||

DOLOR MENSTRUAL (CAUSAS Y COMO TRATARLO)

En esta nueva entrega de “13 lunas, 13 temas”, voy a abordar el tema del dolor menstrual. En el vídeo, y más profundamente en el texto, te cuento cuales son las principales causas que lo provocan y cómo tratarlo para aliviarlo, eliminarlo e incluso vivir la menstruación con placer. Por mi experiencia sé que... ¡Es posible!

Descarga desde aquí el calendario menstrual del que hablo en el video

Del dolor menstrual al placer.

Cuando a una mujer le duele la regla, de alguna forma le duele ser mujer. Es indicativo de un conflicto. Puede ser por factores hereditarios, tensión muscular, rigidez, represión sexual, rechazo inconsciente a la feminidad, sedentarismo, etc.
El cuerpo expresa que ser mujer duele y que nuestro entorno no está diseñado para cuidarlo. Menstruar es un proceso fisiológico normal y, como tal, la naturaleza permite vivir tales procesos vitales sin dolor. Si hay molestias podemos aprender cómo proceder para evitarlas.
Existe toda una pluralidad menstrual, desde personas menstruantes que no se identifican como mujeres, hasta mujeres que no menstrúan. Es hora de recuperar nuestra sabiduría perdida entorno a la cultura menstrual. Podemos hacerlo con la ginecompañía, la autoobservación y conocimiento de nuestro cuerpo. Informándonos acerca de técnicas y recursos naturales, podemos disfrutar de una menstruación saludable y gozosa.

¿Qué es la dismenorrea?

Dismenorrea significa menstruación dolorosa. Entre un 50% y un 85% de las mujeres sufren dismenorrea o dolor menstrual cada mes.
Que sea tan habitual se usa como argumento para catalogar este dolor como "normal". Se normaliza porque es frecuente, pero no debería aceptarse como asociación a la menstruación saludable. Si a las mujeres nos duele ser mujeres es por alguna razón. No ha sido siempre así y no lo es en todas partes. Por lo tanto, si tiene causa, tiene solución.
En la percepción y la intensidad del dolor hay muchos grados. Muchas mujeres afirman que, si descansan, calientes y relajadas, les deja de doler. Para otras en cambio el dolor no cesa, aunque se relajen. El dolor y el malestar asociado resulta totalmente incapacitante.

Clasificación:

Se suele distinguir entre dismenorrea primaria y secundaria. Esta clasificación se basa en si hay enfermedades diagnosticadas que causan el dolor.
Si duele la regla pero no hay un diagnóstico que, según criterio médico, justifique tal dolor, se considera “normal”. Se desconoce la causa, o no se ha estudiado en profundidad, pero causa hay.

Dismenorrea primaria.

En este artículo nos centraremos en la dismenorrea primaria.
Cuando la regla duele y desde la ginecología no se encuentra causa estructural que lo justifique. Ésta suele aparecer de joven, suele mejorar con la edad y con los embarazos, pero no siempre es así. Depende de las causas.

El dolor se centra en la parte baja del abdomen pero puede tener otros síntomas asociados como: Dolor lumbar, náuseas, diarrea, estreñimiento, mareos, retención de líquidos, coágulos, dolor de cabeza, dolor de piernas, alteraciones del sueño y del apetito, fatiga, depresión, etc.

Las molestias pueden aparecer con la menstruación o los días previos. Puede intensificarse el dolor 24 horas después del inicio de la menstruación, incluso continuar 2 o 3 días más. El tipo de dolor menstrual puede ser variado: Ardiente, cólico, pulsante o palpitante, sordo, constante, etc.
Se debe a las contracciones uterinas, la dilatación del cuello del útero por el que pasa el tejido endometrial y la disminución de la circulación de la sangre al útero.

Las prostaglandinas

Las prostaglandinas (PG) que se producen en el útero, son hormonas que hacen que el útero se contraiga y se relaje. Crean oleadas de contracciones para expulsar la capa del endometrio creada en ese ciclo menstrual. Si hay un exceso de PG de tipo inflamatorio, estas contracciones uterinas se convierten en calambres que, prolongados, dificultan el flujo sanguíneo. Disminuyen incluso el sangrado, aumentando el dolor y, a veces, se expulsan coágulos endometriales. El organismo sintetiza las PG ante situaciones de inflamación, lesión y estrés.

Recordemos que en un orgasmo el útero también tiene gran movimiento y oleadas de contracción en sentido ascendente para facilitar que el esperma llegue a las trompas uterinas. El útero, cuando se mueve, es fuente de placer así que podemos esperar que la menstruación puede ser gozosa y placentera si las condiciones son favorables para ello. Afecta a nuestra actitud y emociones, la elasticidad y grado de tensión o presión en la musculatura, la estructura ósea que sostiene los órganos sexuales y el equilibrio químico hormonal.

Dismenorrea secundaria.

La dismenorrea secundaria a menudo comienza ya en la vida adulta, a no ser que se deba a malformaciones congénitas (Por ejemplo: útero bicorne, útero subseptado, tabique vaginal transverso).

Es causada por enfermedades que afectan al útero u otros órganos reproductivos. Comúnmente este tipo de dolor a menudo empeore con el tiempo. Puede comenzar antes que empiece la menstruación y continuar hasta después que termine. Los problemas que la causan tienen en común que responden a un desajuste hormonal y a un proceso inflamatorio.

