Pues ha llegado el calor, “la caló” en Andalucía, y me acuerdo de las mujeres que tienen los llamados sofocos o bochornos…

Qué son los sofocos y por qué se producen

Son oleadas de calor que empiezan en los ovarios y suben hasta la cabeza. Se pueden extender hasta las manos. Son como oleadas que acaban en sudor y enrojecimiento de la cara y otras partes del cuerpo.

En sí, son algo bueno para el sistema inmune. Es una respuesta sanadora del organismo, pero al igual que la fiebre, nos da pistas de que pasa algo y podemos escuchar para mejorar el estado de salud en general.

Hay personas que tienen sofocos en la premenopausia hasta el cese de la menstruación o menopausia y a otras se les alarga en el climaterio.

Algunas mujeres se despiertan en la noche debido a estos sofocos y les dificulta dormir y acarrean cansancio un día tras otro.

¿Porqué unas mujeres tienen más frecuencia e intensidad que otras?

Algunas ni siquiera tienen. Estos factores que pueden influir en ello:

  •  Carácter: Un exceso de Yang, personas con tendencia más masculina. Emociones como la ira reprimida o no resuelta también es fuego interno que se expresa así.
  •  Sexualidad: Es energía sexual estancada que encuentra un camino de salida. Las mujeres con una vida sexual satisfactoria y activa (2 o 3 veces por semana) con una misma o compartida tienen menos sofocaciones. También si hay una vida creativa y donde se mueve la energía sexual, baile , deporte etc.
  •  Alimentación: Los alimentos Yang, azúcar y grasas cocinadas, ya sean vegetales fritos, carnes y pescados aumentan el calor interno. Las personas vegetarianas y con ingesta mínima de tóxicos también experimentan menos sofocos.

Desde luego como cualquier proceso natural es mejor unirse a él y acompañarlo, primero porque es irremediable y si vas en contra se genera sufrimiento.

Si la sauna es buena y hacer ejercicio también, los sofocos y el sudor sirven de limpieza de toxinas para el organismo.

¿Podría ser un sofoco orgásmico?

Me pregunto, pues si sale de nuestro centro sexual, algo de placer puede proporcionar. Surge de nuestro fuego sagrado. El condicionamiento cultural y mental  determina que algo sea molesto o agradable. De hecho en un orgasmo se suda y en un parto también  y  ambos son guiados por la oxitocina, la hormona del amor.

Aún tenemos mucho por descubrir y compartir. Os animo a escribirme y contarme vuestras experiencias al respecto. Aprendiendo juntas.

Por supuesto, podéis probar Ginevitex, que resulta efectivo y natural para disminuir y suavizar los sofocos, si así lo deseáis…

Hasta pronto.

Ana Vitex.

 

Ana Vítex

Creadora de Ginevítex. Tejedora de la Red de Mujeres de la Marina Alta. Fundadora de la Casa Madre de Orba. Impulsora de la Tienda Roja Marina. Diplomada en Trabajo Social y con Postgrado en Medicina Naturista en la Universidad de Zaragoza. Formación y experiencia como doula y partera, madre de 3 hijos paridos en casa.
ana@ginevitex.com | 639 62 10 64