ENVÍO GRATIS: 40€península - 60€ Baleares - 80€ Canarias
la progesterona ginevitex

LA PROGESTERONA: la hormona del bienestar

La progesterona es la hormona protagonista de la fase lútea del ciclo menstrual, que comprende desde la ovulación hasta la menstruación.

La progesterona es una hormona calmante, regeneradora y protectora neurológica.

Las hormonas son sustancias químicas mensajeras que comunican sistemas como el endocrino, el nervioso y el inmune. Esto significa que los cambios cíclicos hormonales afectan a nuestras emociones, estados de ánimo, sexualidad, defensas inmunológicas, etc. Los cambios del ciclo menstrual afectan de forma transversal a todo el organismo.

La progesterona es la encargada de crear el nido, es la que prepara y sostiene la gestación. Imagínate todo lo que es capaz de hacer esta hormona en nuestro cuerpo, siendo la creadora de vida. En el embarazo se rejuvenecen los tejidos, se nutren las células y se protegen las funciones y los órganos.

Para recuperarnos de la expansión y el esfuerzo de crear un óvulo en la primera etapa del ciclo y poder proteger un nido para una posible gestación, es imprescindible recogerse, descansar y respetar los ritmos que marca el cuerpo. 

Es preciso parar cuando lo pide el cuerpo porque necesita la energía para regenerarse y poner en marcha la capacidad intrínseca de autosanación. Sentir cansancio no es una derrota, ni una enfermedad, no es un fracaso, simplemente es una necesidad propia de los ciclos naturales que puede ser satisfecha con cuidados y autoamor.

Se podría decir que la salud general, y especialmente la salud ginecológica, depende de la progesterona.

¿Sabías que la mayoría de los problemas ginecológicos tienen en común la progesterona baja?

De las hormonas sexuales, la progesterona es la que tiene una cualidad más femenina. Curiosamente, coincide que en una sociedad que ha reprimido la energía femenina también lo manifieste en el cuerpo, y concretamente, en las hormonas del ciclo menstrual, ya que en general hay escasez de progesterona.

Una vez más se manifiesta que la cultura patriarcal afecta incluso a nuestras hormonas sexuales, y reprime la hormona de la feminidad por excelencia: la progesterona.

Las mujeres necesitamos proveernos de abundante progesterona para sentirnos bien, tanto física como psicológicamente.

A la progesterona también podemos llamarla la hormona de la verdad, porque nos conecta con nuestra voz y sentimientos profundos y verdaderos. Nos facilita la intuición, la escucha interior, la introspección y la autosanación. 

¿QUÉ ES Y CÓMO SE PRODUCE?

La progesterona es la hormona reina del ciclo menstrual. Pertenece al tipo de hormonas llamadas progestágenos, que son las hormonas sexuales, junto a los estrógenos y los andrógenos. 

El colesterol es el precursor común de todas las hormonas sexuales femeninas, por lo que es imprescindible la ingesta de cantidades de grasas saludables para la producción de progesterona.

La progesterona se desarrolla a partir de la ovulación, cuando caen los niveles de estrógenos. El problema es cuando este nivel de estrógenos no decae lo suficiente y se mantiene demasiado elevado, produciéndose el llamado estrógeno circulante o hiperestrogenismo.

¿DÓNDE SE PRODUCE LA PROGESTERONA?

  • Principalmente en los ovarios y en el cuerpo lúteo.
  • Las glándulas suprarrenales.
  • En la placenta durante el embarazo.

¿QUÉ FUNCIÓN TIENE LA PROGESTERONA?

La progesterona es fuente de salud.

Es esencial para que el embarazo se produzca y se mantenga. De ahí se explica la etimología de su nombre proveniente del latín: pro (hacia delante) gestare (gestación).

La progesterona acompaña la vida del óvulo y su pico máximo se da justo en la ovulación, cuando el óvulo se libera. Cuando el óvulo sale del ovario la progesterona se encarga de mantenerlo caliente y guiarlo hasta las trompas y la matriz. 

La progesterona ayuda a la mujer a mejorar cualquier síntoma ginecológico:

- Reducir problemas cardiovasculares.