Los calambres menstruales pueden producirse a causa de los siguientes factores:
  • Endometriosis. El tejido que reviste el útero se implanta fuera del útero, con más frecuencia en las trompas uterinas, los ovarios o el tejido que recubre la pelvis.
  • Fibromas o miomas uterinos. Estos crecimientos no cancerosos en la pared del útero pueden causar dolor.
  • Adenomiosis. El tejido que reviste el útero comienza a crecer en las paredes musculares del útero.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria. Esta infección de los órganos reproductores femeninos suele ser causada por una bacteria de transmisión sexual.
  • Estenosis cervical. En algunas mujeres, la abertura del cuello uterino es tan pequeña que impide el flujo menstrual, lo que causa un doloroso aumento de presión dentro del útero.
Otras causas:

Quistes ováricos y tumores, adherencias intrauterinas, dolor psicógeno y dispositivos intrauterinos (DIU), particularmente el de cobre.

También, en algunas mujeres, el dolor aparece cuando el útero intenta expulsar el tejido a través de un orificio cervical, debido a una intervención en el cuello uterino o cérvix. El dolor a veces se produce por un mioma submucoso o un pólipo endometrial que sobresale a por el cuello uterino.

Causas del dolor menstrual

La regla no debería doler, estudiar las causas, la relación entre ellas y corregir lo que produce el malestar es una gran tarea pendiente.

Causas culturales.
  • Creencias: El tabú en torno a la regla todavía está inherente en la vida cotidiana y recibe más connotaciones negativas que positivas. Una sociedad sana, debería honrar y agradecer el medio por el que estamos aquí todas las personas. Sagrada sangre de Vida.
  • Estructura ósea: Desigualdad en la longitud de las piernas, hueso sacro aplanado, excesiva curva en lumbares, etc... Ya que alteran la posición del útero hacia atrás.
  • Sedentarismo: Provoca gran desconexión del cuerpo y supremacía del desarrollo mental. Adoctrinamos al cuerpo a aguantar o a no sentir lo que le perjudica. Escuchamos dolor y lo tapamos con analgésicos en vez de corregir las causas. Entrenamos los cuerpos desde la infancia a que se queden quietos y que no molesten.
  • El movimiento libera no solo físicamente la zona, sino a nivel sexual y energético. Ayuda a expresar, mantener la elasticidad de la musculatura, los órganos, las físicas...
    Cualquier mujer que pase mucho tiempo sentada, sabe que es muy difícil mantener la espalda elongada y fácilmente se derrumba sobre las lumbares y el abdomen. Así, se presionan los órganos que se alojan en la pelvis, sufriendo el consiguiente estrés. Se pone en peligro su equilibrio interno y pueden desplazarse con una fuerza continuada hacia abajo en forma de prolapso.
    No solo se ven afectados los órganos, sino también los nervios pélvico y pudendo, que pueden provocar dolor crónico de difícil recuperación.
    Igual pasa con el coxis, al dejar de apoyarnos sobre los isquiones. Si estamos tiempo largo sentadas la musculatura abdominal se fatiga y acabamos rodando la pelvis y apoyando el peso en el coxis. Estas vértebras, que tienen gran sensibilidad, se pueden sentir doloridas por la presión ejercida.
    Sentarnos sobre una pelota de pilates o un cojín inestable específico para suelo pélvico corrige la postura de manera orgánica, sin agotar la musculatura abdominal y lumbar. Dejará mayor movilidad a la pelvis que se traducirá en menor dolor menstrual y menos estreñimiento, entre otros beneficios. Las mismas sillas inducen a una postura que cierra, bloquea el suelo pélvico, contrae el útero y limita el movimiento de la zona sacral. Sería interesante tener varias opciones de asiento, pelotas de pilates, sillas ergonómicas, alfombras, taburetes, etc

Si quieres saber más sobre cómo cuidar tu suelo pélvico puedes ver un vídeo que publicamos aquí>>

  • Sexualidad: Los órganos sexuales son una zona de gran sensibilidad. En el caso de las mujeres está conectado especialmente de forma amplia y profunda al sistema nervioso y, por lo tanto, psíquico y emocional.
    El miedo se ha relacionado con nuestros órganos sexuales: A un embarazo no deseado, una enfermedad de transmisión sexual, una violación, acoso o abuso, cáncer u otra enfermedad. Se queda de lado su función más importante: El placer.

Las mujeres somos las únicas en tener un órgano cuya única función es la de dar placer: el clítoris. Su forma y dimensión se han descubierto recientemente.

El útero, nuestro verdadero corazón

Hay una relación clara y directa sobre cómo hemos aprendido a vivir nuestro cuerpo, nuestro placer, nuestro sexo y cómo las demás personas nos han tratado o han proyectado sus carencias, deseos y prejuicios en nuestras zonas más íntimas. Una mujer, tanto para dar (menstruación o parto), como para recibir (genitales masculinos por ej.), debe sentirse segura, protegida, confiada, relajada y tranquila. Solo así va a abrirse. Las hormonas del placer, oxitocina y endorfinas, se encargan de que todo sea gozoso y fluido. Si no se dan estas condiciones puede haber tensión muscular, rigidez, sequedad, molestias, desgarros y una sensación interna de mini violación, de frustración interna, de exigencia a cumplir expectativas externas, etc.

El cine en general y el porno en particular han colaborado en el ejercicio de la violencia sobre los ritmos y sensibilidad de los cuerpos, especialmente los femeninos. Toda mujer, aun sin saberlo, ha vivido algún tipo de abuso sexual, más sutil o más definido. Esta información queda grabada en el cuerpo, en la vulva, en la vagina, en el útero: nuestro verdadero corazón.

