

  1. Llevo unos años tomando ginevitex . Ahora mi hija de 13 años ( lleva dos años menstruando) ha empezado a tener sangrados muy dolorosos , como yo los tuve antes de mi embarazo. Quiero empezar a darle ginevitex de forma continuada para ayudarla con esto. ¿Puede una niña de su edad tomarlo de forma permanente? Gracias

    1. Buen día, Serena, gracias por la confianza.
      Para garantizar la mejor respuesta a tu consulta, en Ginevítex, tienes un servicio de atención personalizada con el que puedes contactar a través del siguiente formulario: https://ginevitex.com/atencion-personalizada/formulario-att-personalizada/

      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.