- Mantener la cantidad y calidad del sueño idónea.

- Aumentar la líbido y la lubricación vaginal.

- Regular los niveles de glucosa-insulina.

- Regeneración y oxigenación celular.

- Proteger la densidad ósea.

- Movilizar las grasas acumuladas.

- Disminuye el riesgo de cáncer de mama.

- Reduce y previene el tejido fibroquístico del pecho.

- Mejora la función de la tiroides.

Es una hormona calmante del sistema nervioso y con gran capacidad regeneradora del organismo.

La progesterona interviene en la ovulación, la implantación, el mantenimiento del embarazo y el parto.

También juega un papel importante en varios tejidos que no pertenecen al sistema reproductivo, como la glándula mamaria en la preparación para la lactancia, el sistema cardiovascular, el sistema nervioso central y los huesos en la prevención de la osteoporosis.

La menstruación llega cuando bajan los niveles de progesterona, que conlleva también una bajada de temperatura corporal.

LA INFLUENCIA DE LA PROGESTERONA EN EL ESTADO DE ÁNIMO

La mayoría de problemas ginecológicos se deben a una falta de progesterona, como el síndrome premenstrual o los problemas de fertilidad, pero también problemas conductuales, psicológicos, sexuales y emocionales.

Los cambios del ciclo menstrual afectan a todo el cuerpo, no sólo ciclan las células de los órganos sexuales femeninos, sino también las de todo el cuerpo, la piel, etc.

Las hormonas actúan en el cerebro, partiendo del sistema nervioso central, con la hipófisis como glándula madre que rige la producción hormonal de los ovarios. Así que las hormonas sexuales femeninas protagonistas del ciclo menstrual afectan a las emociones y el sistema nervioso. Por ejemplo, la progesterona adecuada regula los niveles de dopamina y endorfinas.

La primera fase del ciclo nos proporciona motivación para la acción y la segunda fase descanso y regeneración, por lo que el equilibrio o desequilibrio hormonal a lo largo del ciclo menstrual y las etapas de la vida son determinantes para la salud física general (metabolismo, inmunidad, articulaciones, etc), psíquica-emocional y sexual.

La progesterona potencia los receptores GABA, en el cerebro, con acción relajante y efecto sedante.

La progesterona es un neurotransmisor porque estimula el sistema gabaérgico del cerebro, el cual tiene efectos calmantes y relajantes, reduce la ansiedad, la impaciencia y regula la tolerancia al estrés, condicionando así nuestra salud emocional, nuestra conducta y la forma de enfrentar la vida.

La enzima que convierte la progesterona en neurotransmisor tiene un reconocido efecto neuroprotector en las demencias como Alzheimer, en el ictus cerebral (isquémico o hemorrágico) y en las lesiones medulares. Por ello se considera una protectora neurológica.

La falta de progesterona provoca poca actividad gabaérgica, lo que provoca un predominio constante del sistema nervioso simpático frente al parasimpático, que es el que aporta salud y bienestar.

PROGESTERONA Y ANSIEDAD

La ansiedad es muy común en las mujeres, y se comete el error de abusar medicalizando con ansiolíticos, cuando en verdad el problema es hormonal.

A menudo, la ansiedad tan extendida hoy en día se debe a una falta de progesterona. El problema, de nuevo, es el sesgo de género, porque se suele tratar con ansiolíticos cuando en realidad la causa es un desequilibrio hormonal.

Esto supone un parche que además de los indeseados efectos secundarios, agrava el desequilibrio hormonal de base.

Tus problemas de ansiedad, nerviosismo, impaciencia, taquicardias, dolores y contracturas crónicas, digestiones lentas o hipertensión pueden estar provocados por tener una baja actividad de GABA al tener la progesterona baja.

El GABA actúa en:

  • La inhibición del sistema nervioso central.
  • Tiene efecto calmante y sedante, favoreciendo el sueño y el descanso.
  • La regulación de la presión arterial.
  • La regulación del ritmo cardíaco.
  • La reducción de la ansiedad.
  • La reducción de la depresión.
  • La reducción de la sensación de dolor.
  • La reducción del tono muscular.
  • Mejora la respuesta inmunitaria.