Que un hombre entre en una mujer con absoluta confianza y permiso de ésta, que sus intenciones y emociones sean de honra, de entrega, de amor, cuidado y respeto a ella y al cuerpo-templo que habita, ayuda a sanar la psique y el útero de la mujer.

  • Alimentación que causa dolor menstrual: Alimentos que inflaman y causan desequilibrio hormonal.
    • Altos niveles de insulina por consumo excesivo y constante de glucosa: hidratos de carbono refinados, azúcares, bebidas dulces, etc. La PG actúa en el metabolismo de las grasas e hidratos de carbono, en el mismo sentido que la insulina y favorece la síntesis de ácidos grasos esenciales (omegas). Puede ser la causa de la necesidad de tomar algo dulce en los días pre y menstruales.
    • Ingesta de grasas de mala calidad. Si el organismo tiene un gran depósito de omega-6 y déficit de omega-3 la producción de PG se altera. La razón más importante de por qué los ácidos grasos esenciales son necesarios para la salud, es que son precursores de las prostaglandinas de tipo antinflamatorio.
    • El consumo de lácteos aumenta los niveles de prostaglandina F2 en sangre. Produce inflamación y produce más dolor menstrual.
      Este desequilibrio hormonal afecta a la función ovárica, que disminuye los niveles de progesterona y aumenta la inflamación y la prostaglandina, que causa más dolor menstrual.
      La pirámide nutricional está condicionada por la industria alimentaria, ya que el apartado de dulces no debería existir. El abuso de lácteos y de hidratos simples en todo tipo de derivados de la harina está causando grandes problemas inflamatorios intestinales. Se altera la microbiología intestinal. Es considerada la gran inteligencia corporal y custodia la mayoría de funciones vitales del organismo. Según lo que comemos, pensamos y sentimos. El ciclo adictivo de la glucosa mantiene una población alienada.
Causas Hormonales:
Exceso de estrógenos

La mayoría de problemas ginecológicos se basan en un desequilibrio hormonal compuesto por un exceso de estrógenos y una falta de progesterona. El exceso de estrógenos se debe a varios factores:

  • Los disruptores endocrinos o alteradores hormonales. Pesticidas, hormonas en productos ganaderos, PVC en agua envasada, alimentos, entorno y textil, anticonceptivos hormonales, hidrocarburos, etc.
  • Estrés mental, físico y emocional aumenta los niveles de la hormona adrenalina (noradrenalina), que a su vez, aumenta los niveles de prostaglandinas y el dolor menstrual.
  • Hígado saturado. Este órgano está unido a los órganos sexuales para la Medicina Tradicional China y la causa del dolor menstrual la llaman “estancamiento del hígado”.

El nivel de estrógenos está más elevado en el momento de la ovulación. Cuando desciende para dar paso a la fase lútea, el organismo tiene que metabolizar este estrógeno y expulsarlo. El descenso en el corriente sanguíneo es la orden química necesaria para que asciendan los niveles de progesterona desde la ovulación hasta la menstruación. El hígado es indispensable para el proceso de expulsión del cuerpo de todo el estrógeno sobrante. Si está saturado por medicación, anticonceptivos hormonales o estilo de vida perjudicial, no puede cumplir su función correctamente.
Unos niveles adecuados de progesterona evitan las molestias tanto de la menstruación como del llamado síndrome premenstrual (SPM).
A través de la progesterona los ovarios envían las señales al cerebro para que se segreguen endorfinas que evitan el dolor menstrual y dopamina que evita el cansancio excesivo.

Exceso de prostaglandinas.

Las prostaglandinas o ácido prostanóico, reciben este nombre porque se aislaron por primera vez en el semen y se creyó que se generaban en la próstata. Hoy, se sabe que estas sustancias se hallan en todos los tejidos de los mamíferos y líquidos biológicos. Están presentes en casi todas las células del organismo, a excepción de los glóbulos rojos. Las PG pueden ser mediadas por la hipófisis.

Provocan la contracción de la musculatura lisa del útero. En el semen humano hay cantidades pequeñas de prostaglandinas para favorecer la contracción del útero y, como consecuencia, la ascensión de los espermatozoides a las trompas uterinas. Si entra semen en el útero los días previos a la menstruación puede aumentar el dolor menstrual. Las PG ayudan a que se lleve a cabo la menstruación. Esta hormona es liberada en el torrente sanguíneo para favorecer el desprendimiento del endometrio.

El útero se contrae y se relaja para que el endometrio pueda desprenderse y descender, desde el útero. Atraviesa el cuello del útero y sale por la vagina. Son una parte necesaria del proceso, pero en exceso, causan dolor. Si el útero se contrae violentamente, disminuye el flujo de sangre y se reduce el suministro de oxígeno al tejido muscular, causando dolor. Las PG originadas y liberadas en cantidades excesivas actúan como toxinas en el organismo de la mujer. Afecta a que el cuello de útero esté crónicamente inflamado. La doctora Juani Lafaja menciona un síndrome prostaglandínico.
Las PG son hormonas locales porque se sintetizan y liberan localmente. Actúan a corta distancia, tienen una vida media muy breve, no se almacenan y, al pasar por el hígado, pulmón o riñón, son degradadas rápidamente.

Las PG sirven para activar o ralentizar un proceso inflamatorio. Cuando las PG se liberan en su justa medida, ayudan a resolver procesos inflamatorios. Cuando se liberan de forma desequilibrada, pueden causar dolor pélvico crónico, vulvodinias, ovulación y/o reglas dolorosas o sangrado menstrual abundante (menorragia).

