El 28 de mayo es el día internacional de la higiene menstrual. La regla y la higiene menstrual se han convertido en un negocio que contamina los cuerpos de las mujeres y el planeta. Las posibilidades que conozco para mejorar nuestra salud menstrual tienen mucho que ver con cómo tratamos nuestra sangre de Vida. Si la tratamos como algo sucio o un deshecho, nos repercute directamente en nuestra salud física y mental, ya que cronifica el rechazo y tabú existente en la sociedad. Como consecuencia, queda gravado en nuestras células.

Composición de la sangre menstrual

La sangre menstrual está compuesta por agua, células muertas del endometrio, lípidos, proteínas y hormonas como la progesterona.

Así mismo su contenido tiene cierto número de contaminantes orgánicos según el reciente estudio de la Universidad de Granada.

El ingrediente secreto: las células madre

Y atención, porque aquí viene el ingrediente secreto y más valioso de nuestra sangre menstrual… ¡Las células madre!
Nuestra sangre menstrual tiene alto contenido en células madre, nutrientes y minerales. Hay estudios científicos que demuestran que el contenido en células madre es mayor que las extraídas de médula ósea.

Conozco mujeres que se hacen mascarillas faciales y notan la piel más suave y rejuvenecida, será por las células madre y la progesterona…

Honrando nuestra sangre

Todos los métodos para la higiene que aquí se exponen facilitan la recogida de la sangre. Os animo a honrar nuestra sangre y depositarla en un lugar más digno que la basura. Es una gran terapia, gratuita y al alcance de todas.Hay quien la siembra en la tierra como ofrenda de agradecimiento y también para invocar fuerza  en nuestros propósitos para el nuevo ciclo. Hay quien la seca y la usa para pintar un cuadro como pigmento natural. Puedes pintar tu cara y cuerpo, usarla de abono de flores y plantas, etc. El hecho de ver y tocar la sangre con respeto nos invita a reconciliarnos con ella y con nuestro origen.

Mimando nuestra luna:

Sangrado libre o “free bleeding”

No utilizar nada y aprender a escuchar las señales de nuestro cuerpo para dejar salir en la tierra, recipiente o w.c si es preciso. Es interesante experimentarlo, en casa o en la naturaleza.  Evita crear tensión muscular, ya que podría ocasionar molestias, sobretodo, si sueles tener dolor menstrual. ¡Libera tu mujer salvaje!

Braguitas absorbentes

Muy cómodas y seguras. También podemos recoger el primer enjuague hecho con agua fría, y regar nuestras plantas.

Compresas de tela lavables

Con alas de algodón absorbente en la cara interna que toca con la vulva y con la cara externa impermeable y además transpirable. Una vez usadas se ponen a remojo en agua fría. Además, esta sangre se disuelve y se puede regar con ella. Después se pueden lavar a mano y también en la lavadora (sin suavizante).

Copa menstrual

De silicona antialérgica, se coloca dentro de la vagina por lo que recoge la sangre sin absorber. La copa se lava y se utiliza hasta 10 años, además hay varios tamaños según la edad. Algunas mujeres que suelen tener molestias al menstruar pueden sentir más dolor al utilizarla.

Esponjas menstruales

Las hay sintéticas y naturales. Se introduce en la vagina y absorbe el flujo. La sangre se puede usar directamente o disuelta en agua. Se pueden utilizar de uno a varios ciclos, según el tipo. La esponja marina probablemente sea  el método de absorción más antiguo que existe.

Dentro de las naturales podemos encontrarlas blanqueadas y sin blanquear. La diferencia es que las esponjas blanqueadas deben pasar por un proceso químico para obtener su color. Esto puede afectar al PH de nuestra vagina.

En el momento de elegir, es importante distinguir entre esponjas de mar naturales compactas y esponjas de mar naturales esponjosas. Cuanto más compactas mejor, ya que, al tirar de ellas una vez insertadas, saldrá sin problemas. En cambio, si tiene demasiados orificios, desprenderá pequeños trocitos y se romperá.

Compresas ecológicas

Desechables y compostables, sin plásticos, dioxinas etc… Para extraer la sangre, se ponen en remojo en un recipiente en agua fría, se escurren y se tiran al orgánico. La sangre, a las plantas.

Nuestra higiene menstrual con estos métodos, nos acerca a nuestro ciclo y feminidad. A lo sagrado.

FELIZ MENSTRUACIÓN, SANGRADO, REGLA, PERIODO…..rojas y libres nos quiero!!

 

Ana Vítex

Creadora de Ginevítex. Tejedora de la Red de Mujeres de la Marina Alta. Fundadora de la Casa Madre de Orba. Impulsora de la Tienda Roja Marina. Diplomada en Trabajo Social y con Postgrado en Medicina Naturista en la Universidad de Zaragoza. Formación y experiencia como doula y partera, madre de 3 hijos paridos en casa.
ana@ginevitex.com | 639 62 10 64