ENVÍO GRATIS: 40€península - 60€ Baleares - 80€ Canarias
candidiasis en verano

CANDIDIASIS Y VERANO

La candidiasis es un problema muy común. Según la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), entre una cuarta parte y la mitad de las mujeres españolas han tenido, al menos, un episodio de candidiasis vaginal.

Es tan común, que afectará a un 75% de las mujeres en algún momento de su vida, y además, es frecuente que les ocurra más de una vez. 

¿QUÉ ES LA CANDIDIASIS?

La candidiasis vaginal, o vulvovaginitis candidiásica, es una infección en el área genital causada por un hongo llamado Candida albicans (cándida).

La cándida puede formar parte de la flora vaginal normal de muchas mujeres. Sin embargo, en ocasiones, su crecimiento se descontrola y produce un desequilibrio que causa inflamación y otros síntomas relacionados. 

Esto puede deberse a cambios en las condiciones de la mucosa vaginal, como cambios en el pH, temperatura, humedad, cambios hormonales o desequilibrios en la flora vaginal normal.

También se puede transmitir en relaciones sexuales sin preservativo, pero no se considera una Enfermedad de Transmisión Sexual, ya que puedes tener candidiasis sin necesidad de haber tenido relaciones sexuales. 

SÍNTOMAS COMUNES DE LA CANDIDIASIS

Algunas mujeres solo tienen uno o algunos de los síntomas, variando la intensidad de éstos de muy leve a severa. Ante cualquier indicio de infección se debe consultar con un médico especialista.

Los síntomas más frecuentes de la candidiasis vaginal son:

  • Picazón intensa en la vulva y/o la vagina.
  • Ardor.
  • Enrojecimiento e inflamación de la vagina y la vulva.
  • Dolor al orinar y/o durante las relaciones sexuales.
  • Flujo espeso y de color blanco, similar al requesón.

Los síntomas suelen ir a peor los días previos a la menstruación, ya que el sistema inmune es más sensible en la etapa premenstrual.

la candidiasis en verano

CONDICIONES QUE AUMENTAN EL RIESGO DE SUFRIR CANDIDIASIS

Cualquier mujer puede padecer una candidiasis vaginal a lo largo de su vida. Sin embargo, algunas condiciones pueden aumentar el riesgo a sufrir la infección:

- Durante el embarazo, ya que los cambios hormonales que se producen pueden alterar el pH de la vagina, y además, el sistema inmunitario puede estar debilitado.

- Durante la menopausia, ya que la disminución de estrógenos provoca cambios en el pH y en la composición de la flora vaginal.

- Tomar anticonceptivos hormonales de dosis altas de estrógenos.

- La medicación con antibióticos o corticosteroides, que pueden afectar al equilibrio natural de la flora vaginal.

- Una higiene excesiva o inadecuada que agreda a la flora vaginal saludable.

- La diabetes no controlada, pues los niveles de azúcar en sangre pueden favorecer la aparición de candidiasis.

- En la mujer, especialmente el ciclo menstrual y los cambios hormonales influyen directamente al sistema inmune.

Con el ciclo menstrual ciclan todas las células del cuerpo. Nuestro sistema inmune es diferente al de los hombres, más resistente hacia afuera pero más vulnerable en enfermedades autoinmunes.

Nuestras defensas bajan cada mes para poder acoger a un posible óvulo fecundado con células ajenas. 

¿POR QUÉ HAY MÁS CANDIDIASIS EN VERANO?

Aunque la candidiasis es muy común entre las mujeres a nivel general, hay muchos factores que favorecen su aparición durante el verano. Las vacaciones, los cambios de hábitos, el calor y los bañadores, crean circunstancias muy favorables para la candidiasis vaginal.

Razones principales de la frecuencia de candidiasis en verano

- La humedad: con el bañador es normal que tengamos un exceso de humedad en la zona íntima, y ese es el principal motivo por el que aparecen las candidiasis en verano.

La humedad es el clima preferido para los hongos, pero éstos no son malos en sí, tenemos un mini-ecosistema de hongos y bacterias en la vulva y en la vagina que cumplen su función y nos protegen de otras infecciones. El problema surge cuando ese ecosistema se desequilibra y empiezan a reproducirse sin control.