Gracias a los omegas 3 y 6 se producen 3 tipos de prostaglandinas que tienen funciones opuestas. Las prostaglandinas PGE2 envían mensajes de inflamación, coagulación y vasoconstricción. Por el contrario, las prostaglandinas PGE1 y PGE3 son antiinflamatorias, anticoagulantes y antivasoconstrictoras. La clave, como siempre, está en el equilibrio. Si alguna PGE2 sobresale por encima de las demás se aumentaría la inflamación, el dolor, los coágulos, la hemorragia o la retención de líquidos: Los síntomas característicos de la dismenorrea.

La prostaglandina E2 aumenta los niveles de:
  • Prolactina, cuya liberación favorece a su vez el SPM y el SDPM, la ansiedad y el cáncer de mama.
  • Cortisol, al aumentar la hormona adrenocorticotropa (ACTH). Ésta se produce en la hipófisis y su función biológica es estimular la secreción de cortisol, la hormona del estrés, en las glándulas suprarrenales. Frena funciones regeneradoras importantes del organismo.
  • Esteroides liberados por las glándulas suprarrenales, estimulados por la gonadotropina. Provoca el desequilibrio principal de la mayoría de problemas ginecológicos, un exceso de estrógenos y una falta de progesterona. Se altera el ciclo menstrual sano y se estresa más al organismo.
Otros datos de interés:
  • Algunos tipos de prostaglandinas están en estudio como marcadores biológicos del cáncer.
  • La capacidad inmunosupresora de las prostaglandinas presentes en el semen, se considera de gran importancia para la funcionalidad del cigoto en los primeros momentos de la concepción.
  • Durante el proceso de parto, el cuerpo produce prostaglandinas de manera natural. Las PG preparan el cuello uterino: dilatación como respuesta a las contracciones.
  • La administración de PG se utiliza como tratamiento en algunos casos:
    • Usos clínicos en ginecología: Inducción de parto, expulsión del feto muerto, inducción de aborto. También han sido sugeridas como anticonceptivo.
    • Uso clínico en andrología: Disfunción eréctil.
POSIBLES TRATAMIENTOS DE LA DISMENORREA O DOLOR MENSTRUAL :
Cronificando el desequilibrio.
  • AINEs: Se puede probar a tomar analgésicos sin receta como los antiinflamatorios no esteroides. Estos incluyen el ibuprofeno y naproxeno. Además de aliviar el dolor, estos antiinflamatorios reducen la cantidad de prostaglandinas que produce el útero y disminuyen sus efectos. Esto ayuda a disminuir los calambres. Puedes tomarlos cuando tienes síntomas por primera vez, o cuando tu período comienza. Puedes seguir tomándolos por unos días. No debes tomarlos si tienes úlceras u otros problemas estomacales, problemas de sangrado o enfermedad hepática. Tampoco si eres alérgica a la aspirina. Siempre consulta con tu médico si no estás segura de que puedes tomar antiinflamatorios no esteroides.
    Dado que las prostaglandinas (PG) participan en las respuestas inflamatorias, al estimular las terminales nerviosas del dolor, los antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno, actúan inhibiendo la producción de PG. Por otra parte, las prostaglandinas se ocupan de mantener la integridad y proliferación de la mucosa gástrica, al asegurarle un adecuado riego sanguíneo. La mucosa gástrica es uno de los mecanismos de protección del estómago frente a los agentes agresivos como el ácido clorhídrico y la pepsina. Entonces, los AINEs, al inhibir a las PG, dejan a la mucosa gástrica vulnerable frente al ácido del estómago y aumenta el riesgo de sufrir erosiones y úlceras.
    La ingesta de AINEs aumenta del riesgo de padecer problemas cardiovasculares.
  • Anticonceptivos hormonales, como la píldora, el parche, el anillo o un dispositivo intrauterino: La opción de usar el dispositivo intrauterino o DIU de cobre para no usar hormonas tampoco resulta interesante. Produce inflamación en el endometrio, altera continuamente el PH del útero y suele provocar más dolor menstrual.
  • Anticonceptivos respetuosos serían: el preservativo sin látex (también protege de enfermedades de transmisión sexual), el diafragma con espermicida natural y el método sintotérmico.
Apoyando el equilibrio.
  • Plantas medicinales: Vía oral: En infusión, en extracto seco, comprimidos, tintura, etc.
    • SAUZGATILLO (Vitex agnus castus). De todas las plantas medicinales, resulta la más útil ya que actúa como regulador hormonal. Ayuda a equilibrar el exceso de estrógenos, de prolactina y de prostaglandinas que causan el dolor menstrual y síntomas asociados: Dolor de cabeza, sangrado abundante y todos los síntomas del SPM. Ayuda a aumentar los niveles de progesterona, de dopamina y de endorfinas para evitar fatiga, dolor y debilidad del sistema inmune relacionado con el ciclo menstrual. Es la planta con la que elaboramos GINEVÍTEX.
    • ANGÉLICA CHINA (Angelica sinensis). Efecto analgésico, antiinflamatorio y antiespasmódico. Calma la tensión muscular y alivia los espasmos.
    • SAUCE BLANCO, CORTEZA(Salix alba L). La corteza del sauce blanco contiene una sustancia llamada salicina, de la cual se obtiene el ácido salicílico, predecesor del ácido acetilsalicílico. La salicina reduce el dolor de cabeza y el dolor menstrual. Posee propiedades antiinflamatorias. No utilizar en caso de menorragia.
    • CALÉNDULA, FLOR (Calendula officinalis). Tiene una acción antinflamatoria donde interviene la prostaglandina ya que contiene ácido acetilsalicílico y faradiol, uno de los principios antiinflamatorios más importantes. Estimula la actividad hepática.
    • JENGIBRE (Zingiber officinale). Antiinflamatorio natural, disminuye las migrañas y el dolor menstrual al bloquear los efectos de las prostaglandinas. Es un afrodisíaco natural.
    • FRAMBUESO HOJA (Rubus idaeus). Favorece la función del útero de las mujeres de cualquier edad y evita las tensiones y espasmos que son frecuentes en este órgano.
    • MARIHUANA (Cannabis sativa). El THC bloquea el dolor, mientras que el CBD actúa sobre el sistema inmunitario, eliminando la inflamación y la receptividad del cuerpo al dolor y el estrés.
    • CÚRCUMA (Curcuma longa). Rica en curcumina y en betacarotenos, con propiedades anticancerígenas. Posee grandes propiedades antiinflamatorias. Llega a ser casi tan efectivo como algunos medicamentos antiinflamatorios pero sin los efectos secundarios de los mismos. Ayuda a reducir los niveles de estrés ya que produce un aumento de serotonina.
    • PASIFLORA (Passiflora incarnata L), actúa como relajante muscular natural. Es sedante, ansiolítica, antiespasmódica y analgésica. Ayuda a combatir el estrés, el insomnio y los dolores musculares.
    • ARTEMISA o Ajenjo (Artemisia absinthium). Reduce los dolores menstruales por varias vías. Calma la mente frente al estrés, tiene propiedades antidepresivas y tonificantes, aumenta la energía física y mental, estimula la función de los riñones para evitar la retención de líquidos y ayuda a depurar el hígado.
    • SALVIA (Salvia officinalis). Alivia los cólicos menstruales. Inhibe y regula la liberación de la glucosa almacenada en el hígado, previniendo las oscilaciones de azúcar en la sangre.
    • MILENRAMA (Achillea millefolium). Actúa como antihemorrágico y antinflamatorio, permite la fluidez de la sangre evitando los coágulos.
    • MATRICARIA o manzanilla silvestre (Tanacethum parthenium). Ayuda especialmente en migrañas y dolores de cabeza relacionados con cambios hormonales. Contiene un compuesto llamado parthenolide, que puede ayudar a aliviar los espasmos musculares, reducir la inflamación y prevenir la constricción de los vasos sanguíneos en el cerebro, mitigando así los temidos dolores de cabeza. Reduce las molestias de la menstruación, la inflamación, los calambres, los cambios de humor y la ansiedad.
    • CACAO puro no desgrasado (Theobroma cacao L.). Rico en antioxidantes, magnesio, dopamina, triptófano y serotonina.
    • PLANTAS DEPURATIVAS HEPÁTICAS: Imprescindible para la salud general y hormonal en particular. Boldo, Diente de León, Cardo Mariano, etc.
  • Plantas medicinales: Vía cutánea
    • Masaje de vientre y vulva: En las tradiciones ancestrales se realizan masajes de vientre, de útero, como las sobadas mayas o el masaje de útero ayurveda. Una forma de relajar, dar calor, amor, consciencia, liberar memorias, otorgar elasticidad, etc. Podemos macerar plantas frescas en aceite base o añadir al aceite base esencias de buena calidad (ylang ylang, lavanda, jazmín, rosas, clavo, flores de hipérico, frutos de laurel, melisa, manzanilla...)
    • Baños: Pueden ser de asiento, vaporizaciones vaginales o baño de cuerpo entero con infusión, decocción y /o aceites esenciales añadidos al agua de las plantas citadas para masaje.
    • Óvulos vaginales o supositorios anales.
  • Plantas medicinales: Vía inhalada.
    • Aromaterapia: Aceite esencial de jazmín y de lavanda.
    • Cigarrillos de artemisa y salvia seca.

ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES: Especialmente omega-3, procedente de pescado salvaje y/o de origen vegetal.
MINERALES: Magnesio, Zinc
VITAMINAS: vitamina E, B6, B1 y dosis altas de vitamina D y A.

ALIMENTACIÓN:
  • ALIMENTOS A EVITAR:
    • Cultivo o crianza con pesticidas, hormonas y antibióticos. Atención especial a los lácteos, huevos, embutidos, carnes y pescado de acuicultura.
    • Hidratos de carbono simples y sobretodo azúcar.
    • Grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas presente en alimentos procesados e industriales.
  • ALIMENTOS RECOMENDABLES:
    • Comer alimentos naturales y de procedencia de cultivo o crianza ecológica.
    • Consumir a diario omega 3. De origen animal el pescado azul salvaje y de origen vegetal las nueces, el lino y la chía.
    • Fuente de omega 6 proveniente de aceites vírgenes extra prensados en frío o de las semillas enteras como girasol, sésamo, almendras, calabaza…
EJERCICIO-DESCANSO:

El cuidado equilibrado consta de un descanso adecuado, respetar los ritmos naturales del organismo y del ciclo menstrual. El ejercicio incrementa el flujo de la sangre menstrual y aporta elasticidad al suelo pélvico, la columna y los órganos sexuales. Ejercicio se considera todo, subir escaleras, caminar, nadar, bailar (danza del vientre, biodanza, salsa), yoga, relaciones sexuales, etc.

