La menopausia es una etapa que se suele asociar con un montón de problemas, cuando, en realidad, se trata de un período de transformación increíble y apasionante, un momento crucial en la vida de las mujeres. 

Cuando se nombra la frase “estás menopáusica”, a menudo se usa despectivamente. Aparece, muchas veces, como sinónimo de: estás loca, acabada, enferma, vieja, chocha… se da a entender que peligra tu salud y tu sexualidad. Definitivamente, no queremos este tipo de limitaciones.

En este artículo, abordaremos la menopausia de forma real, profunda y positiva, para comprender qué significa realmente esta poderosa etapa vital que, a día de hoy, es un tabú en nuestra cultura.

Y, además, te presentaré formas naturales para atender los síntomas que padecen muchas mujeres en esta etapa, apoyar el equilibrio de forma natural y vivir la menopausia con ilusión, disfrute y energía.

Es un tema que me encanta tratar de tú a tú, y por eso empezaré por este vídeo donde te explico qué es lo que sucede durante la menopausia y te doy consejos prácticos y naturales para iniciar esta nueva fase de la vida con salud y bienestar.

 

¿Qué significa la menopausia?

El término menopausia deriva del griego men (mes, menstruo) y pausis (pausa), por lo que significa la parada de la menstruación, el final de la ciclicidad mensual.

La menopausia es el comienzo de la etapa de la vida donde una mujer se libera y desarrolla su personalidad como jamás lo había hecho anteriormente. De hecho, la menopausia es una de las características que nos diferencia del resto de primates, ya que las mujeres somos las únicas hembras que vivimos más allá de la función reproductiva.

En esta fase vital, las mujeres tienen la oportunidad de conectar con un gran poder que no siempre nos atrevemos a desplegar. 

Pero, por desgracia, de forma generalizada, la menopausia se asocia a un sinfín de “síntomas”: 

  • sofocos,
  • dolor de cabeza,
  • dolor de pechos,
  • sangrados excesivos,
  • acortamiento del ciclo,
  • sequedad vaginal,
  • falta de deseo sexual,
  • sobrepeso,
  • retención de líquidos,
  • osteoporosis,
  • pérdidas de orina,
  • cansancio,
  • Insomnio, no poder dormir,
  • dolores articulares,
  • altibajos emocionales,
  • ansiedad,
  • depresión, etc.

Como cualquier etapa, los síntomas vienen a mostrarnos las incoherencias que se dan entre lo que realmente somos, lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos. En esta etapa esto se manifiesta con más fuerza porque se recogen los resultados de la trayectoria de vida.

La edad media de menopausia en nuestra cultura es de 50 años, aunque se observa que se está adelantando debido al estilo de vida (estrés y sedentarismo), alimentación inadecuada y la contaminación medioambiental. 

Además, existe la menopausia inducida, por intervenciones quirúrgicas o tratamientos agresivos como la quimio y la radioterapia.

“¿Qué significa ser mayor en esta cultura? ¿cuáles son las nuevas responsabilidades? ¿qué hay que dejar atrás para dar paso a las transformaciones de energía, listas ya para ser vertidas dentro de nuestro cuerpo y nuestra alma?” (Marion Woodman)

¿Qué ocurre en el cuerpo durante la menopausia?

A semejanza de lo que ocurre con la electricidad, pasamos de energía de corriente alterna a corriente continua, o como el metabolismo puede pasar del consumo de glucosa al consumo de cetonas. Nuestro sistema de retroalimentación cambia de funcionamiento. El cuerpo sabe hacerlo y sabe cómo hacerlo para estar sanas y plenas.

La menopausia es un proceso natural y fisiológico donde bajan los niveles de producción de hormonas sexuales femeninas. Normalmente solo se nombra la pérdida de estrógenos, y se recomienda tomar fitoestrógenos o estrógenos de origen sintético para compensar. Pero, una vez más, nadie habla de nuestra querida progesterona. 

Además, el fin de la fertilidad biológica no significa que no necesites tus órganos sexuales y reproductivos. Más aún, la menopausia  no debería ser un atenuante para la extirpación de ovarios y útero. Se impone esta razón para realizarlo con mayor facilidad, cuando habría que evitar su amputación lo máximo posible. Son órganos muy importantes que no solo están al servicio de la fertilidad biológica. 

Intentar conservar los órganos sexuales femeninos, igual que se hace con los masculinos, siempre que sea posible, es la mejor opción.