Con buenos niveles de progesterona tendrás una buena actividad del GABA. Tendrás verdadero BIENESTAR.

CAMBIOS DE LA PROGESTERONA DURANTE EL CICLO MENSTRUAL

Antes de la ovulación → menos progesterona: al inicio del ciclo menstrual (el primer día de la menstruación) los niveles de progesterona son bajos, manteniéndose así durante toda la fase folicular (del inicio a la ovulación).

Después de la ovulación → más progesterona: la progesterona es la hormona dominante después de la ovulación (fase lútea). La progesterona se produce en el cuerpo lúteo (área del ovario creada tras liberar el óvulo). 

Los niveles de progesterona llegan a su máximo punto en la mitad de la fase lútea. Si no hay fecundación el cuerpo lúteo comienza a descomponerse, haciendo que los niveles de progesterona bajen y dando comienzo al nuevo periodo con una nueva menstruación.

Si falta progesterona es por la falta de calidad y cantidad del cuerpo lúteo, el llamado cuerpo amarillo que queda dentro del ovario tras la ovulación o salida del óvulo desde el ovario en su viaje hacia el útero.

Las deficiencias de progesterona, son un factor de riesgo para el síndrome premenstrual a corto plazo y para el cáncer de mama a largo plazo, y el exceso de estrógenos, factor de riesgo para las enfermedades autoinmunes.

Los estrógenos suelen mantenerse demasiado elevados como estrógeno circulante en sangre, esperando ser eliminados. Los problemas de metabolización de este estrógeno circulante son causados por el estrés, la contaminación ambiental y los anticonceptivos hormonales. 

CUANDO LOS NIVELES DE PROGESTERONA NO SON NORMALES

En cuanto a las analíticas hormonales hay que tener en cuenta las proporciones y el día del ciclo en el que se han extraído las muestras, ya que la progesterona se secreta de forma pulsátil, cambia a lo largo del día.

Así que una analítica no debe ser la única fuente para obtener un diagnóstico. La base debe contemplar la sintomatología, niveles de energía, estados de ánimo, sexualidad, niveles de estrés y calidad/cantidad de sueño.

Es más importante lo que sentimos que lo que muestra una analítica, cuya estructura, baremos y metodología no está diseñada para la salud respetuosa y cíclica.

PROGESTERONA BAJA

Los niveles de progesterona pueden ser bajos por la incompetencia del cuerpo lúteo, si no se ovula o no hay una ovulación regular, o por déficit de fase luteínica.

El exceso del estrógeno circulante dificulta el desarrollo esperado de la progesterona. El desequilibrio hormonal más importante y extendido es éste: el exceso de estrógeno y falta de progesterona. 

Sería necesario hacer ejercicio y ayudar al hígado a desintoxicarse, ya que este órgano metaboliza todo el exceso de estrógenos circulante.

En esta sociedad la etapa de la progesterona no se acepta, se menosprecia, se ve como una debilidad, una enfermedad, e intenta acallar nuestras voces, y todo casualmente reduce la producción de  progesterona:

- El abuso de la acción, el estrés, la tensión y contracción.

- Exceso de estimulantes, de azúcares y grasas refinadas.

- El exceso de estímulos visuales, lumínicos, auditivos, etc.

- La contaminación ambiental, alteradores hormonales o disruptores endocrinos: cosméticos, pesticidas,polución, etc disparan la producción de estrógenos.

- Los anticonceptivos hormonales anulan la producción de nuestra propia progesterona.

DÉFICIT DE FASE LUTEÍNICA

La deficiencia de la fase lútea (LPD) se describe como la producción insuficiente de progesterona para mantener el funcionamiento normal del endometrio y permitir la implantación.

Actualmente y de forma generalizada, la fase luteínica del ciclo se está acortando, y se alarga la fase folicular por el incremento de estrógenos y déficit de progesterona. 