RELAJACIÓN DEL ÚTERO:

Ayudarle a liberar tensiones y a expandirse, aprender a relajarlo mediante meditaciones, relajaciones y visualizaciones. Calor en vientre y espalda baja con bolsa de agua caliente, compresas calientes, baños, vaporizaciones vaginales, saco térmico o almohada eléctrica...
Te recomiendo especialmente la relajación del útero de Mónica Felipe-Larralde. (Puedes descargarla aquí)

TERAPIAS COMPLEMENTARIAS:

Acupuntura, digitopuntura, homeopatía, osteopatía, quiropráctica, fisioterapia especializada en suelo pélvico, electroestimulación nerviosa transcutánea.

GINEVITEX, REGULADOR HORMONAL ECOLÓGICO, elaborado con Vitex A.C.

La calidad de esta tintura de Vitex A.C. es máxima. Los ingredientes son ecológicos, de cercanía y de reciente cosecha. Las semillas o frutos provienen de plantas salvajes o silvestres de Parque Natural, cuya concentración en principios activos es máxima.

La fórmula propia cuenta con frutos, hojas y esencia floral, que permite una gran sinergia de sustancias.

La forma de elaboración se basa en la exclusividad, el servicio, el amor y el constante estudio e investigación. Se macera y filtra con los ritmos lunares, se envasa manualmente y a cada frasco se añaden las gotas de esencia floral.

Estamos en coordinación con profesionales de la salud de todo el estado y con comunicación directa con las Mujeres Ginevitex a través de la "Comunidad Ginevitex", redes sociales y la consulta personalizada gratuita.

TRATAMIENTO GINEVITEX PARA EL DOLOR MENSTRUAL

Tomar 6 meses 1 ml. de producto cada día, o sea, 30 gotas del frasco de 100 ml o 40 gotas del frasco de 30 ml, disueltas en agua en una o dos tomas, mejor antes de las comidas.

De esta forma ayudamos al equilibrio hormonal necesario en el ciclo menstrual para que los niveles de progesterona, endorfinas y dopamina sean óptimos y así prevenir de raíz el dolor menstrual.

Tomar a demanda en cuanto empiezan los primeros signos de molestias para controlar los niveles de prostaglandinas que causan los calambres, además de ayudar a generar tus propias endorfinas Tomar las veces que sea necesario. Cada vez se necesita menos cantidad, depende de diversos factores, unos meses puede doler más que otros. ¡SALUD!

Si necesitas más información personalizada puedes contactar conmigo en este enlace.

EXPERIENCIA DOLOR MENSTRUAL ANA VITEX

Ginevitex nace porque yo padecía terribles dolores menstruales, herencia de mi madre y abuela. Por “casualidad” al encontrar y tomar la planta vi la luz para mi vida y después para las demás mujeres que, como yo, sentía que tenía un castigo en mi cuerpo. Cada vez me pesaba más y era más tiempo el que me encontraba mal, a nivel físico y psíquico. Una sensación de no saber ser mujer, de ser rechazada por el clan, ni siquiera ya sabía si quería serlo si traía tanto sufrimiento. Rabia, porque a unas mujeres les duele y a otras no, como una maldición. Odiaba la píldora, no me acordaba de tomarla, era como traicionarme a mí misma. Me daban nauseas los ibuprofenos, aunque quitaban el dolor, me causaban rechazo y hasta asco.

Al principio tomaba infusiones los días de dolor de regla y desaparecía, pero no me gustaba el sabor. Me costaba preparame la infusión, me ponía tan triste que no tenía ni ganas de cuidarme, así que, me las preparaba mi entonces pareja, Yeray.

El primer Ginevitex

Cuando preparé las primeras tinturas y llegué a la fórmula de Ginevitex con frutos, hojas y esencia floral de Vitex A.C. empecé a tomarla a diario, cada día del ciclo menstrual (todos los días del mes). Entendí que el apoyo que da esta planta para el equilibrio hormonal repercutía en todas las áreas de mi vida. Sentí, no solo que desaparecía o disminuía el dolor menstrual, sino también el síndrome premenstrual (SPM), esos altibajos emocionales que me impedían avanzar y ser constante en mis proyectos. Gané voluntad, claridad, intuición, fuerza, calma, serenidad, poder, vigor inmunológico, autoestima…La Vitex me ha ayudado a salvarme y liberarme a mí misma. Me ha sostenido e impulsado para crear Ginevitex y otros proyectos alrededor de la Salud Femenina.

Desde la primera toma, sentí que pasar del dolor al placer era posible, pero me costó un tiempo cambiar mis prejuicios, poder disfrutar de la menstruación y alegrarme de tener la regla y ser mujer.

En la parte inferior de las cajas de Ginevitex pone GRACIAS. Gracias a esta hermosa y poderosa planta que está para nosotras. Gracias a todo el equipo que hace posible que Ginevitex exista, gracias a cada intermediario que lo lleva a las manos de las mujeres, gracias a cada mujer por cuidarse, por ser ellas misma y ser felices, gracias a la vida donde estamos conectadas y unidas por un gran tejido de apoyo por el despertar del sagrado femenino aquí y ahora. GRACIAS

EL ÚTERO O MATRIZ.

El útero está formado por un cuerpo, una base, un cuello uterino o cérvix y una boca. Está alojado en la pelvis y la base se dirige arriba y adelante y el cuello hacia atrás. Entre el útero y la vagina se encuentra el cuello o cérvix. Del cérvix podemos ver el extremo externo que asoma por la vagina con un espéculo y un espejo. Es interesante cuando vamos a una revisión pedir el espéculo y llevarlo a casa en vez de tirarlo.