Los ovarios siguen teniendo una gran función, no solo a nivel energético como órganos creativos. El proceso de reproducción se lleva a cabo en las capas externas de los ovarios: cuando éstas dejan de madurar óvulos, las capas más profundas y centrales de los ovarios entran en acción y comienzan a segregar hormonas.

La gran noticia es que en esta etapa los niveles de testosterona se elevan, para compensar la falta de estrógenos y le otorga una percepción y cualidades extraordinarias. Una mujer madura equilibra su parte femenina y masculina, se mantiene en una posición más estable, con mayor lucidez y claridad, con más poder.

¿Cuándo comienza la menopausia, y cuándo termina?

Hay diferentes términos para nombrar los diferentes estadios.

Aquí os cuento qué pasa en cada fase, del modo en que yo siento más coherencia.

En primer lugar, hemos de saber que la menopausia es un proceso de transformación biológica y psicológica profundo. No ocurre de manera lineal, ni rígida. En cada mujer es diferente, cuantitativa y cualitativamente, los cambios afectan todas las áreas de su vida. Supone una verdadera re-evolución física, mental, emocional, existencial, afectivo-sexual, social, etc.

Etapa 1: premenopausia, un cambio de paradigma

La premenopausia es un proceso de preparación y transición para el cambio de la vida regida por los ciclos menstruales hacia la menopausia.

¿Cuándo empieza? En general, la bajada hormonal suele darse a partir de los 40 años, y puede ser un proceso largo de hasta 10 años.

En esta etapa puede haber ciclos irregulares, pérdidas entre periodos, acortamiento del ciclo y el sangrado, sangrado excesivo, ciclos de sueño más cortos, sofocos, aumento de peso, etc.

Se pone en valor el autoconocimiento y se evalúan las experiencias acumuladas, los roles adquiridos, las prioridades y las expectativas. Todo esto puede dar lugar a diversos conflictos y contradicciones. Muchas mujeres describen este período como una etapa premenstrual constante.

En un símil con la transformación de la mariposa, esta sería la fase “Oruga”.

 

Etapa 2: menopausia, una segunda oportunidad

La menopausia se considera que llega cuando ha transcurrido un año seguido sin menstruación, aunque puede haber pasado este periodo y volver a sangrar puntualmente.

Es tiempo de hacer balance y evaluación de objetivos y comportamientos. Preparación a la acomodación y la constitución del nuevo paradigma que es el climaterio. 

La menopausia es un rito de paso en sí misma. La evolución pasa por el despliegue de los dones personales y los límites para profundizar en el autocuidado. Es tiempo para soltar adicciones y fantasías que nos alejan de nuestra verdad.  Aprender a confiar en nosotras y en los demás.

Esta sería la etapa de “Crisálida”.

Etapa 3: climaterio, la mujer sabia

El climaterio llega cuando se estabiliza el nuevo modelo de funcionamiento biológico. Es una etapa más estable y esplendorosa. 

Lo ideal es haber conquistado la auto superación en la vida. Reina la soberanía y ha integrado cómo habitar su psique y su cuerpo. La visión de estas mujeres es más global y debiera honrarse su voz y la transmisión de su sabiduría a la comunidad y a las siguientes generaciones.

En esta etapa llegaría la transformación a “Mariposa”.

Prejuicios y condicionamiento social de la menopausia

El patriarcado exalta la juventud, no le conviene que las mujeres tengamos voz y sabiduría. Relaciona convertirse en una mujer mayor con ser alguien invisible, algo no deseado y sin identidad.

Esta etapa es justamente cuando la mujer es más ella misma, más se conoce y su personalidad es definida y sólida. Es una época de plenitud e integración personal, en la cual nuestros actos necesitan, más que nunca, ser coherentes como la expresión de la identidad más profunda y auténtica. Es el momento en el que más valor puede aportar una mujer.

Por supuesto, como cualquier aspecto vinculado al cuerpo de la mujer, está dotado de una connotación de “enfermedad. Interesa potenciar aspectos negativos en las sociedades patriarcales basadas en el miedo, la separación y el victimismo. No solo por los intereses económicos que supone, sino por la perpetuación de la sumisión de las mujeres en un momento en el que se pueden cuestionar y revelar del contexto represor de lo femenino en el que vivimos.

De alguna forma, la menopausia representa una segunda adolescencia, llamada en la cultura china “la segunda primavera”, sólo que en vez de entrar al ciclo menstrual, salimos de él.

