ENVÍO GRATIS: 40€península - 60€ Baleares - 80€ Canarias
el ciclo menstrual en el ámbito laboral

EL CICLO MENSTRUAL EN EL ÁMBITO LABORAL

Estamos muy contentas porque el mes de mayo suele ser el mes de la cultura menstrual, y este mes de mayo del 2022 está siendo maravilloso, porque ha salido a la calle el tabú de la menstruación y empieza a haber debate.

Somos cíclicas, y esto se tiene que decir. Simplemente cambiamos, y nos afecta constantemente a nuestra forma de vivir, nuestra forma de sentir, nuestra forma de trabajar… y no es malo ni bueno, simplemente somos cíclicas y somos cambiantes. Es algo natural.

Sobre la nueva ley que recoge el derecho a la baja por dolor menstrual, lo cierto es que tenemos derecho a darnos de baja por cualquier motivo, no solo por menstruación. Cuando te encuentras mal tienes derecho a una baja. 

Lo que nos parece más importante es saber las causas de por qué duele la regla, que, en realidad, no debería doler.

Este es un problema que nos concierne a toda la sociedad, porque todas venimos gracias a un ciclo menstrual.

Así que estamos muy contentas de que se hable por fin de la menstruación y de nuestra ciclicidad.

En Ginevítex hace tiempo que ya estamos hablando de esto, y el pasado 8 de marzo lanzamos la iniciativa “El Poder de Parar”, que puedes ver aquí, en la que visibilizamos el ciclo menstrual en el mundo laboral. 

Como todo lo relacionado con el ciclo menstrual es un tabú en la sociedad, y éste nos afecta a nuestra salud y bienestar, queremos saber cómo lo vivís en vuestros trabajos. 

Para ello hemos creado una encuesta, a través de la cual queremos conocer cómo afecta realmente nuestra ciclicidad al desempeño laboral para poder buscar soluciones reales a cada tipo de trabajo.

Defendemos el derecho a descansar, pero cada día, no una vez al mes. Cada día hay que aprender a descansar para que el cuerpo pueda regenerarse, y no llegar a extenuarse como están muchas mujeres hoy en día. 

ESTRÉS LABORAL Y CICLO MENSTRUAL

La función menstrual puede verse afectada por condiciones laborales estresantes. 

Las mujeres que padecen estrés en el trabajo o tienen actividades laborales extenuantes tienen más riesgo de padecer ciclos muy cortos o muy largos.

Estado de ánimo de las mujeres en los días de trabajo y de descanso durante las diferentes fases del ciclo menstrual

Los niveles elevados de norepinefrina, epinefrina y cortisol durante el día se asocian con índices más altos de estrés y cansancio, y con índices más bajos de felicidad. 

La fase del ciclo menstrual y el factor del día (día de trabajo o día libre), también se asocia con diferencias en el estado de ánimo.

Estos cambios de estados de ánimo se ven afectados por la interacción de los niveles hormonales, la fase del ciclo menstrual en el que te encuentres y el estrés laboral. 

Estrés laboral y dolor menstrual

El estrés relacionado con el trabajo puede influir en el dolor menstrual.

Se realizó un estudio para determinar, además del aumento de la dismenorrea, si  este dolor menstrual estaba asociado con el control del trabajo, el apoyo social de los compañeros de trabajo, la seguridad laboral y la insatisfacción con el trabajo. 

El 15,5% de las mujeres informaron experimentar dolor menstrual que limita su actividad diaria.

También se encontró que el bajo apoyo social de los compañeros de trabajo y la baja seguridad laboral se asociaron con un mayor riesgo de dolor menstrual.

La insatisfacción laboral también se relacionó con la dismenorrea, aunque no de manera significativa. 

También se ha relacionado el estrés laboral producido por el desequilibrio esfuerzo-recompensa y el compromiso excesivo con un mayor riesgo de dolor menstrual. 

Los niveles de cortisol están relacionados con las fases del ciclo menstrual

Las variaciones de las fases del ciclo menstrual influyen en la respuesta al estrés psicofisiológico.

Existe una relación entre el cortisol sérico y el estrés en el trabajo. Las demandas laborales y la falta de apoyo social se asocian de forma significativa con el cortisol.

Las características negativas del trabajo, en términos de alta demanda y bajo apoyo social, contribuyen significativamente a los niveles de estrés biológico en las mujeres.

productividad y ciclo menstrual

PRODUCTIVIDAD Y CICLO MENSTRUAL

Se realizó una importante encuesta en los Países Bajos, donde se proponían evaluar la pérdida de productividad asociada con los síntomas menstruales, tanto por falta al trabajo (ausentismo), como por trabajar mientras se sentía enferma (presentismo). 

Los síntomas menstruales llevaron a casi un tercio de las mujeres a visitar a su médico de familia, y alrededor de una de cada siete a ver a un ginecólogo.

En total, alrededor de una de cada siete encuestadas dijo que se había ausentado del trabajo durante su período, y casi el 3,5 % dijo que esto sucedía durante todos o casi todos los ciclos menstruales.

La mayoría de las encuestadas reportaron presentismo, y dijeron que eran menos productivas como resultado de sus síntomas. 

En total, la productividad estuvo por debajo de la media en más de 23 días del año de trabajo, con una pérdida de productividad de casi 9 días cada año.

Los investigadores calcularon que, en promedio, cada mujer era menos productiva durante un tercio del tiempo debido a los síntomas menstruales.

Cuando las mujeres se reportaron enfermas debido a síntomas menstruales, solo una de cada cinco le dijo a su empleador la verdadera razón de su ausencia. 

Y alrededor de dos tercios de las encuestadas dijeron que les gustaría tener la opción de horarios de trabajo más flexibles durante su período.