A cada lado del útero salen las trompas uterinas que acaban en el ovario. Normalmente el útero mide unos 7,6 cm de longitud, 5 cm de anchura y tiene forma de pera. En la gestación o embarazo aumenta unas 10 veces su tamaño. El útero es un órgano muscular revestido de tejido endometrial blando que durante la ovulación se hace más denso, listo para recibir un óvulo fecundado. Si no se produce la fecundación, este revestimiento es el que se expulsa en lo que conocemos como menstruación.

Útero: fuerza y creación

El útero está recubierto parcialmente por el peritoneo en el fondo uterino, por los lados unido a ligamentos redondos y por delante a la vejiga. Está compuesto por tres capas, de fuera a dentro serían: Perimetrio, miometrio y endometrio. Es el único órgano capaz de crear otro órgano dentro de él, la placenta.

Es un músculo, el más potente del cuerpo humano, por lo tanto puede sufrir contracturas como cualquier otro. Se caracteriza por ser el tejido más flexible del cuerpo humano, pues es capaz de estirarse lo suficiente como para permitir el crecimiento y desarrollo del embrión durante el embarazo; volviendo tras el parto a su tamaño normal.

Esta musculatura y la mujer queda herida por dentro. Como asustada, tensa, alerta. El placer no puede aflorar igual, tanto en una relación sexual, como en una menstruación o parto.

El útero genera oxitocina, la hormona del placer, el amor y el vínculo

La oxitocina está en su máxima expansión en un orgasmo y en un parto. El útero puede segregar oxitocina todo el tiempo, el útero palpita con ella y puede proporcionarnos sensaciones orgásmicas y placenteras infinitas. Este es realmente nuestro poder, sentir placer y amor por nosotras mismas. Nuestros úteros son nuestras entrañas, están diseñados para acoger. El útero es receptor, es un nido nutricio, un vacío creador, por ello, también guarda memorias nuestras no expresadas, memorias de nuestro linaje femenino y también de los amantes que han llegado a él. El útero es nuestro cáliz sagrado que se colma de sangre y es derramada por el bien de todos.

MENSTRUACIÓN Y CICLO MENSTRUAL

A menudo se confunden estos términos. El ciclo menstrual comprende desde el día 1 de sangrado menstrual hasta la siguiente menstruación, tiene dos fases y cuatro etapas. Una de las etapas es la menstruación. Puede darse una menstruación en un ciclo ovulatorio o anovulatorio, donde no se ha dado una ovulación.

Cuando se toman anticonceptivos hormonales la hemorragia que se produce no es una menstruación en sí, son un sangrado de privación.
La cantidad de sangrado debería ser máximo 80 ml, con un día de sangrado abundante y 2 o 3 más escaso. Si el sangrado es excesivo, se llama menorragia y se debe a un desequilibrio hormonal. En ese caso, debe cuidarse que los niveles de ferritina sean los adecuados para prevenir anemia.
El color de la sangre debe ser rojo brillante. Si es oscura o marrón, es indicativo de algún desajuste hormonal directo o asociado.

La composición de la sangre es mitad mucosas y mitad sangre. Tiene presencia de células madre y se ha usado para medir la contaminación ambiental, igual que la placenta y la leche materna. Las mujeres somos más captadoras de contaminación en nuestro tejido adiposo o graso.

Para que empiece la descamación del endometrio con movimientos uterinos, deben disminuir los niveles de progesterona que han enriquecido el endometrio. Con esta bajada se da también una bajada de temperatura corporal, por eso sentimos algo de frío.
El momento en que baja el nivel de progesterona y la temperatura, es el momento en que comienza la menstruación o desprendimiento del endometrio creado en ese ciclo menstrual.

Menstruar implica una inflamación fisiológica natural y normal.

En las horas previas y siguientes al sangrado, el cuerpo pone en marcha esta inflamación y entran en juego las PGE 1, 2 y 3. En la ovulación también hay un pequeño grado inflamatorio. El proceso del parto supone una inflamación "a lo grande". El cuerpo sabe lo que hace. Lleva haciéndolo millones de años. Es un momento de apertura a la sensibilidad, a la vulnerabilidad, una ofrenda que entregamos, una muerte y una resurrección. Es el renacimiento de un ciclo menstrual a otro. Nuestra percepción cambia y necesitamos ritmo más lento, más silencio, más calma o soledad. Sea cuando sea que necesites intimidad y paz a tu alrededor procura permitírtelo.

La menstruación corresponde a la estación del invierno y a la luna oscura, la luna nueva. El arquetipo principal es la bruja. El ciclo menstrual está vinculado al ciclo lunar, los primeros calendarios fueron hechos por mujeres viendo los cambios de la luna en sus cuerpos. La menstruación se sintoniza con la fase lunar más acorde a nuestra etapa vital. Si vivimos un proceso más introspectivo, podemos menstruar en luna llena. Si es una etapa expansiva o de darnos afuera, podemos menstruar en luna nueva. Hay mujeres que oscilan entre estas lunas según la época del año, etc.

Conócete a ti misma

Una forma de conocer nuestras tendencias y como se manifiesta nuestra vida en el ciclo menstrual es registrar un calendario menstrual.
Justo antes de la menstruación podemos necesitar soltar, expresar, limpiar, tirar, ordenar, porque no hay separación entre nuestro interior y el exterior. Son actos de psicomagia en sí mismos. Hay una lucidez mágica que nos lleva a hacer justo lo que es beneficioso para nuestra salud y bienestar físico y emocional. Sin darnos cuenta podemos preparar "el nido" de paz y armonía que necesitamos en la menstruación y acogernos a nosotras mismas.
En este momento se despliega la visión, aunque para tomar una decisión, es interesante verla desde todos los ángulos de un ciclo menstrual o más. Así obtendremos una visión amplia de pros y contras. La menstruación es un buen momento para ver con claridad el siguiente paso o la resolución de un reto que se nos presenta.