Causas del déficit de fase lútea:

  • Estrés orgánico: órganos como el páncreas, riñón, hígado, que no descansan, no se oxigenan o no se nutren.
  • Estrés emocional, cognitivo o mental que mantiene altos niveles de cortisol y adrenalina.
  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo.
  • Agotamiento adrenal.
  • Niveles elevados de prolactina.
  • Déficit de hierro y ferritina.
  • Déficit de zinc. 
  • Estrés y ansiedad. 
  • Déficit de melatonina.
  • Síndrome de ovario poliquístico (SOP)
  • Problemas de microcirculación.
  • Estrés del páncreas, riñón e hígado.
  • Agotamiento de las glándulas suprarrenales.
  • Anticonceptivos hormonales.

Consecuencias del déficit de fase luteínica:

  • Sangrado entre periodos.
  • Dolor menstrual.
  • Ciclos menstruales cortos.
  • Menstruaciones largas y abundantes.
  • Ciclos menstruales irregulares.
  • Síndrome premenstrual.
  • Anemia y ferropenia.
  • Miomas.
  • Problemas de fertilidad.
  • Hiperplasia endometrial.
  • Mastopatía fibroquística.
  • Ansiedad.
  • Embarazo ectópico.
  • Aborto espontáneo.
  • Dolores articulares.
  • Envejecimiento prematuro.
  • Riesgo de cáncer de mama y endometrio.
  • Riesgo de enfermedades autoinmunes.

USO DE LA PROGESTERONA EN LA PRÁCTICA CLÍNICA

En obstetricia se utilizan para el tratamiento del aborto y la prevención del parto prematuro, y en ginecología para equilibrar los estrógenos en terapias de reemplazo hormonal o en la anticoncepción oral.

Es importante destacar que podemos optar por medicación basada en progesterona natural, procedente de vacas, que resulta más biocompatible y menos perjudicial que la sintética o artificial de laboratorio.

Los progestágenos artificiales, el organismo los metaboliza como estrógenos, así que empeora de base el desequilibrio hormonal generalizado: exceso de estrógeno circulante y falta de progesterona.

aumentar la progesterona de forma natural

AUMENTAR LA PROGESTERONA DE MANERA NATURAL

Alimentación, ejercicio y descanso que te ayuda a aumentar la progesterona

  • UNA BUENA CIRCULACIÓN SANGUÍNEA

Está científicamente demostrado que una buena circulación sanguínea estimula la producción de progesterona, ya que durante la fase lútea, el cuerpo lúteo es el órgano endocrino mejor irrigado, ya que el cuerpo se prepara para una posible fecundación.

Si el cuerpo lúteo funciona bien, producirá la progesterona que necesitas.

El ejercicio físico aeróbico habitual te ayuda a tener una mejor circulación. Es importante evitar o compensar la vida sedentaria.

  • ALIMENTACIÓN: COLESTEROL, PROTEÍNAS Y ANTIOXIDANTES

El colesterol es el precursor de la progesterona, así que es importante aumentar los niveles de colesterol para una buena producción.

Es preciso aumentar el consumo de grasas saludables y ácidos grasos esenciales(omegas).  

Las proteínas transportan las hormonas, en general, las dietas actuales contienen demasiados carbohidratos refinados y no llegan a los niveles necesarios de proteínas.

Los antioxidantes son primordiales para frenar el estrés oxidativo de las células, órganos y tejidos

  • LOS NIVELES DE ESTRÉS

El estrés es un factor importante en el buen funcionamiento del sistema endocrino. El exceso de prolactina, que suele estar causado por el estrés, puede llevar a que el cuerpo lúteo tenga una fuerte bajada en la producción de progesterona.

El estrés, ya sea mental o físico, oxida el organismo y agota las suprarrenales, glándulas que también pueden secretar progesterona.

Es preciso reducir el estrés y organizarse para conectar con el cuerpo, generando hormonas del placer, el bienestar para la salud.

Las glándulas suprarrenales ya no dan para más.

Las funciones de las glándulas endocrinas empeoran, especialmente los ovarios, porque ante el estrés el organismo prioriza otras funciones vitales  y no aporta energía suficiente a los ovarios para la función reproductiva-sexual.