- El calor: con el sudor también facilitamos el ambiente húmedo favorito de los hongos. Lo ideal es usar ropa interior de tejido transpirable, como el algodón.

- El cloro: el cloro y otras sustancias químicas que sirven para que la piscina esté limpia pueden alterar el pH vaginal.

CONSEJOS PARA PREVENIR LA CANDIDIASIS

La prevención tiene una gran importancia, porque en muchas ocasiones se puede evitar la aparición de la candidiasis vaginal cambiando algunos de nuestros hábitos. 

Algunos consejos para prevenirla son:

- Utiliza una higiene adecuada para la zona íntima: evita jabones agresivos o no adaptados, perfumes y duchas vaginales. La vulva y la vagina deberían lavarse solo con agua y de forma superficial, y en caso de usar algún producto, que sea adecuado para el pH vulvovaginal.

- Quítate tan pronto como puedas la ropa de baño o de deporte húmeda. La humedad y el calor, aunque sea solo durante un rato, puede favorecer la proliferación de la cándida.

Puedes usar un pareo o vestido sin nada debajo, o llevar un bañador o braguitas secas de repuesto. 

- Utiliza ropa interior de algodón, mejor si es de origen ecológico, y ve sin bragas siempre que puedas.

- No utilices fragancias o desodorantes en la zona genital.

- Evita el uso de salvaslips, que además incitan al uso diario, y no hay nada que salvar, como si fuera algo malo mojar de flujo las bragas. También el uso de compresas no ecológicas, ya que impiden la transpiración, y con la bajada hormonal y la humedad de la menstruación es un caldo de cultivo de la cándida.

- Introduce en tu dieta alimentos que sean buenos para tu microbiota (yogur, kéfir, miso, chucrut, kombucha, …).

- Evita los azúcares al máximo, porque la cándida es un hongo que se alimenta de ellos.

- Reduce el estrés.

- Cuida tu equilibrio hormonal para aumentar las defensas.

candidiasis en verano

Sexualidad y emociones

La cándida vaginal nos puede estar manifestando un límite que no hemos puesto a nivel emocional y sexual. 

Es una barrera para tener relaciones coitales, por ejemplo, porque hemos tenido alguna experiencia más o menos insatisfactoria, con una persona, el modo, el ritmo o el contexto. 

Sería interesante observar a nivel más profundo y auténtico qué ocurre a nivel íntimo, si falta conexión, comunicación, autocoñocimiento, escucha, expresión, etc. 

Recordemos que el cuerpo se manifiesta para cuidarnos y protegernos, para que atendamos necesidades no cubiertas y límites no expresados.

TRATAMIENTO PARA LA CANDIDIASIS

La cándida está muy relacionada con el intestino, que es el primer cerebro, y puede llegar a regir emociones y comportamientos. 

Si necesitas comer hidratos o dulces, puede que sea la misma población de cándida la que lo esté pidiendo. 

Esta patología va más allá de la vagina, refleja un desequilibrio de la microbiota intestinal.

El tratamiento de la candidiasis se basa en antifúngicos de administración oral (pastillas) o vaginal (óvulos o cremas).

Al tratamiento se le debe acompañar desde el inicio con probióticos orales con familias de lactobacillus y L.Paracasei. 

Una vez haya desaparecido la infección, el uso de probióticos vaginales puede ser de utilidad para restaurar la flora vaginal alterada y para evitar la reaparición de las infecciones.

Consulta este artículo para saber cómo hacer tus propios óvulos vaginales caseros para la cándida.

Fungicidas naturales:

- Vinagre de manzana sin filtrar.

- Aceite de neem.

- Aceite de árbol de té.

- El oligoelemento cobre.

Recomendamos hacer reposo y llevar una dieta baja en hidratos refinados de rápida absorción, eligiendo los de lenta asimilación (cereales integrales, verduras, proteínas…). El yogur también ayuda. 

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir contenido interesante sobre salud femenina y descárgate uno de nuestros recursos gratuitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.