¿Cómo vivir la menopausia con plenitud y bienestar?Menopausia qué tomar natural

Todo el cambio que supone esta etapa de la vida se puede llevar con salud, bienestar y satisfacción, a tu ritmo, para la transformación global. Si se desarrollan molestias, es un aviso de que algo puede ser atendido para mejorar, ya sea alimentación, sexualidad y creatividad, valores, actitud, estilo de vida, etc. Existen complementos naturales como GINEVÍTEX®  para ayudar en la regulación hormonal y que este proceso sea más paulatino y equilibrado.

Es el otoño de la vida, el momento de recoger frutos y también de soltar viejos patrones y actitudes, que ya no nos sirven. Etapa de podar y dejar morir lo que ya no nos va a ser útil en la siguiente etapa. Todo proceso de transformación requiere su tiempo y su duelo.

La sabiduría de la experiencia acumulada debiera ser contada a las siguientes generaciones a través de historias, para que la experiencia y los errores no hayan sucedido en balde.

La Ginecompañía es la sanación que se produce cuando las mujeres se acompañan de forma amorosa y nutritiva, tanto con mujeres que están en el mismo proceso, como en grupos intergeneracionales. 

Es importante normalizar cada momento sexual como mujer, porque, si todo va bien, todas llegaremos a la menopausia. Y este proceso será más fácil si hemos tenido referencias reales de mujeres que lo viven con gozo y plenitud, que nos acompañen con sabiduría y saber estar, como ocurre en el resto de otros hitos vitales como menarquía, gestación, etc. 

La Ginecompañía, o acompañamiento entre mujeres de forma sana, amorosa, respetuosa y comprometida, sería una base para que la preparación se hiciera durante toda la vida, compartiendo la cotidianidad y la naturalidad de nuestros cambios hormonales primordiales.  

 

Tratar los síntomas de la menopausia de forma natural

® es un complemento alimenticio ecológico elaborado con la planta Vitex A.C. Contamos con amplia experiencia en mujeres que han tomado este preparado para esta etapa.

La Vitex Agnus Castus o Sauzgatillo es una planta autóctona del mediterráneo y desde la antigüedad ha sido una aliada de la salud sexual y reproductiva de las mujeres. Contiene fitoestrógenos del tipo Beta, que son beneficiosos y naturales, y a día de hoy es el regulador hormonal más efectivo y natural que conocemos. 

  • Ayuda a equilibrar la comunicación hormonal entre la hipófisis y los ovarios y prevenir los sofocos.
  • Ayuda a suavizar o eliminar gran número de molestias que pueden aparecer en la premenopausia y la menopausia: Sangrados excesivos, dolor de mamas, cefaleas y migrañas, retención de líquidos, irritabilidad, insomnio, etc.
  • Ayuda a que la bajada de producción hormonal sea más paulatina y equilibrada.
  • Ayuda a suavizar los altibajos emocionales, tanto ansiedad como estados depresivos.
  • Mejora la salud genital y la líbido o deseo sexual.
  • Ayuda a aumentar el nivel de energía y mejora los dolores articulares.

Para más información, puedes consultar el Estudio clínico de Vitex Agnus Castus en la menopausia.

Y recuerda que como mujer eres única, y si quieres atención personalizada puedes realizar una consulta personalizada conmigo.

Menopausia y sofocos

Cuando el sistema nervioso central, el eje hipotálamo-hipófisis, envía las señales químicas u hormonas que rigen el ciclo menstrual a los ovarios (FSH y LH) y los ovarios no responden con la segregación de estrógenos y progesterona esperados, se producen los sofocos. Se debe a la pérdida progresiva de la función ovárica principal.

Los sofocos son olas de energía vital y sexual que ayudan a activar el sistema inmunitario para el cambio que se está produciendo en todo el cuerpo.  

Toda esa energía que se acumulaba en los tres primeros chakras, esa vitalidad que estaba enfocada a la reproducción y en los órganos sexuales sube hacia arriba, ayuda a abrir el corazón, las emociones reprimidas y aumentar la intuición y la espiritualidad. Colaboran con la misión de despertar la sabiduría y el poder interior.  Lo mal o bien que los vivamos va a depender en gran medida de nuestra resistencia y falta de comprensión de lo que está ocurriendo, siempre que no haya un desequilibrio hormonal fuerte.