Lo que te genere estados de disfrute, gozo, relajación, amor y agradecimiento ayuda a aumentar tu progesterona de forma natural.

El contacto de los rayos del sol en nuestra piel hace que fabriquemos vitamina D. Esto muchas personas ya lo saben, pero además el sol también hace que de forma inmediata la piel fabrique el óxido nítrico. Recuerda que la utilización de protectores solares obstaculiza el contacto de los rayos solares y la metabolización de la vitamina D. Media hora al día en la máxima superficie de piel posible, si es caminando mejor es suficiente para obtener una buena dosis de vitamina D.

SUPLEMENTOS NATURALES QUE TE AYUDAN A AUMENTAR LA PROGESTERONA

Pueden ayudar suplementos:

    • Omega 3
    • Zinc-Cobre
    • Antioxidantes
    • Vitamina B6
    • Vitamina D
    • Vitamina C
    • Vitamina E
    • Magnesio
    • L-Arginina
    • Melatonina 
    • Vitex agnus castus (Ginevítex)

VITEX AGNUS CASTUS COMO TRATAMIENTO NATURAL PARA REGULAR LA PROGESTERONA

La progesterona es dependiente de la LH, hormona secretada por la hipófisis. Se encarga de preparar al útero para la implantación. La Vitex agnus castus actúa sobre la hipófisis que es la que segrega la LH (Hormona Luteinizante) para estimular a los ovarios a secretar progesterona.

El ciclo menstrual es una danza hormonal. La comunicación entre hipófisis y ovarios es química, a través de hormonas, y bilateral.

En la segunda mitad del ciclo menstrual, tras la ovulación, se forma el cuerpo lúteo (o cuerpo amarillo) que produce progesterona. 

El exceso de prolactina, que suele estar causado por el estrés, puede llevar a que el cuerpo lúteo tenga una fuerte bajada en la producción de progesterona.

Este exceso de prolactina junto con el déficit de progesterona juega un papel importante en:

  • El síndrome premenstrual. 
  • Dolor menstrual.
  • Desajustes del ciclo menstrual.
  • Acortamiento del ciclo.
  • Sangrado abundante
  • Sangrado entre ciclos.
  • Dolor en los pechos.
  • Problemas de fertilidad

La secreción de prolactina por parte de la hipófisis se encuentra bajo el control de neuronas dopaminérgicas. La hormona luteinizante (LH) es segregada por la hipófisis y activa la producción de progesterona en los ovarios.

El extracto de sauzgatillo aumenta la actividad dopaminérgica en el cerebro y combate el exceso de prolactina, haciendo que transcurra mejor la fase lútea del ciclo menstrual aumentando la secreción de progesterona.

ginevitex regulador hormonal natural

GINEVÍTEX® REGULADOR HORMONAL NATURAL

Ginevítex® es una tintura madre, integral y ecológica de la planta autóctona mediterránea Vitex agnus castus.

Elaboramos nuestra tintura de forma tradicional, artesana y consciente.

El proceso de elaboración sigue los ritmos lunares: maceramos cada mes sólo en Luna Nueva y filtramos en Luna Llena.

Todos los ingredientes son 100% naturales y de origen España.

¿POR QUÉ ELEGIR GINEVÍTEX®?

  • Por la calidad de la planta: elaboramos con Vitex agnus castus 100% natural y orujo de origen España. Recolectamos las semillas de plantas silvestres y ecológicas de parque natural y cultivadas por agricultores ecológicos conscientes.
  • Por nuestra fórmula exclusiva: del laboratorio Ginevítex nace nuestra tintura integral tradicional. Somos el único regulador hormonal eco natural de Vítex que combina la tintura con esencia floral propia. Elaborada de forma artesanal, en producción limitada en cada ciclo lunar. Esta combinación hace que nuestro producto sea único en el mercado. Contiene frutos, hojas y esencia floral de Vitex agnus castus.
  • Nuestra intención sanadora: este proyecto nace desde la Ginecompañía: Si esto me va tan bien a mi, puede ayudar a otras mujeres. Nos dedicamos exclusivamente a elaborar este preparado con Vitex con todo el amor para ti.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.