“Teniendo en cuenta todos los síntomas, parece probable que el impacto real de los síntomas relacionados con la menstruación se subestime en la población general. Pero no se habla abiertamente. A pesar de haber pasado dos décadas del siglo XXI, las discusiones sobre los síntomas aún pueden ser bastante tabú”.

Productividad laboral y Síndrome Premenstrual (SPM)

Las mujeres con Síndrome Premenstrual tienen tasas de ausentismo más altas y más días de trabajo con un 50%, o menos, de productividad al mes.

Estas mujeres tienen una mayor cantidad de días con impedimentos en el trabajo y las actividades domésticas, en comparación con las mujeres sin Síndrome Premenstrual. 

IMPACTO DEL TRABAJO NOCTURNO Y TURNOS ROTATIVOS EN EL CICLO MENSTRUAL

El trabajo a turnos rotativos y el ciclo menstrual

El trabajo a turnos rotativos se asocia con tasas más altas de ciclos cortos y fases lúteas inadecuadas, en comparación con las mujeres que trabajaban en turnos fijos de día o de noche.

Las trabajadoras a turnos que experimentan trastornos del sueño y exposición a la luz durante la noche podrían tener un mayor riesgo de alteraciones en las funciones fisiológicas que son de naturaleza circadiana.

Haber trabajado en turnos nocturnos rotativos entre 1 y 9 meses puede provocar ciclos irregulares. 

Las mujeres con más de 20 meses de trabajo en turnos rotativos tienen más probabilidades, además de tener ciclos irregulares, tener ciclos muy cortos o muy largos.

El trabajo por turnos se asocia con la función menstrual, con posibles implicaciones para la fertilidad y otros aspectos relacionados con el ciclo de la salud de la mujer.

Los ritmos circadianos, el sueño y el ciclo menstrual

El ritmo circadiano de la mujer está superpuesto al ritmo asociado con la menstruación, y viceversa, los eventos menstruales afectan el ritmo circadiano.

Se discuten los efectos sobre el ritmo del ciclo menstrual cuando los ritmos circadianos están alterados, por ejemplo, cuando se tienen los ritmos circadianos alterados con el trabajo a turnos, muchas mujeres tienen trastornos del estado de ánimo relacionados con la menstruación.

La interrupción de los ritmos circadianos se asocia con alteraciones en la función menstrual. Las trabajadoras por turnos, en comparación con las que no trabajan por turnos, tienen más probabilidades de tener menstruaciones irregulares y ciclos menstruales más largos.

También hay evidencia acumulada de que la interrupción circadiana aumenta el riesgo de cáncer de mama en las mujeres, posiblemente debido a la alteración de la exposición a la luz y la reducción de la secreción de melatonina.

LA CICLICIDAD FEMENINA EN EL MUNDO LABORAL

Un estudio examinó el estado de ánimo de las mujeres en los días de trabajo y de descanso durante las diferentes fases del ciclo menstrual.

Las calificaciones de ansiosa, estresada y cansada fueron más altas en el día laboral que en el día libre, y feliz y triste fueron más bajas en el día laboral que en el día libre. 

También la fase del ciclo menstrual se asoció con diferencias de humor según el día (trabajo o descanso).

La experiencia de los estados de ánimo en la vida cotidiana se ve afectada por los niveles generales de estrés y la fase del ciclo menstrual. 

La salud menstrual ha recibido un reconocimiento cada vez mayor como un tema esencial para la salud pública y la igualdad de género. 

Las experiencias de las mujeres han recibido poca atención, particularmente en el lugar de trabajo, donde muchas pasan una parte importante de sus vidas. 

Es importante comprender las experiencias menstruales de las mujeres trabajadoras y el impacto de la menstruación en su trabajo y salud.

La mujer siempre ha tenido que “ser responsable”, lo que significaba mantener la menstruación en secreto y el cuerpo limpio en todo momento. 

Estas expectativas de género significaban que cualquier dificultad para controlar la menstruación representaba un fracaso de la feminidad, a la que se le veía con repugnancia y vergüenza. 

La menstruación presenta una carga en el trabajo, provocando que algunas mujeres falten, y que muchas otras sufran dolor, incomodidad y ansiedad durante todo el día.

estrés laboral y ciclo menstrual

En Vitex Salud S.L. tenemos derecho a un día de descanso menstrual remunerado, pero hay muchas posibilidades que nos ayudarían a que no nos doliera, como simplemente el tener calidad de vida. 

Por ejemplo, poder teletrabajar, poder tener un horario flexible, poder estar cómodas, poder organizarse de forma cíclica, cuidarse de no tener que estar tantas horas de pie, o no coger frío, o qué ropas nos hacen daño o nos aprietan, qué asiento usamos también… 

Son muchas las facetas que pueden ayudar a tener una calidad de vida, a no sentirnos menos que nadie, a no sentirnos enfermas, a sentir que simplemente menstruamos, y que si duele es porque pasa algo. Esto es un problema de todas y no queremos taparlo. 

Nuestra reflexión es que lo importante es ir a las causas, queremos derecho a un diagnóstico completo, a nivel físico, que nos exploren bien, a nivel de alimentación, a nivel de pautas del estrés… No queremos una pastilla para dormir, queremos saber qué podemos hacer. 

QUEREMOS RECONOCERNOS CÍCLICAS Y EL DERECHO A QUE SE NOS RECONOZCA CÍCLICAS.

Somos cíclicas con mucha dignidad, no es algo peyorativo, no es ningún defecto, es parte de la naturaleza.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir información interesante sobre salud femenina y descárgate nuestro calendario menstrual de regalo.

FUENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.