 

Menopausia cómo tratarla naturalmente¿Cómo aliviar los sofocos de la menopausia?

Los sofocos, llamados también calores, sofocaciones o sudores, mejoran e incluso desaparecen si se siguen cuatro pautas:

1- Tomar GINEVÍTEX®  por la mañana y por la noche (20 gotas cada toma)

2- Realizar al menos 1/2 hora de ejercicio intenso cada día (incluye los orgasmos)

3- Comer ligero y ayudar con plantas depurativas del hígado como Boldo, Cardo Mariano y Diente de León.

4- Aceptarlos, dejarlos actuar, entregarse a ello y jugar a disfrutarlos. Si es energía sexual liberada por los órganos sexuales, ¡los sofocos podrían ser orgásmicos!

 

Sequedad vaginal en la menopausia

El cuerpo con la edad pierde humedad, agua y necesita más hidratación. Podemos ayudar desde diferentes aspectos:

1- Comidas más jugosas, blandas y caldosas. Eliminar alimentos secos y crujientes, tipo snacks. Tomar a diario un caldo de miso es ideal.

2- Mantener húmeda la boca, masajeándola con la lengua y bebiendo. La boca es la resonante de la vagina, podemos prestarle atención en su humedad, relajación y apertura.

3- Automasaje:

      • Vulva, vagina. La sexualidad está cambiando, precisamos más mimo, cuidados, tiempo y presencia. Escuchar a nuestra vagina, ella sabe lo que quiere y se abre y lo que no quiere y se cierra.Nuestra flor está madura y es bueno reconocerla, verla, tocarla. Hidratar con masajes y óvulos vaginales de aceites naturales como coco, karité, etc. Vaporizaciones vaginales con plantas como salvia, rosas, lavanda, etc.
      • Vientre. Sentir el latido del útero, órgano sagrado, cáliz y receptáculo de nuestros deseos y vivencias.
      • Pechos: Como estimuladores de las hormonas “del placer”. Masajearlos, acariciarlos y permitir que les dé el sol ayuda en la regulación hormonal.

4- Ácidos grasos esenciales. Especialmente el omega 7 ayuda a mantener la humedad de las mucosas.  Las cápsulas de aceite de Espino Amarillo son ricas en omega 7.

Atención con las ISOFLAVONAS DE SOJA. Resulta poco recomendable tomar soja de esta forma sintetizada porque repercute en el desequilibrio hormonal más común, exceso de estrógenos y falta de progesterona. Lo que sí es recomendable son los alimentos cocinados derivados de la soja, y especialmente los fermentados: Tofu cocinado, miso, shoyu, tempeh, yogur, evitando eso sí, la soja transgénica.

Un cambio de enfoque: volver a valorar la sabiduría del clan

En la estructura social actual, la mujer reacciona como lo haría cualquier criatura salvaje viviendo en cautividad. Está separada de su cuerpo e intuición, de las demás mujeres y de la Madre Tierra. Vive desconectada de su sabiduría profunda y de su poder. Bajo la represión sexual, es fácil que las mujeres sucumban al miedo, la depresión, la ansiedad y la enfermedad.

En cientos de años hemos duplicado la esperanza de vida media femenina. Es un regalo, una nueva vida en todos los sentidos para el verdadero florecimiento personal y social.

En la antigüedad, si se alcanzaba la edad y la sabiduría, una mujer podía incorporarse al Consejo de Sabias con una posición honorable, que velaba por el bienestar de la comunidad, más allá de su familia. Este Consejo guiaba a las tribus en sus decisiones más importantes y estaban disponibles para resolver conflictos de todo tipo, personales, políticos, etc. Es una forma de protección de las personas que más saben y que hoy en día se ha perdido. La convivencia con las abuelas y abuelos, puede ser muy gratificante para todos, porque las cuestiones humanas vitales y profundas no han cambiado.

Resulta atractiva la idea de jubilarse así.  Por un lado, para poder percibir y acoger toda la sabiduría, en los años de actividad frenética, apenas había tiempo para ello y, transmitirla. Por otro, para hacer las cosas que nos apetecen, nos satisfacen y reconfortan. 

Nos amo,

Ana Vitex.

 

Si quieres recibir mi Newsletter para seguir recibiendo información de valor, la mando cada quince días los viernes:

¡Apúntate aquí!

 

¿Quieres seguir leyendo sobre este tema?

Aquí tienes mi artículo más íntimo sobre la MENOPAUSIA.