GINECOMPAÑÍA

La sabiduría compartida entre mujeres es más que la suma de sus partes, se eleva exponencialmente. Se transmite no sólo información relevante sino cómo abordar cambios de patrones y actitud para comprenderse y amarse profundamente. La escucha, la empatía, la libertad, la complicidad y la confianza, ayuda a vivir de forma más coherente y cuidadosa por el bienestar y la salud de todas y cada una. Reunirse con mujeres donde se puede profundizar en sentimientos, hablar desde el corazón, expresar con libertad temas que nos unen. Compartir miedos, anhelos, frustraciones y proyectos sobre lo que nos ocupa. Intercambiar sabiduría y comprensión. Luces y sombras quedan abrazadas por todas. Lo transitado cobra sentido y adquiere una visión global, para sanar la feminidad herida. Crear acuerdos donde podamos retirarnos a la soledad y el descanso cuando lo necesitemos, recibir el cuidado y apoyo deseado es cuestión de proponérselo, nos gusta cuidar y ser cuidadas. Reuniones con amigas de confianza, círculos de mujeres, grupos de crianza y apoyo mutuo.

La Tienda Roja Marina ha sido un fin de semana al mes abierto a las mujeres que quisieran adentrarse en un espacio de autenticidad, libertad y coherencia. coincidiera o no con la menstruación, ha sido igualmente satisfactorio, revelador y transformador. Organizarnos la vida entorno a nuestra ciclicidad, disfrutando las cualidades que nos aportan cada etapa. Cubriendo las necesidades variadas, estaremos más plenas y felices, menos enfadadas y más enamoradas de nosotras mismas y de la Vida.

MENSTRUACCIÓN

El dolor y el placer están unidos, son las dos caras de la moneda. A veces se puede pasar de uno a otro fácilmente, incluso con un cambio de actitud o emoción. En nuestras manos está abrirnos a la posibilidad de sentir placer menstruando, aunque sea un instante, para ir rompiendo el tabú cuyo fin es ocultar el gran poder que conlleva. Reivindiquemos nuestro derecho a descanso en entorno laboral, familiar y social o al menos.

Visibilizar la menstruación y nombrarla con orgullo y alegría. Entramos en una sensibilidad especial, una percepción sutil y mágica de la realidad. Podemos, por fin, concedernos estar para nosotras de manera amorosa y ser la máxima prioridad. La sangre es roja y no es una sangre de herida, es una sangre de renovación, de amor y comunión con la creación de vida.

La sangre no debería ir a la basura, si va a ser su destino podemos bendecirla y honrarla, agradecer a nuestro cuerpo esa oleada cíclica de darse al mundo: Es momento de darnos, respetarnos, de descanso y regeneración.

Si resulta complicado descansar los días que necesitamos, es prioritario que nos organicemos y reivindicar que NO es una debilidad. Es una FORTALEZA. Al permitirnos la introspección, la muerte y el renacimiento, la conquista de la oscuridad podremos brillar e iluminar con más fuerza después. Negando esta pequeña parada se quiebra nuestro poder intuitivo y creador con mayor plenitud.
Es revolucionario saber parar, darnos quietud, remanso, gozar el soltar lo que nos sobra, con presencia y consciencia lo vivido en el mes, caer para resurgir con fuerza viendo lo que queremos materializar en el siguiente ciclo.

Ginevitex: respetando nuestros ciclos

En Ginevitex nos apoyamos como equipo y tenemos derecho a un día de descanso al mes, remunerado, para sentir nuestra esencia en la menstruación. No se vive como enfermedad o síntoma, sino como espacio reservado y sagrado con una misma. Las tareas y horarios también se adecuan de forma flexible a nuestro momento del ciclo. Así, las tareas que unos días no se van a acometer con gusto y eficacia, se posponen para otro momento que sea más alineado y apropiado.

Informar a nuestras compañeras, familias y amistades de que necesitamos ralentizar el ritmo, menos estímulos y seguir nuestros impulsos, es bueno para nosotras y todas las personas y colectivos que nos rodean.

Celebrar la menarquía o primera menstruación, es un rito de paso muy importante para todas. Aunque una mujer no tiene porqué menstruar, la menstruación es un símbolo claro que caracteriza a la mujer.

Desde aquí, también quiero honrar con mi corazón a todas las mujeres que se sienten hombres o cualquier otro sentir y menstrúan. También, las que se sienten mujeres, con o sin cuerpo de mujer y no menstrúan, por las razones que sean. Que se sientan acogid@s en este recordatorio de pluralidad menstrual con diversidad de género, identidad y cuerpo.

Os invito a trasmutar el dolor a placer menstrual, nuestro útero está deseando recibir y dar gozo y amor. ¡Sólo necesitamos dulzura, plantitas mágicas y buenos alimentos!...

SI QUIERES SEGUIR EN CONTACTO CON ESTE BLOG Y RECIBIR INFORMACIÓN INTERESANTE SOBRE SALUD FEMENINA, APÚNTATE A LA NEWSLETTER Y DESCARGA NUESTRO CALENDARIO MENSTRUAL DE REGALO. ¡ME APUNTO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat